Competición
  • Euroliga
  • Clasificación Eurocopa
Euroliga
Alba Berlin ALB

-

Estrella Roja RED

-

Zalgiris ZAL

-

Panathinaikos PAN

-

B. Munich MUN

-

Olympiacos OLY

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Anadolu Efes IST

-

Guipúzcoa Guipúzcoa
93
FIN
92
Estudiantes Estudiantes

GIPUZKOA 93 - ESTUDIANTES 92

Gipuzkoa logra una remontada imposible ante el Estudiantes

El colista se resiste a morir y levanta un partido que tenía perdido con 24 abajo. La mayor voltereta tras el descanso en la historia de la ACB. Burjanadze y Bobrov anularon el partidazo de Cook, que igualó su récord de triples (7).

Con 29-53, todo se daba por hecho. El descenso virtual del Gipuzkoa, el respiro de un Estudiantes que era una incógnita ante la orfandad sin Gentile y la llegada de Etou (apenas mostró nada en 23 segundos, al margen de buen físico y un tapón no válido) y el anuncio de que quedaban 20 minutos insulsos. Los colegiales llevaban al descanso 12 de 20 en triples (cinco jugadores habían acertado desde el arco) y apuntaban al récord del club, establecido en 18. Empezó Cook con 5/5 y firmaba siete con casi medio partido por delante (igualando su récord personal en ACB , establecido en 2009 con Unicaja); estaba a cuatro del récord de Marlon Garnett en el Estu. Clavell se sumó a la fiesta del veterano francotirador. Todo era abrumadoramente azul en Illumbe. Números y más números. Los 53 puntos en 20 minutos herían las pupilas de los pocos aficionados que ya creen en este colista. Pero a este nivel, el de la supervivencia por la parte baja de la tabla, el baloncesto a veces tiene requiebros ilógicos, que nadie espera. la locura aterrizó de forma inesperada. Puede lamentar al final de curso el conjunto de Berrocal este patinazo, ante un rival sin Corbacho (por molestias a última hora en una rodilla) y con Van Lacke en una crisis anotadora galopante. La herida abierta por la contundente derrota con Baskonia la anterior jornada (104-67) aún se hizo más grande. Al menos, el average quedó a salvo.

Valdeolmillos debía de meter una bronca en el descanso largo de esos que se escuchan hasta en cualquier cancha de la NBA. En una segunda parte para la historia (nunca se había levantado una losa de -22 del descanso en la historia de la ACB), el GBC se irguió y el Estudiantes se fue ahogando en su propia angustia. ¡Qué partido le espera la próxima jornada ante el Breogán! Con su ventaja abrasadora, dejó de atacar, le faltó dureza con Burjadanze y cuando se quiso dar cuenta de que se le venía encima un muerto (20-8), ya no supo quitárselo de encima. Si el colista había sido incapaz de meter 30 puntos en la primera parte, en cinco minutos del tercer acto ya había empaquetado 16. Los bloqueos ciegos eran mal defendidos por el Estu, que no supo cambiar el plan y quiso vivir del triple exclusivamente. Al menos Whittington  dio un paso al frente para equilibrar el juego en el momento en el que el agua llegaba al cuello.

En la locura, Zeisloft se sintió como pez en el agua. Primero dispara y luego pregunta. Lanzó 12 triples como quien se pone un calcetín. La remontada local culminó a falta de 2:59 para el final, con un triple con suspense de Dani Pérez (enorme dirección del base de Hospitalet de Llobregat, con 12 asistencias). Brizuela, muy fallón y protestón, tomó la responsabilidad y echó en falta alguna colaboración más de los exteriores. Caner-Medley metió un triplazo, punteado, a falta de 1:53 (89-92), su primera canasta en juego, la que podía poner el colofón a unos minutos dramáticos. Pero no hubo más noticias del equipo de Berrocal. El colista (56 puntos del banquillo) ya ha empatado con Breogán y Murcia. Los milagros existen.