NBA | WARRIORS

Stephen Curry y Klay Thompson se unen a las protestas

Las estrellas de la NBA participaron junto a otros compañeros de equipo en una marcha pacífica en Oakland motivada por la muerte de George Floyd.

Stephen Curry junto a su mujer Ayesha durante la marcha en memoria de George Floyd celebrada en Oakland.
JOHN G. MABANGLO EFE

Los jugadores de baloncesto de los Golden State Warriors Stephen Curry y Klay Thompson se unieron este miércoles a una de las protestas que piden justicia tras la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la Policía en Mineápolis (Minesota, EE.UU.).

Las estrellas de la NBA participaron junto a otros de sus compañeros de equipo en una marcha en Oakland, ciudad con gran presencia de afroamericanos en el área de la Bahía de San Francisco y donde los Warriors tenían su estadio hasta hace poco tiempo. "No importa el color de tu piel, cuánto dinero tienes o tu educación, no importa. Todos somos seres humanos", dijo al inicio de la marcha el también baloncestista de los Warriors y organizador del evento Juan Toscano Anderson.

Oakland, uno de los municipios más deprimidos económicamente y con mayor porcentaje de población negra de la afluente área de San Francisco, ha sido el escenario de las mayores marchas de la zona durante los pasados días y también donde se han producido más altercados con la Policía. La protesta en la que participaron los jugadores de los Warriors, sin embargo, se desarrolló de forma completamente pacífica.

El fiscal general del estado de Minnesota, Keith Ellison, endureció este miércoles los cargos contra Derek Chauvin, el policía que fue grabado con la rodilla presionando el cuello de Floyd, que murió poco después, e incluyó en el caso a los otros tres agentes presentes en la escena. Los cuatro ya han sido expulsados del cuerpo.

Ellison explicó en una comparecencia ante periodistas que decidió elevar la acusación contra Chauvin al cargo de asesinato en segundo grado, tras haber sido imputado el 29 de mayo de asesinato en tercer grado y de homicidio imprudente. El fiscal presentó cargos contra los entonces también policías Tou Thao, J. Alexander Kueng y Thomas Lane, presentes durante la detención de Floyd, por ayudar e instigar el asesinato en segundo grado.