Movistar Estudiantes Movistar Estudiantes

Fase de Grupos - Jornada 17

72

Finalizado

87

Real Madrid Real Madrid
  • 1C19-22
  • 2C11-31
  • 3C19-16
  • 4C23-18

LIGA ENDESA | 17ª JORNADA | MOVISTAR ESTUDIANTES 72-REAL MADRID 87

El Real Madrid, campeón de invierno sin despeinarse

El equipo blanco arrasa en un derbi que controló desde el ecuador del segundo cuarto. Gran aparición de Laprovittola y partido soberbio de Thompkins.

El derbi del color solo tuvo uno, el blanco del Madrid. Y lo resolvió, además, en tan solo 7 minutos. El tiempo que necesitó para desdibujar al Movistar Estudiantes, para agrandar unas grietas estructurales evidentes y palpables, que con cada jornada disputada son más profundas, más dramáticas para un conjunto que cierra la primera vuelta con muy mala pinta y como colista de la Liga Endesa con simplemente 4 victorias en 17 partidos. En el polo opuesto (muy opuesto), el Real: sus 14 triunfos le convierten en campeón de invierno y líder en solitario tras la derrota del Barcelona en el Palau ante el Bilbao Basket.

El duelo madrileño se resolvió cuando los blancos quisieron. Una regla habitual en los últimos tiempos: la diferencia entre uno y otro es abismal. Hay alguna sorpresa, como la del pasado curso, pero ya son las menos. Una aberración en la fuerza. El Madrid permitió sobrevivir a los colegiales durante 14 minutos, el lapso exacto que tardó Laprovittola en entrar en acción y el grupo en ajustar la mira del rifle. Hasta ese momento, Thompkins castigaba como alero (Tavares y Mickey eran los pívots). Emparejado con Dangubic hacía y deshacía a su antojo: en 420 segundos acumuló 6 puntos (3 de 3 en el lanzamiento), 2 rebotes y 2 asistencias para 11 de valoración. El ala-pívot cerró con 18 tantos, 6 capturas y 7 pases de canasta para 29 créditos. Disparó el 4-12 de salida replicado por Kadji. El camerunés, extraprotagonista siempre (incluso demasiado a veces), anotó 11 de sus 19 tantos en el primer cuarto y a las puertas del segundo periodo los ramireños empataron a 19 con una canasta de malabarista de Avramovic.

Segundo cuarto: 7 de 8 desde el perímetro

Eso fue todo. Ahí se cerró la puerta para los estudiantiles. No hubo más cuento porque el lobo feroz sopló muy fuerte sobre una casa hecha de paja y que necesita el cimiento de un pívot lo antes posible. Mañana es tarde. El Madrid bombardeó el aro rival sin miramientos desde el ecuador del segundo cuarto con un casi impecable 7 de 8 desde el perímetro. Pasó de un triste 2 de 7 a un opulento 9 de 15. Al final, 11 de 25. Aprovechó los desajustes defensivos creados con solo dos pases para matar a su rival. Laprovittola abrió la veda con dos triples seguidos y Thompkins la cerró con otro par. Entremedias, uno más para cada uno y Taylor apuntándose a la fiesta. Parcial de 4-21 en 6:30. Del 26-32 al definitivo 30-53. La inercia obligó a Mickey a desenfundar el arma: 20 puntos y 7 rebotes para 22 de valoración.

El castigo era justo para el crimen cometido por los azules (multicolores en esta ocasión). Sin intensidad defensiva, el Madrid te mata. Y con pavor cada vez que lanzas, te remata. El 5 de 29 desde el perímetro fue su condena. Desde el descanso, los blancos solo tuvieron que controlar el marcador y el tiempo (perdieron los segundos 20 minutos 42-34), y disfrutar del mejor encuentro de Laprovittola como blanco con 23 de valoración y el debut de Tisma, el 13ª canterano que se estrena bajo la dirección de Pablo Laso. Solo una mala noticia: Carroll abandonó el encuentro lesionado. Una más para la abultada enfermería.