NBA

El día que Kobe quiso fichar al 'Tortuga' Deck para los Lakers

Ginóbili revela en un podcast con Laprovittola que la leyenda de los Lakers “se enamoró” en el Mundial del jugador del Real Madrid, “el club más importante del mundo fuera de la NBA”.

El pasado 13 de septiembre, Argentina, que venía de vencer a Serbia en cuartos, daba otra de las grandes campanadas del Mundial de China 2019 al tumbar a Francia en semifinales por 80-66 en el majestuoso Wukesong de Pekín, el mismo escenario de la final olímpica de 2008. Enorme partido de Luis Scola, con 28 puntos y 13 rebotes, decisivo Facundo Campazzo (12+7+6 asistencias) e imprescindible Gabriel Deck (13+2). El alero del Real Madrid, apodado Tortuga o Tortu, tuvo otras actuaciones aún más brillantes en el Mundial, pero su labor llamó la atención de Kobe Bryant, fallecido el 26 de enero en un accidente de helicóptero y que antes había ejercido de embajador del campeonato para la FIBA.

Lo ha revelado este mes Manu Ginóbili en un podcast (¡Hola! ¿Qué tal, cómo estás?, es el nombre del programa) con Nicolás Laprovittola, otro madridista. Manudona, retirado en 2018 y sentado aquel día junto a Kobe en el Wukesong, ha explicado lo siguiente: Kobe me lo preguntaba todo. Era un enfermito del baloncesto, un apasionado total y un estudiante del juego. Quedó enamorado del Tortuga y se lo conté a él después: que Kobe se había vuelto su fan y que se lo quería llevar a los Lakers.

Deck (1,98 m y 25 años cumplidos el 8 de febrero) llegó al Madrid en el verano de 2018 tras firmar un contrato por tres temporadas. En el presente curso ha elevado su aportación al equipo blanco y Laso lo considera pieza clave para el futuro. El alero, que en su selección es más habitual verle en el puesto de cuatro, promediaba en la Euroliga, hasta el parón por el coronavirus, 7,4 puntos, 3,2 rebotes y 8,9 de valoración en 20 minutos en pista. Mientras que en la ACB sus números eran de 10,1; 3,6 y 13,2 en 19:46 en cancha. Movilidad, defensa, habilidad para el corte, fuerza, velocidad, salto, entrada a canasta, uno contra uno al poste bajo y todo siempre con una alta intensidad y concentración. Le queda pendiente mejorar el tiro exterior para dar un paso más en su evolución.

En el reciente Mundial fue una pieza fundamental para que Argentina se colgara la medalla de plata. Sumó 24 puntos en la final frente a España y concluyó el campeonato con unas medias de 13,9 tantos, 3,1 rebotes y 1,1 robos. Quizá no sea el primer jugador en el que muchos se fijan en un encuentro, pero a la leyenda Kobe no le pasó inadvertida su calidad, tampoco su potencial y aportación al grupo.

Ginóbili cuenta también de aquel día que empezó a ponerse muy nervioso, sobre todo en la segunda parte, cuando el triunfo ante Francia estaba más cerca y lo tocaban casi con los dedos: “Kobe me preguntaba por todo y hubo un momento que estaba exultante y ya no quería hablar más. En el primer tiempo le podía hablar, pero luego me empecé a excitar mal y, de hecho, Kobe me miró raro un par de veces, como preguntándome ‘qué estás haciendo’. Estuvo muy bueno, era un fanático del deporte”.

Ginóbili: "Tenemos tres argentinos en el Madrid, el mejor club del mundo fuera de la NBA. No todo es la NBA"

El mejor jugador argentino de todos los tiempos también habló de la situación del baloncesto en su país: “Antes de seguir, os digo una cosita. No hay ningún jugador en la NBA, pero hay tres en el Madrid, tres (Campazzo, Laprovittola y Deck). A veces perdemos un poco la perspectiva, paremos un poco la mano. No solo podemos ser exitosos si hay jugadores en la NBA, es que tenemos tres en el Madrid. No quiero que pase desapercibido porque es el club más importante del mundo fuera de la NBA, un multicampeón y nuestros jugadores tienen responsabilidad y no están de regalo. Y hay dos también en Vitoria (Luca Vildoza y Patricio Garino) disputando la Euroliga. No todo es el mundo NBA”.