Manresa Manresa
91
FIN
87
Tenerife Tenerife

LIGA ENDESA | 26ª JORNADA | BAXI MANRESA 91-IBEROSTAR TENERIFE 87

El Baxi Manresa sigue en playoff y hunde un poco más a Iberostar

El juego coral del equipo de Joan Peñarroya hizo inútiles los 16 triples del equipo tinerfeño, que sumó la séptima derrota consecutiva.

El Baxi Manresa cortó su racha de tres derrotas consecutivas superando al Iberostar Tenerife (91-87), que encajó su séptima derrota seguida. Los de Joan Peñarroya, que además le han ganado el averaje de la primera vuelta (77-75), se mantienen en zona de playoff: Los de Txus Vidorreta, por su parte, se alejan de ella.

El dominio manresano en la pintura (20 canastas), su 27 de 28 en tiros libres y el poder en el rebote (36 capturas frente a 25) contrastó con el bajo nivel de acierto en la zona de los tinerfeños (12 de 29), que hizo inútil su acierto exterior con 16 de 30 en triples.

De poco sirvieron los cinco triples de Nico Brusino (19 puntos) y los siete de Tim Abromaitis, que acabó con 27 puntos, frente a la efectividad coral de los manresanos con Ryan Toolson (18 tantos), Corey Fisher (16), Gabi Lundberg (14) y Tomislav Zubzic (12).

La equipo de Txus Vidorreta llegaba al choque con seis derrotas consecutivas en la Liga Endesa, habiendo caído de la cuarta a la décima plaza, que contrasta con la euforia de los tinerfeños en la competición europea donde se han clasificado, tras eliminar al Happoel Jerusalén en cuartos de final, para la Final Four de la FIBA Champions League, que se disputará en Amberes del 3 al 5 de mayo.

Quizás las ausencias de Nico Richotti y, especialmente, de Javi Beirán se nota en exceso en algunas fases de los encuentros.

El Baxi Manresa empezó mal fallando su tiro exterior (0 de 4) y los visitantes, con más acierto en los triples por medio a Abromaitis y Brusino y con Colton Iverson dominando en la pintura, se iban arriba en el marcador (4-15, m.15).

Tiempo de Joan Peñarroya, rotaciones por ambos bandos, pero la entrada de Álvaro Muñoz, con dos tiples seguidos, y Gabriel Lundberg acercaban a los catalanes (15-18, m. 9). Pero era un triple del exmanresano Devin White el que cerraba el cuarto (17-23).

Ryan Toolson aparecía al inicio del segundo cuarto y daba la vuelta al marcador (26-25, m. 13), pero Ferran Bassas movía bien al equipo insular y los triples de Brusino y el alemán Staiger, junto a acciones de Iverson por dentro, devolvían la iniciativa a su equipo (30-35, m. 18).

Cuatro puntos seguidos, los primeros, de Corey Fisher y canasta de Jordan Sakho ponían de nuevo delante al Baxi Manresa (36-35, m. 19), que ahora cerraba ya mejor su defensa. Vidorreta pedía tiempo y devolvía a Abromaitis a pista junto a Mamadou Niag.

Pero los locales se iban arriba por medio de tiros libres para un parcial de 10-0 (40-35, m. 20) y era un triple de Abromaitis, el tercero, quien cortaba la reacción local al descanso (40-38).

El Tenerife colocaba sus dos bases, San Miguel y Bassas, en pista al inicio del tercer cuarto y mientras los catalanes dominaban en la pintura, los de Vidorreta remontaban con triples (42-41, m. 22) y Devin White relevaba a Bassas, mientras Sakho entraba por Lalanne, con tres faltas.

Lundberg relevaba a Fisher y Staiger a San Miguel, quedando Davin White como único base visitante en juego. Un triple de Zubzic colocaba el 54-49 (m. 28). Bassas relevaba a White y el joven Yankuba Sima daba la máxima ventaja al Manresa (58-49, m. 30). Nuevo tiempo tinerfeño, que no podía evitar que Lundberg abriera más la brecha (60-49) tras cometer Bassas su cuarta falta.

Un triple de Fisher con el crono a cero (63-51) llevaba al último cuarto en el peor momento para el Iberostar Tenerife, que solo había anotado 13 puntos en ese cuarto y se vio desbordado al inicio del último (71-52, m.33) con un parcial de 8-1.

Dos triples y dos tiros libres de Abromaitis despertaban a su equipo (73-60, m. 34) cuando Sakho entraba por Sima para cerrar el rebote. Brusino rebajaba la diferencia a menos de diez puntos (73-64, m. 36).

El sexto triple de Abromaitis seguía recortando (75-68, m. 37). Toolson respondía con otro (78-68, m. 38). Peñarroya colocaba a Fisher y Lundberg como bases para controlar el ritmo de juego y asegurar una victoria vital ante un rival al que no le sirvió su esfuerzo final (91-87).