NBA | PACERS 103 - MAVERICKS 112

A falta de Doncic, bueno es Porzingis... Dallas gana en Indiana

Los Mavericks se muestran muy competitivos pese a la ausencia de Luka Doncic, tanto como para ganar en una de las canchas más complicadas.

La lesión de Luka Doncic en el tobillo, por la que habrá que ver cómo llega al All-Star de Chicago, ha podido dejar algo desangelados a los Mavericks. Este equipo, sin embargo, tiene a un líder pero también a muchos otros soldados dispuestos a ir a la guerra. Y hay gente que está deseando dar pasos hacia delante.

Kristaps Porzingis ha tomado el mando de las operaciones aprovechando que se encuentra físicamente bien, viéndose en forma y con sensaciones parecidas a las que tuvo en los Knicks, y quiere aportar. Carlisle le ve como segunda espada pero, sin Doncic, sabía que tenía que ser el hombre. Con él a tope los texanos escaparon con la victoria (103-112) de una de las canchas más difíciles de la NBA, la de los Pacers

Los locales empezaron algo más enchufados, llegando a los ocho de ventaja en el segundo cuarto. Porzingis iba sumando poco a poco para mantener a raya al rival, sin que se escapara definitivamente. Algún lanzamiento de Tim Hardaway ayudaba también. Los Pacers estaban haciendo buenas transiciones en ataque, como acostumbran, y se veían en posesión de la victoria, pero estos Mavs cortan tela. 

En el tercer cuarto todo en el orden que ellos querían. Supieron frenar el ritmo de los Pacers, dándole muchos problemas a un Victor Oladipo que se quedó en 4/17 en los lanzamientos. Un triple de Porzingis como si fuera Ray Allen y dos seguidos de Finney-Smith catapultaban la diferencia pero a favor del conjunto visitante. Con McConnell se reactivó el ataque de Indiana, que se puso a tres, pero también se abrió un agujero en defensa. Hardaway, Kleber... y seguían los triples. Domas Sabonis, que acabó a falta de una asistencia para completar un triple-doble (26+12+9), bailaba cual Fred Astaire en la pintura ante Porzingis, pero no servía para cuajar una remontada que nunca se dio. Los Mavericks aguantaron bien hasta el final. 

Kristaps Porzingis terminó con 38 puntos y 12 rebotes en la que ha sido su mejor actuación con la camiseta de Dallas hasta el momento. Y con 35+10 por segundo partido seguido, algo que en la franquicia nadie conseguía desde un tal Nowitzki.