NBA | HEAT 93 - LAKERS 106 (2-4)

LeBron James: "Ahora yo quiero también mi maldito respeto"

"Este es uno de mis mayores logros. Cuando llegué le dije a Jeanie Buss que me echaría esta franquicia al hombro y la devolvería al lugar que le correspondía", aseguró el 23.

LeBron James: "Ahora yo quiero también mi maldito respeto"
Kim Klement USA TODAY Sports

LeBron James ha vuelto a tocar el cielo de la NBA, esta vez en la burbuja de Florida, con 35 años y después de media vida (17) en la Liga y de una temporada complicadísima que ha durado casi un año y que paró más de cuatro meses por culpa de la pandemia. LeBron ha terminado ganando su cuarto anillo con la tercera franquicia distinta, este con el equipo más mediático de la NBA, los Lakers. Y lo ha hecho con el cuarto MVP de Finales (ya solo por detrás de los seis de Michael Jordan) pero como el primero de siempre que gana tres MVP de Finales con tres equipos distintos.

Después del partido, un LeBron feliz habló de este tramo de dos años en los Lakers en los que ha pasado de una decepcionante primera temporada, sin playoffs por culpa de una lesión en una ingle, a volver a proclamarse campeón en la segunda, el primer anillo de los angelinos desde 2010: “Significa mucho representar a esta franquicia. Estoy muy orgulloso de formar parte de los Lakers. Cuando llegué, le dije a Jeanie Buss que me echaría este equipo al hombro y lo devolvería al lugar al que pertenecía. Nunca perdí la confianza porque Rob Pelinka me dijo que haría todo lo que fuera necesario para que los Lakers volvieran a ser un equipo ganador. Ahora esta franquicia que se la vuelva a respetar. Quiero su respeto, todo el mundo lo quiere. Esta organización, Rob Pelinka, el entrenador Frank Vogel, los aficionados de la laker nation… y yo quiero mi maldito respeto también”.

LeBron no quiso pronunciarse sobre si este anillo le hacía más feliz que los anteriores, dos con Miami Heat y uno con la franquicia de su Ohio natal, Cleveland Cavaliers: “Este es uno de los mayores logros de mi carrera, pero todos los títulos son importantes, todos tienen su propio valor. No hay unos peores que otros”.