NBA

Pesadilla en las academias de la NBA en China: maltrato a menores, persecución policial...

La NBA ha cerrado al menos una de las tres academias que abrió en China. Entrenadores que trabajaron en ellas denuncian las condiciones de los niños.

Pesadilla en las academias de la NBA en China: maltrato a menores, persecución policial...
JASON LEE REUTERS

El ya famoso tuit de Daryl Morey sobre un Hong Kong libre no fue el comienzo de los problemas de la NBA con China en los últimos años. Antes de que el general manager de los Houston Rockets desencadenara una tormenta en el mercado internacional más lucrativo de la NBA, la liga había encontrado problemas en sus tres academias de baloncesto en China, según una noticia de Steve Fainaru y Mark Fainaru-Wada en ESPN.

Entre los mayores problemas se encuentran una cultura de abuso físico por parte de entrenadores chinos, jugadores que no reciben la educación adecuada, condiciones de vida brutales para los jugadores, hostigamiento policial a entrenadores estadounidenses y un campamento ubicado en la provincia de Xinkiang, donde se encuentran un millón de musulmanes uigures en campos de concentración mientras el gobierno chino intenta borrar su cultura. Según los informes, todo esto se vio agravado por la falta de supervisión de la NBA en un país autoritario, quien admitió recientemente que había cerrado su campamento en Xinkiang después de ser presionado por un senador de EE UU, pero se negó a revelar por qué y no indicó si también lo había hecho con sus campamentos en Zhejiang y Shandong.

¿Qué pasaba en las academias chinas?

Inauguradas con mucha fanfarria en 2016, las tres academias chinas de la NBA fueron aclamadas por el comisionado de la NBA, Adam Silver, como un lugar para el talento de élite del baloncesto chino para ser desarrollado por entrenadores dentro y fuera de la cancha. Los beneficios potenciales de tal empresa eran obvios: una relación más estrecha con un país que valía miles de millones para la liga y el desarrollo de aún más jugadores chinos de la NBA. Como señala la noticia de ESPN, los ingresos chinos de la NBA explotaron gracias a la carrera de Yao Ming, y los empleados de la liga admitieron que la intención de las academias era encontrar el próximo Yao Ming. Sin embargo, según los informes esto fue lo que vieron los entrenadores de la NBA allí:

"Uno solicitó ser trasladado, lo que se le concedió, después de ver a los entrenadores chinos golpear a jugadores adolescentes, dijeron tres fuentes a ESPN. Otro entrenador estadounidense se fue antes del final de su contrato porque consideraba que la falta de educación en las academias era desmesurada: "No podía seguir apareciendo todos los días, mirando a estos niños y sabiendo que terminarían siendo taxistas".

A pesar de la prohibición de China del castigo corporal en las escuelas desde 1986, la práctica sigue siendo generalizada y culturalmente arraigada en el país, lo que quedó muy claro para el personal de la NBA en las academias. Según los informes, un ex entrenador observó que un entrenador chino le daba un pelotazo en la cara a un jugador joven y luego lo pateaba en el estómago: "Imagine que tiene un niño que tiene 13, 14 años y que un entrenador adulto que tiene 40 años golpea a su hijo", dijo el entrenador. "Somos parte de eso. La NBA es parte de eso".

Según los informes, los jugadores estaban alojados en dormitorios estrechos, y un entrenador dijo que una habitación destinada a dos personas terminó albergando a ocho o diez. Según los informes, los jugadores entrenaban dos o tres veces al día con poco tiempo para cualquier otra cosa, especialmente para la educación. Un entrenador estadounidense también informó que la policía lo detuvo tres veces en 10 meses y lo retuvo durante dos horas porque no tenía su pasaporte. Según los informes, el personal extranjero tampoco pudo alquilar una vivienda en Xinkiang y tuvo que vivir en hoteles locales.

Mirar hacia otro lado con los uigures

Cuando la reacción de la liga al tuit de Morey causó críticas políticas, el dedo comenzó a señalar a la academia de Xinkiang. Según los informes, la provincia de Xinkiang, un área en el oeste de China del tamaño de Alaska, ha sido un lugar donde no se han respetado sistemáticamente los derechos humanos de los musulmanes uigures. Los uigures son una minoría étnica en Xinkiang que ha visto a un millón de personas encarceladas en campos de reeducación, todo bajo el pretexto de luchar contra el terrorismo. Los reclusos recuerdan experiencias de lavado de cerebro y tortura. Muchos más uigures son empujados a trabajar como mano de obra barata en las fábricas.

Según cuenta The Guardian, es el internamiento masivo más grande de una minoría étnico-religiosa desde la Segunda Guerra Mundial. No cuetsa entender por qué algunos tendrían problemas con el campamento de la NBA en la capital de esa misma región. El director de operaciones de la NBA, Mark Tatum, quien está a cargo de las operaciones internacionales de la liga, dijo a ESPN que la liga tampoco estaba al tanto de los problemas de derechos humanos en Xinkiang cuando anunció sus academias. La liga terminó cerrando la academia, haciéndolo en silencio porque probablemente no quería enojar (otra vez) al gobierno chino.