NBA

Trump: "La NBA se ha convertido en una organización política"

El presidente de Estados Unidos aseguró desconocer en profundidad las causas de la protesta y añadió que la preocupación de la NBA debe ser mejorar sus pobres índices de audiencia.

Trump: "La NBA se ha convertido en una organización política"
CARLOS BARRIA REUTERS

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este jueves que la NBA se ha convertido en una organización política y señaló que eso "no es bueno", después de que los jugadores decidieran acabar con un boicot temporal a la liga profesional en protesta por la brutalidad policial contra los afroamericanos.

Trump aseguró que la NBA se ha convertido en una organización política: "Se han vuelto como una organización política y eso no es bueno.No creo que sea bueno para el deporte ni para el país", indicó Trump a los periodistas, en respuesta a una pregunta sobre la protesta de los jugadores.

Aun así, apuntó que no sabe mucho sobre ese boicot: "No sé mucho sobre las protestas de la NBA. Sé que sus índices de audiencia han sido muy malos porque opino que mucha gente está un poco cansada de la NBA", dijo el mandatario durante una visita a la sede de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) para informarse sobre el huracán Laura.

Los jugadores de la NBA decidieron este jueves poner fin al boicot y continuar con las eliminatorias por el título. La normalidad ha vuelto a la burbuja de Orlando después del aplazamiento de los seis partidos programados para el miércoles y los de este jueves. Se espera que la competición se reanude el viernes para cumplir con los compromisos adquiridos con las cadenas de televisión, que no pagarán los derechos si la temporada se suspende.

Tras una primera reunión en la mañana estadounidense del jueves entre los jugadores, la decisión fue la de seguir con los playoffs, mientras que esta tarde habrá otra también con los dueños de los equipos. El boicot se produjo en protesta por el incidente del pasado domingo en la localidad de Kenosha (Wisconsin), donde un hombre de raza negra, Jacob Blake, recibió siete disparos en la espalda por parte de un policía.

Blake, que ha quedado parapléjico, recibió los disparos cuando quiso entrar por la puerta del lado del conductor de su vehículo, donde se encontraban tres de sus hijos. Las protestas y disturbios raciales se han reavivado en EE.UU. desde el pasado 25 de mayo tras la muerte de otro afroamericano, George Floyd, quien falleció asfixiado por un policía blanco en Mineápolis (Minesota).