NBA | HEAT 137 - SIXERS 106

Los Sixers tocan fondo en Miami

El equipo de Philadelphia sufre la peor derrota de la temporada y Simmons critica a sus compañeros: "Fuimos blandos". Butler hace el partido perfecto ante sus ex.

Philadelphia 76ers está en el momento más delicado de la temporada. Llevan tres derrotas consecutivas, cuatro seguidas fuera de casa, cada vez más lejos de la ventaja de campo en primera ronda de plyaoffs y desangrándose cuando tienen que viajar. Porque después de ganar dos partidos seguidos en Nueva York (Knicks y Nets) los días 18 y 19 de este mes, han caído de forma consecutiva en Toronto, Atlanta, Boston y ahora Miami. Y ojo porque el jueves visitan Milwaukee, donde si ofrecen una imagen similar a la de los últimos días lo de anoche se puede quedar en poco, a pesar de que hablamos seguramente de la peor derrota de la temporada para ellos.

Desde luego que es así si nos fijamos en la diferencia final. Un -31 al que no se habían acercado, ni siquiera el pasado sábado cuando perdieron de 21 ante los Celtics en lo que fue entonces su récord negativo del curso. Como decía sobre el próximo encuentro en Milwaukee, ahora aquel de Boston no parece tan malo si lo comparamos con el de Miami. Porque esta noche, y después de jugar una primera mitad más o menos decente (56-52), hicieron literalmente el ridículo en la segunda. Los Heat les endosaron 81 puntos en los últimos 24 minutos, lo que supone un nuevo récord para la franquicia de Florida. El rating defensivo de los visitantes fue de 148,9 puntos, el quinto pero de cualquier equipo en los últimos 20 años y el peor de los Sixers en ese tiempo. 

Se supone que si en algo iba a destacar este equipo era con la defensa, así que estos datos dejan muy en evidencia el estado actual del grupo y puede que también el del proyecto en su más amplia expresión de la palabra. Al menos después del encuentro todos parecían estar de acuerdo en lo imperdonable de su actuación defensiva.

Tobias Harris: "En la segunda parte no hemos existido. No hemos estado a la altura en defensa".

Brett Brown: "No estamos jugando defensivamente al nivel que podemos hacerlo. Para mí creo que todo empieza y acaba con esto".

Ben Simmons: "Fuimos blandos. Tenemos que dar un paso adelante en ser más físicos. Es algo que llega con la experiencia, pero también con la personalidad".

No es la primera vez que Simmons critica a sus compañeros por falta de dureza en la pista. Justo hace un año ya hizo el mismo comentario después de que los Sixers cayeran ante los Hawks, dominados en la pintura y saliendo muy mal parados en el rebote. Entonces hubo una voz discordante, la de Jimmy Butler. Es curioso que haya sido él el principal ejecutor en el repaso que ha recibido esta noche su ex equipo. El alero ha acabado el partido con 38 puntos, 7 rebotes y 3 robos, pero aquí vienen los números que verdaderamente demuestran el nivel de su actuación: un 70% de acierto en el tiro sin fallos desde el triple y el tiro libre, ninguna pérdida y todo ello en sólo tres cuartos, ya que el último lo vio sentado en el banquillo.

Los 38 puntos en los primeros 36 minutos de juego son un récord personal para él, superando los 37 que logró en el mismo tiempo en un partido con los Bulls en abril de 2017. Y también le coloca a la altura de las dos mayores leyendas de la franquicia, LeBron james y Dwyane Wade, los dos únicos jugadores que vistiendo la camiseta de los Heat habían logrado un partido con tantos puntos y sin perder ni una vez el balón. El buen cuidado de la posesión fue una de las claves del encuentro. De hecho los locales nunca habían acabado un encuentro con tan pocas pérdidas. 

En los Sixers Embiid fue el máximo anotador (29+12) y de hecho metió 11 de los primeros 17 tantos de su equipo. Pero entonces desapareció y sólo hizo 3 de los siguientes 37. Mike Scott estuvo acertado con 17 puntos y un 5/7 en triples y Rosh Richardson se perdió su quinto encuentro consecutivo y no pudo jugar en su antigua casa y ayudar a su nuevo equipo, que luce un terrible 9-18 lejos de Filadelfia.