EUROLIGA | CORONAVIRUS

Tarczewski: “El Armani es mi familia, me quedo en Milán”

“Espero que Thompkins se recupere. Hay un sentido de pertenencia que nos vincula: cuando uno de los tuyos es golpeado, todos nos sentimos golpeados”.

Tarczewski, rodeado por Mejri y Thompkins.
EDUARDO CANDEL REVIEJO DIARIO AS

El Armani Milán anunció este jueves, después de que su plantilla finalizara la cuarentena por haberse enfrentado al Real Madrid el 3 de marzo (el positivo de Thompkins se anunció el día 12), que daba permiso a sus jugadores extranjeros para que volvieran a sus países de origen. Así lo ha hecho Sergio Rodríguez, los serbios Micov y Nedovic y los estadounidenses Sykes y Crawford, por ejemplo, pero no otro americano, Kaleb Tarczewski, que esta campaña ha dado un paso adelante en la Euroliga en conexión directa con el Chacho. El pívot ha contado en una carta al periódico Corriete della Sera que se queda en Milán porque el club, el Olimpia Milano, propiedad de Giorgio Armani desde 2008, es como una familia para él y que le necesitan. Solo se plantearía marcharse si se cancela definitivamente la temporada, pero tanto la Lega como la Euroliga están, de momento, suspendidas temporalmente.

Esto es lo que ha escrito Tarczewski:

El virus y su familia. “Cuando la expansión el virus explotó en Milán, inmediatamente pensé en mi familia en Estados Unidos. Pero también sé que soy parte de una familia aquí en Milán y que nunca la abandonaría porque me necesita. Solo si se cancela la temporada, pensaría en irme. Hasta ese día, me quedaré aquí”.

Thompkins. “Espero que Trey Thompkins y todos los que han dado positivo se recuperen rápidamente. Me siento cercano a él porque es un jugador de baloncesto y siempre hay un sentido de pertenencia que nos vincula: cuando uno de los tuyos es golpeado, todos nos sentimos golpeados”.

Sentido del deber. “Me encanta salir y cuando pensé que debía estar en casa durante semanas, me sentí hundido. Pero la cuarentena no era para protegerme a mí mismo, sino para proteger a los demás. Este sentido del deber hizo que la cuarentena fuera más fácil de llevar”.

Bien común. “Tenemos la obligación de no pensar en nuestros intereses, sino de hacerlo en el bien común de la humanidad. Todos en nuestra sociedad nos hemos comprometido con algunos objetivos y nos queda escribir la última palabra. Esta situación va más allá del baloncesto. Es importante seguir las pautas que se nos dan, respetarlas, incluso si eso significa que la no temporada no acabe”

Una pesadilla. “No veo la hora de volver a jugar y reemprender el camino, eso significaría que esta pesadilla finalmente ha terminado”.