Estudiantes Estudiantes
86
FIN
110
Murcia Murcia

ACB | ESTUDIANTES 86 - MURCIA 110

Un Murcia desatado arrasa a un Estu que se mete en problemas

El Murcia logró la 2ª mayor victoria de su historia a domicilio, huye de la quema y además le recupera el 'average' a un paupérrimo Estudiantes.

UCAM Murcia sabía que, tras la victoria de la jornada pasada ante el Zaragoza en la que anotaron 116 puntos, su momento es ahora. La influencia de Sito Alonso ya se empieza a notar en las filas murcianas y la tendencia es al alza, pero es dudoso que pensaran si tanto. Porque llegaron a Madrid y destrozaron de arriba a abajo a Movistar Estudiantes, abriéndole en canal para que todos puedan verle las tripas.

Para el Estu no se pudo de empezar de peor manera, pero si acabar de una mejor. Por eso, porque el despropósito del cuadro colegial fue del minuto 0 al 40 y los universitarios, en una rivalidad avivada en los últimos años, no iban a tener piedad. Milton Doyle acertó a meter 4/4 en triples y 15 puntos en el primer cuarto, en el que el Murcia (con 32 en total) ya demostró que seguía por el mismo camino que el seguido siete días antes.

Había algún conato de reacción, sobre todo de la manos de Ludde Hakanson y Shayne Whittington, pero porque les entraba algún tiro. La defensa era nula y la pelea del rebote era una sangría para los locales. Por parte murciana se veía a un equipo unido, prolongando los ataques con pases extra para encontrar al tirador liberado, y por parte madrileña casi todo eran ataques de uno contra uno y ni siquiera acababan bien la mitad.

El Murcia se gustó. Consiguieron que no hubiera segunda parte, que el average cuente a su favor a la hora de desempatar y que el Estudiantes fuera el protagonista del segundo mejor partido de su historia como visitante (+24).

El efecto es doble: felicidad extrema para el Murcia, que ve que en dos jornadas ha recuperado ya una buena parte del terreno y deja atrás también al Breogán, y desolación en el Estudiantes, que repite errores pasados, se fue cabreado por el vaivén de antideportivas pitadas y con Gentile fuertemente dolorido tras estamparse de bruces contra el suelo y con un partido en San Sebastián en el horizonte que hace sólo unas horas no pensaban que fuera a contar tanto.

La fiesta fue completa en la expedición visitante: Edu Durán anotó sus primeros puntos en la Liga Endesa y Luka Mitrovic consiguió el que pone a la competición en 2.500.000 en el total de su historia. Un círculo se cierra y un horizonte de esperanza se abre para un UCAM Murcia reinante en el WiZink Center.