NCAA

Duke y la historia: ¿puede copar el top 3 del draft de la NBA?

Duke y la historia: ¿puede copar el top 3 del draft de la NBA?

STREETER LECKA

AFP

Más allá del 1 seguro para Zion Williamson, Duke puede lograr algo que no ha pasado nunca en la historia del baloncesto universitario.

Zion Williamson: todo gira en torno a Zion Williamson de cara al draft 2019 de la NBA. Una nueva especie, un tipo de jugador que no se había visto antes: dos metros raspados y 130 kilos con una agilidad y una capacidad de salto sencillamente insólita. Un espectáculo en la pista que apunta a jugador generacional y que era la principal razón por la que la Duke de Mike Krzyzewski era, a principio de curso, la gran favorita a un título universitario a cuya resolución no llegará en la pole position por, precisamente, el tremendo susto que dio Zion por su lesión de rodilla, con la polémica que acompañó con sus zapatillas Nike, que literalmente explotaron, en el duelo de máxima rivalidad regional ante los Tar Heels de North Carolina.

Finalmente, la lesión no fue de importancia, Zion jugará el March Madness con Duke y desde luego se mantienen intactas sus opciones de ser número 1 del próximo draft de la NBA. De hecho, todo lo que no sea que su nombre sea el primero que pronuncie Adam Silver el 20 de junio en el Barclays Center de Brooklyn sería una sorpresa ahora mismo histórica. La temporada ha despejado cualquier duda sobre la jerarquía de Zion con respecto a precisamente, un compañero suyo en Duke, el escolta canadiense RJ Barrett. Otro producto del 2000 cuyo nombre estaba marcado para este draft 2019 desde hacía año, Barrett tiene también hechuras de jugador franquicia no debería caer más abajo del número 4 del draft. De hecho está promediando 23,4 puntos, 7,5 rebotes y 4,2 asistencias. Pero es que junto a ellos, Coach K y Duke se apuntaron otro tanto: Cameron Reddish, un 2-3 que llegó con aroma de gran estrella desde Pensilvania y que forma junto Zion y Barrett un trío que está jugando su primera y única temporada universitaria (los tres se irán a la NBA) en una Duke que necesita recuperar, a pesar de ellos tres, sus mejores sensaciones de cara a un torneo donde asoman rivales sin estrellas tan rutilantes pero con mejor funcionamiento colectivo: Virginia, Gonzaga, Kentucky, North Carolina...

A principio de temporada, y cuando Duke firmó tal éxito en su reclutamiento de nuevos talentos, se planteó una hipótesis hasta ahora impensable: ¿puede una universidad tener a los tres primeros del draft en sus filas? Parecía, desde luego, que así podía ser. Desde entonces, la temporada ha iluminado a otras estrellas (a ninguna tanto como al base Ja Morant, de Murray State) y ha puesto en entredicho, al menos lo suficiente para que caiga alguna posición, a uno de los miembros del big three, un Reddish que promedia 14,3 puntos pero cuyo rendimiento ha estado por debajo del esperado. Sin embargo, muchos ojeadores NBA creen que el potencial para anotar mucho y abrir el campo en la NBA sigue intacto, así que el top 3 de Duke todavía es una posibilidad muy real.

De hecho NBC mantiene, antes de un March Madness que siempre provoca algunos ascensos y descensos, a los tres en cabeza y en ese orden lógico: Zion, Barrett y Reddish. Para NBAdraft.net son 1, 3 y 5, con Ja Morant en el 2 y Rui Hachimura (la estrella de Gonzaga) en el 4. Para Tankathon, son 1,3 y 4 con Morant una vez más en el 2. El mimos ranking hace Bleacher Report mientras que Sports Illustrated les da el 1 (Zion), 4 (Barrett) y 5 (Reddish) con Morant en el 2 y Jarrett Culver (escolta de Texas Tech) en el 3.

Así que si no sucede nada extraño, el draft será histórico para Duke. Jamás una universidad ha tenido a las tres primeras elecciones en el mismo año. Pero es que ni siquiera es habitual que cuente con dos entre las tres primeras. Si Zion y Barrett (la combinación más probable) lo consiguen, se unirán a una ilustre lista de solo cinco parejas: Kareem Abdul Jabbar (entonces Lew Alcindor) y Lucius Allen (1 y 3 para UCLA, 1969), Jay Williams y Mike Dunleavy (2 y 3 para Duke en 2002), Emeka Okafor y Ben Gordon (2 y 3 para UConn, 2004), Anthony Davis y Michael Kidd-Gilchrist (1 y 2 para Kentucky, en 2012) y Andrew Wiggins y Joel Embiid (1 y 3 para Kansas, 2014).

De hecho, desde que se instala el primer formato considerado moderno de draft en 1966 (con moneda al aire y orden inverso al número de victorias y sin elecciones territoriales), solamente una vez ha habido tres jugadores del mismo college en el top 3 de un draft: en 2007 Florida lo logró con Al Horford (3), Corey Brewer (7) y Joakim Noah (9). Y ese sí parece algo que tienen absolutamente asegurado las tres joyas de Duke.