NBA

Los Warriors casi traspasan a Curry y Klay por Chris Paul

Fue en el verano de 2011, con Curry con problemas de tobillo y Klay recién drafteado. La negativa de Paul dio al traste con un acuerdo que gustaba en Nueva Orleans.

Los Warriors casi traspasan a Curry y Klay por Chris Paul
EZRA SHAW AFP

Verano de 2011. Los Golden State Warriors llevan desde 1998 sin incluir a un jugador de su plantilla en un All Star. La franquicia californiana comienza una búsqueda incesante para llevar a alguna estrella de la liga al equipo que marque un punto de inflexión en la trayectoria deportiva. Para convencer a los otros equipos, elaboran un paquete de dos jugadores: Stephen Curry y Klay Thompson. La pareja más importante de la historia de la franquicia estuvo a punto de ni siquiera jugar juntos con la camiseta de los Warriors.

Es otro extracto que se ha dado ha conocer del libro The Victory Machine, de Ethan Strauss, en el que cuenta todo el proceso que llevó al equipo de la Bahía a convertirse en el mejor del mundo, así como a repasar los años dorados, sacando a la luz episodios desconocidos como este. Strauss habla de la posibilidad de que el intercambio se hiciese con Chris Paul, entonces en los New Orleans Hornets pero con intención de cambiar de aires. Y según afirma los Hornets estaban decididos a dar el ok al acuerdo: "Los Warriors trataron de traspasar a Stephen Curry y Klay Thompson por Chris Paul en 2011. No fue la única vez que Curry estuvo en venta, pero esta fue con diferencia la que más cerca estuvo de marcharse. Bob Myers le hizo la oferta a Dell Demps, general manager de los Hornets, y éste estaba receptivo. El problema fue Chris Paul, que quería irse de los Hornets peron no estaba dispuesto a comprometerse con los Warriors. Paul les dijo que si hacían el traspaso él se marcharía al final de la siguiente temporada, cuando acababa su contrato".

Hay que recordar que en aquellos primeros años de Curry en la NBA sus continuas lesiones en los tobillos hacían dudar de su progresión que en ningún caso se esperaba que fuese como finalmente ha sido. La de alguien que ha cambiado la forma de jugar al baloncesto, la del mejor tirador de la historia y, en definitiva, la de un jugador que ha acabado siendo superior al propio Chris Paul, quien por aquel entonces era una joven estrella. Pero al parecer no fue esa la única bala que dispararon los Warriors. Ya en 2007 trataron de ir a por Kevin Garnett cuando éste acabó en Boston. Pero volviendo al verano de 2011, la búsqueda desesperada por una estrella hizo que la franquicia de Oakland ofreciera el dúo Curry-Klay por todo el país. "Los Warriors fueron muy afortunados al no conseguir traspasarlos por ninguna de las estrellas por las que los ofrecieron. Hubo muchas, muchas personas a las que intentaron convencer", cuenta Strauss dando a entender que la de Chris Paul no fue la única vez en que los Splash Brother pudieron salir del equipo aquel verano.

Los otros casi traspasos

Un año más tarde Curry volvió a estar en conversaciones de traspaso, en este caso con los Milwaukee Bucks. Al final quien se marchó a Milwaukee fue Monta Ellis a cambio de Andrew Bogut, el pívot que buscaban los Warriors. Esta historia es bien conocida y el encargado de llevarla a cabo en su día, el entonces general manager Larry Riley, quiso dar su versión de los hechos hace tres años y de paso limpiar un poco su nombre: "La única forma de empezar a mover el traspaso es hablando de Stephen Curry. Es como cuando vas a pescar, tienes que lanzar el anzuelo para que pasen cosas. Yo quería que la conversación cambiase el rumbo y girase en torno a Monta, pero para que eso ocurriese primero había que hacer lo otro. También hay que recordar que fue el año en el que Steph tuvo sus problemas de tobillo y para mí simplemente fue hablar. Además en Milwaukee tenían dudas sobre su futuro debido a las lesiones. Así que es cierto que la conversación empezó así, pero al final tendrían que haberme atado, gritado, golpeado y haberme hecho de todo antes de dejar que Curry se marchase".

También Klay Thompson pudo salir en otra ocasión. De hecho estuvo a punto de hacerlo, cuando un traspaso entre los Warriors y los Wolves casi lleva a Kevin Love a la Bahía. Jerry West, entonces asesor de la franquicia, fue quien paró el intercambio y quien dio el voto de confianza a un Klay Thompson que entonces tampoco había demostrado ni la mitad de lo que ha llegado a ser. Pero West vio algo que los demás no veían y el tiempo le ha dado la razón. No en vano la leyenda de la NBA casi siempre ha demostrado tener buen ojo para los jóvenes jugadores. No hay más que recordar cómo llegó Kobe Bryant a los Lakers.