Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

LIGA ENDESA | MANRESA 73 - MADRID 88 (0-2)

Undécima semifinal liguera seguida para el Real Madrid

A una del récord del Barça, que enlazó 12 entre 1992 y 2004. Los blancos rompieron de salida (11-35) con una gran defensa y Rudy acertado. Campazzo, mariscal de campo.

No hubo hazaña manresana, aunque la afición local pudo apoyar a los suyos en un playoff 21 años después. Era un día especial, el estreno en la grada del Nou Congost de una nueva generación que nunca había visto a su equipo tan arriba, incluyan a la hija de 20 años del técnico Peñarroya. De ahí el ambiente festivo, de acontecimiento grande más allá de un resultado final muy explícito que deja las cosas como estaban. Es decir, al Madrid invicto en sus visitas a Manresa desde aquel ya lejano 1998. El triunfo blanco fue incontestable, con Campazzo de nuevo como mariscal de campo (14 puntos, 7 asistencias y 27 de valoración), y van ya 18 consecutivos en sus desplazamientos a la capital del Bages.

A la diferencia ya evidente entre plantillas se unieron en esta eliminatoria las bajas recientes de Cory Fisher, Toolson y Murphy, que dejaban muy mermado el arsenal ofensivo del Baxi Manresa (25 puntos de media entre los dos primeros). Un abismo insondable que mete a los blancos en semifinales, una cita que no se pierden desde 2008. Dirán que tampoco es para tanto, y quizá tengan razón, pero recuerden que en el arranque de este siglo, entre 2001 y el citado 2008, años plagados de volantazos en el baloncesto blanco, el Real no pasó de cuartos en cinco de siete Ligas, y en una (2002-03) ni siquiera jugó el playoff. Así que esta undécima semifinal seguida tendrá mayor o menor valor dependiendo de la memoria (o de la edad) de cada aficionado. En cualquier caso, a una del récord del Barça, que encadenó doce entre 1992 y 2004.

Si el primer duelo, el del jueves, fue el de los 143 de valoración con diez jugadores en dobles dígitos, el de ayer agigantó incluso las distancias. Los de Laso repitieron salida fulgurante con una defensa implacable que descolocó al rival. El técnico adelantó rotaciones y en el primer cuarto ya habían pisado el parqué diez jugadores. Rudy arrancó con dos triples lejanísimos desde la izquierda y una canasta que hicieron despegar a su equipo, tanto que en el cruce con el minuto 14 la sima era insalvable: 11-35 y buenas sensaciones de Llull.

El Baxi Manresa acudió a la desesperada a una zona 3-2, que funcionó inicialmente, aunque pronto el Madrid encontró la puerta trasera. Terminó con un 62% en tiros de dos, y hasta poco antes del final rozó el 70%, e hizo 14 de 29 en triples. Le espera la semifinal. Ya sabe el día y la hora, el jueves a las 21:00, pero no el rival: Valencia o Unicaja. A ver.