Movistar Estudiantes Movistar Estudiantes

Fase de Grupos - Jornada 17

72

Finalizado

87

Real Madrid Real Madrid
  • 1C19-22
  • 2C11-31
  • 3C19-16
  • 4C23-18

LIGA ENDESA | 17ª JORNADA | MOVISTAR ESTUDIANTES-REAL MADRID

Dovydas Giedraitis, la gran esperanza del Estudiantes

El escolta lituano es el futuro colegial disfruta de su primera temporada con los 'mayores'. Este domingo (12:30, #Vamos) derbi ante el Real Madrid.

Dovydas Giedraitis posa para AS en el Magariños antes del derbi ante el Real Madrid.
DANI SANCHEZ DIARIO AS

El Movistar Estudiantes no pasa por su mejor momento. Ahogado en una infinita crisis económica y lastrado por los malos resultados deportivos, el equipo colegial es último en la clasificación de la Liga Endesa con solo 4 victorias en 16 partidos. Presente difícil de encajar para una institución histórica, pero con un futuro brillante de la mano de la excelente Generación del 2000, que dirigida por Javi Zamora (actual asistente de Aleksandar Dzikic), ascendió a LEB Plata el curso pasado (finalmente no se consumó) tras un final de curso excelso de Dovydas Giedraitis.

El lituano (19 años y 1,93 m) promedió 26,4 puntos en las nueve victorias seguidas con las que el filial colegial cerró la fase regular en EBA. Acumuló un 47 de 94 desde el triple con auténticas exhibiciones desde el perímetro: 9 de 18 ante el Quintana, 7 de 10 frente a Estudio, 6 de 10 contra el Aridane... "Soy un tirador con cabeza. No juego muy rápido, pero lo hago con la cabeza, siempre pienso qué es lo mejor para el equipo", dice a AS Giedraitis. El base-­escolta no ha perdido mano en su primera temporada con los mayores: en 7 encuentros (10 minutos de media) promedia 3,1 puntos y un ¡63,7%! desde la línea exterior. El Fuenla lo sufrió con tres aciertos de cuatro intentos y el Valencia también con un tres de tres. "Hago lo máximo que puedo y todo lo que me dice el coach", asegura.

Zamora y la NBA

Internacional en categorías inferiores con su país, el baloncesto le viene en los genes. Su padre, Andrius, formó parte de la selección lituana que se colgó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000. "Empecé con 7 años, cuando también jugaba al tenis, se me daba muy bien, pero llegó un momento en el que tuve que elegir y me decanté por el basket por mi padre. Me gusta muchísimo", continúa Giedraitis, que aterrizó en el Ramiro con 16 años tras participar en el Mundial Sub-19. "Tenía una oferta en Lituania (Zalgiris), pero había muchos jugadores en mi posición y vine a probar, a ver qué tal el baloncesto de otro país y me gustó muchísimo. Hablé con mi padre y vimos que lo mejor para mí era seguir en España", subraya un francotirador moldeado por el exigente Zamora ("mis mejores momentos como jugador han sido con él, agradezco mucho su ayuda") y que sueña ("todos queremos") con la NBA. Y en EE UU ya empiezan a fijarse en él: "Mostró buenos detalles en cuanto inteligencia sobre la cancha y nivel de habilidad y competitividad", escribió Jonathan Givony, uno de los tótems del periodismo norteamericano de cantera, tras la participación lituana en el Mundial Sub-19 del pasado verano.