Competición
  • Europa League
  • Euroliga
Euroliga
Khimki Moscú KHI

-

Alba Berlin ALB

-

Fenerbahce FNB

-

Anadolu Efes IST

-

Maccabi TEL

-

CSKA CSK

-

Valencia Basket Valencia Basket

Fase de Grupos - Jornada 9

94

Finalizado

90

Zenit San Petersburgo Zenit San Petersburgo
  • 1C15-16
  • 2C18-22
  • 3C24-25
  • 4C37-27

EUROLIGA | 9ª JORNADA | VALENCIA BASKET 94-ZENIT 90

El Valencia Basket cosecha la tercera ante el Zenit

El equipo taronja se impuso en un final apretado al Zenit de San Petersburgo. Gran partido de Abalde: 18 puntos con un 4 de 6 desde el triple.

El Valencia Basket suma su tercera victoria consecutiva. La segunda seguida en Euroliga. Frente a un rival, el Zenit de San Petersburgo, llamado a más y que estaba en las mismas que los taronja, con tan sólo dos victorias. El triunfo se antojaba fundamental para los dos y se lo llevaron los de Jaume Ponsarnau. Ya se puede decir que Guillem Vives y Alberto Abalde son los líderes de la reacción, pero el partido de los americanos Mike Tobey y Jordan Loyd es para enmarcar. Especialmente del último, que al final del partido rompió el partido con un triple. Mención aparte para La Fonteta, sufridora de este arranque de curso y que ha vibrado de nuevo en Euroliga como hacía tiempo que no hacía. Victoria de todos.

Guillem Vives comenzó liderando, defendiendo y anotando con la inercia de los últimos partidos. Pero también pasado de revoluciones, que le llevaron a cometer dos tempranas faltas. Saliendo obligado del parqué. Lo hizo todo por el lado taronja en los primeros minutos. Con ello, Gustavo Ayón firmó una bandeja fácil para la primera anotación de los rusos. Una serie de malas decisiones, mucha intensidad y defensa dejó el partido sin varios minutos de anotación y de muchos decibelios en La Fonteta. Dubjlevic rompió la inercia con una bandeja fácil... tras salir otro tiro rebotado. Ponkrashov respondió con certeza desde el triple. Helando por un momento el caliente feudo valenciano. Ponsarnau lo paró. Tras seis minutos de encuentro, el marcador continuaba 5-5. Y tras éste, llegó el sentido en el juego y la entrada de Will Thomas, que regresaba a La Fonteta tras su salida del pasado verano.

El Valencia Basket estaba precipitado. La primera llegó con Dubi de espaldas. El extaronja hizo lo mismo sacando a pasear su zurda a las primeras de cambio. Una dupla que dio muchos puntos y victorias los valencianos. Colton Iverson volvió a castigar por dentro, pero Jordan Loyd lanzó desde la misma Canadá para poner distancia. El Valencia Basket se venía arriba e incluso anotaba Tobey con un lanzamiento exterior, reboteó en defensa y machacó el aro en ataque. Un ciclón que tuvo que frenar Joan Plaza (15-9). Thomas, que tiene tomada la medida a los aros de la Fuente de San Luis, anotó rápido de tres para cortar el parcial. Tras un tiro libre de Renfroe, Trushkin replicaba al ala-pívot americano para adelantar al conjunto de San Petersburgo al cierre del primer cuarto.

Quino, por su parte, continuaba errático en el tiro, forzando triples ante la falta de movimiento de sus compañeros. Hasta que llegó la conexión con Tobey en el pick-and-roll que tan bien funcionó en los últimos duelos. No obstante, entró Dubljevic por el americano para añadir puntos junto a Labeyrie, menos talentoso en ataque. Pero Trushkin seguía caliente en el cambio de cuarto y volvió a hacer daño desde el 6,75 (18-22). Los de Plaza estaban en su mejor momento, y La Fonteta trataba de jugar su papel. Y Loyd se vino arriba para cortar el parcial ruso con un triple. Incluso Will falló su primer tiro y Labeyrie devolvió la iniciativa en el marcador desde la línea. Pero lo de Thomas tan sólo fue una tregua y anotó como siempre, tirando de clase de espaldas a canasta. Aboramitis anotaba un triplazo desde la esquina, pero Abalde dejó la distancia a tan sólo dos puntos con una penetración marca de la casa. Y empató la contienda con un tiro nada más recibir de Vives, que volvía a pista tras su paso por banquillo por faltas. En un momento, el alero gallego demostró que su actuación ante el Zaragoza no fue flor de un día. Quiere más. Y Loyd. Que se sacó un canastón de puro playground americano. De los que levantan el pabellón. Con su segunda falta, tuvo que dejar su sitio en la cancha a Marinkovic.

Mientras, aparecía por primera vez en la rotación Brock Motum con 29-29 y dos minutos por jugar del cuarto. Su primera aparición fue un triple al limbo, todavía frío. Sin embargo, hasta Ndour pareció contagiarse de esa inercia, y se sacó una bella canasta en la pintura. Pero Abromaitis, sin tanto lucimiento, casigaba desde la línea de tres. Ellos anotaban con criterio, mientras que las canastas del lado local llegaban más por ráfagas de inspiración. Motum aprovecha un rechace del recién entrado Doornekamp para resarcirse pero Thomas volvió a bailar en La Fonteta (33-38).

La reanudación comenzó de nuevo con los rusos castigando por edio de Ponkrashov ejerciendo de point-forward con un triple frontal. La Fonteta ya no perdonaba ni a Thomas, duro en defensa robando el balón a Vives tras rebote. Tuvo que aparecer San Emeterio con sus primeros puntos del encuentro para reaccionar ante un mal inicio. Contagiando al resto, especialmente al base catalán que comandó desde entonces con más fuerza, provocando un mate de Ndour para poner el 37.44 en el luminoso. El senegalés volvió a castigar bailando a Ayón, excompañero suyo en el Madrid. Se nota que lo conoce. Albicy, no obstante, frenó la reacción desde el 6,75. El partido estaba en los pequeños detalles, con dos equipos conscientes de su oportunidad de tratar de salir del pozo con una victoria. El mexicano respondió al senegalés atacándole con una finta. Dubi la devolvió. Los juegos interiores de ambos equipos producían, pero San Emeterio puso la magia con un triple para recortar distancias tras fallo de Will. Que no perdona dos veces y volvió a poner tierra de por medio. Y Ayón ponía los diez de diferencia por primera vez en el encuentro (44-54). Respondió un frío Marinkovic, que se estrenaba de dos. El Valencia Basket echaba de menos sus triples. Los que clavaba una y otra vez Thomas. El partido era un correcalles que no beneficiaba a los locales, hasta que una antideportiva sobre San Emeterio y un tiempo muerto calmaron el ambiente. El veterano no perdonó y en la posesión Loyd volvió a dejar a los de Ponsarnau a seis (51-57).

Los locales comenzaron a creer y el escolta americano se vino arriba también en defensa, demostrando que su capacidad en ambos lados de la cancha. Hasta que Vives, de nuevo desde el triple, aumentó los decibelios. La reacción llegó desde el corazón, pero también con cabeza, jugando el mejor baloncesto del partido. Vives volvió a echarse al equipo a sus espaldas con un robo que acabó en la línea. Pero entró Quino Colom para añadir más azúcar y dar descanso al catalán. No obstante, la defensa seguía sin detectar a un Abromaitis que se hinchó a clavar triples liberados desde la esquina. Con diez minutos por jugar, la diferencia seguía a seis (57-63).

Fue Tobey el que marcó el camino con un triple. La distancia era sólo de tres puntos. Pero las imprecisiones se sucedían. No obstante, la intensidad era irreprochable a los locales. Quizá faltó algo de paciencia y la aparición de algunos jugadores que no consiguieron enchufarse. El que estaba en todas era Tobey, que volvió a colgarse y a defender con dureza para dejar el partido a dos. Albalde recogió un tiro de Loyd y por momentos los cimientos del pabellón parecían temblar con el ritmo del choque y la intensidad de la grada. De nuevo el center americano de Valencia Basket recogía la basura para asistir a Labeyrie en penetración y empatar el duelo. Restaban siete minutos de infarto (65-65).

En ese momento, Renfroe se vino arriba para abrir brecha. Pero Colom respondió con su primer triple. Era uno de los que se echaba en cuanto a anotación tras errar unos triples liberado en el primer cuarto. Lo empataba Abalde desde la esquina. Y pleno de confianza, el gallego volvió a romper el partido desde el 6,75 (74-71). Devolviendo la iniciativa en el marcador a cuatro para el cierre. Ponsarnau quiso juntar cerebro en pista con Colom y Vives para afrontar el tramo final. Y los rusos, con cinco faltas, mandaron a Tobey a la línea por un mínimo contacto en el rebote. Anotó el segundo. Y fue Vives el que puso la máxima, de nuevo, con un triple. Dejando su lugar a Loyd y despedido con honores. Pero volvió a aparecer en la película Will Thomas, desaparecido en combate en el tramo final. Tobey, por su parte, seguía a lo suyo. Abalde volvió a poner en pie La Fonteta con otro triple pleno de confianza, pero los rusos reaccionaron rápido con dos canastas. El gallego no se rendía y volvió a adelantar a los locales con levantándose a media distancia. Pero Renfroe volvía a tener una cita con la línea y no volvió a faltar. La intensidad de Tobey también tuvo premio y su rebote ofensivo le llevó a los tiros libres. Cualquier acción de falta se sancionaba con tiros.

Y Jordan Loyd tomó el sobrenombre de Michael por un momento para elevarse en suspensión y romper el partido de tres a falta de 30 segundos y con cinco de posesión por jugar (89-86). Una locura con el mayor de los premios. La Fonteta estalló. Y trató de ensordecer a Ayón, desde la línea, que no falló. Vives acabó eliminado. Con 16 segundos por jugar y con 89-88, el partido se decidiría desde el tiro libre. El primero fue Loyd. No falló. Albicy falló el triple y Dubi fue a la línea tras cazar el rebote. Los dos dentro. De nuevo, Renfroe en el tiro libre. Sin fallo. Todavía restaban siete segundos y Valencia Basket estaba a tres. Volvió Loyd a la línea. Falló el primero. Anotó el segundo. La defensa hizo el resto.