NBA

La apuesta de los Heat por Giannis les puede salir muy cara

Los de Miami parecen estar a una estrella de ser candidatos reales. Han tenido a tiro a Chris Paul, pero su sueldo no les permitiría ir a por el griego, su gran sueño.

La apuesta de los Heat por Giannis les puede salir muy cara

En poco más de un año se avecina una agencia libre plagada de nombres tremendos: LeBron James, Kawhi Leonard, Paul George, Anthony Davis, Victor Oladipo, Gordon Hayward, Blake Griffin, Jrue Holiday... Y la joya de la corona: Giannis Antetokounmpo. De todos los equipos de la parte alta de la tabla, los Miami Heat (4º en el Este) son los mejor situados para negociar por la previsión del espacio salarial que tendrán en el verano de 2021. La apuesta en Florida, aunque no lo digan en voz alta, está clara. Quieren ir a por el griego y van a hacer lo que sea para que cuando llegue el momento puedan utilizar todo el dinero necesario.

Otro de los objetivos, con Pat Riley al frente, siempre es el anillo. Cuando tienen equipo para ganarlo es evidente y cuando no, no deja de pensar en fórmulas que le lleven lo más rápido posible a ese objetivo. En ese sentido los Heat son una franquicia con una mentalidad ganadora. Y son muchos los que piensan que están a una estrella de colocarse en esa situación. El rendimiento del equipo este año apoya dicha teoría.  Así que la pregunta es, ¿deben los Heat esperar a 2021 para intentar llevarse a Anteto? O por el contrario, ¿tienen que ir ya a por otra estrella, quizá no tan brillante pero sí más fácil de conseguir, para atacar el trono antes de esa fecha?

Cambio de tercio en Miami

En esa dicotomía se mueve Brad Botkin en un artículo para la CBS, en el que explica su teoría acerca de todo esto y como en Miami podrían estar desechando una gran oportunidad de pelear por el anillo por un sueño que puede ser irrealizable. Botkin se refiere al fichaje de Jimmy Butler como la señal de que el equipo estaba de nuevo preparado para luchar por todo. Eso unido a la explosión de Adebayo y al acierto de draftear a Herro, además de todos los secundarios que completan la plantilla, han convertido a los Heat en uno de los mejores conjuntos del curso. Pero el periodista recuerda que no han querido dar el último paso, el que les podría tener a estas alturas entre los máximos favoritos.

Tras fichar en julio a Butler, todo el mundo comenzó a hablar de que Riley no se iba a conformar con eso. Que una vez había agarrado el tren de las victorias querría también conducirlo, llevarlo a su propia estación. Para ello primero sonó el nombre de Russell Westbrook, que está jugando una de sus mejores temporadas en Houston y que no se habría adaptado nada mal al actual juego de los Heat. Pero los Thunder les pidieron a Adebayo o Herro (o Incluso los dos) y en Miami no estaban dispuestos a deshacerse de ellos.

Chris Paul siempre está ahí

Con la marcha de Westbrook a los Rockets llegó Chris Paul a Oklahoma y ese fue el siguiente nombre en la lista. ¿Qué pasó entonces? Nadie lo sabe. Las dudas sobre un jugador de 34 que cobraba una millonada y no acababa contrato hasta 2022 (otra vez Giannis y el verano de 2021 en la cabeza), pudieron ser los factores determinantes. Claro que nadie imaginaba que Paul iba a protagonizar una de las mejores temporadas de su ya extensa carrera. Pero eso no lo sabían ni los Heat ni los Thunder, que en plena reconstrucción (no dejan de estar ahí por mucho 5º puesto del Oeste que ocupen) no les habría importado soltar el lastre del salario del base para una economía, la de los de OKC, mucho menos boyante que en South Beach.

Los Heat volvieron a visitar Oklahoma en febrero, esta vez por Danilo Gallinari, pero los Thunder volvieron a poner los mismos nombres sobre la mesa (Adebayo, Herro) y los de Miami se levantaron antes de firmar el acuerdo. Este próximo verano, o cuando sea que tenga lugar la agencia libre, Chris Paul estará en el mismo sitio en el que estaba hace nueve meses. Con los Thunder la moral por los aires, sí. Con el base entrando casi seguro en uno de los mejores quintetos del año, también. Pero con un salario altísimo en una franquicia a la que no le sobra el dinero. ¿Estarán entonces dispuestos a soltar alguna de sus piezas más preciadas y comezar el asalto al anillo la próxima temporada o seguirán esperando por el unicornio griego?

Para Botkin la segunda opción es muy arriesgada. Los Heat han demostrado tener una base estupenda y es probable que con ella, aunque en estos próximos dos años no se acerquen a las Finales, en el futuro vuelvan a tener alguna oportunidad. Pero las probabilidades en la NBA pasan de ser muy altas a muy bajas en un abrir y cerrar de ojos y nadie puede asegurar el éxito ni siquiera a corto plazo. Por eso el periodista de la CBS cree que Riley tendría que intentar ir a por el título ya, lanzarse a por una estrella este mismo verano. Porque quizá no vuelva a tener otra oportunidad mejor. Y para él, la mejor opción es Chris Paul.