NCAA

March Madness: qué es y cómo funciona el gran torneo anual del baloncesto estadounidense

March Madness: qué es y cómo funciona el gran torneo anual del baloncesto estadounidense

Rob Carr

AFP

Una tradición de ocho décadas, cuatro regiones, 68 equipos antes del primer cruce: así se compone y se juega el gran torneo universitario.

Como cada año, llega marzo y se desata la locura en el baloncesto estadounidense: es tiempo del torneo universitario, el NCAA Division I Men's Basketball Tournament. El March Madness: la locura de marzo. Uno de los hitos del calendario deportivo en Estados Unidos y una explosión mediática sin comparación en el baloncesto; Nada, ni las finales de la NBA, se aproximan a lo que genera el torneo universitario, en todos los sentidos. en EE UU. Sus grandes rivalidades están en la esencia misma de su deporte y en la vida de sus ciudadanos. Héroes, villanos, remontadas, desastres, guiones más propios de Hollywood, apuestas que saltan por los aires, historias que acaparan los medios de comunicación... por algo se llama la locura de marzo.

El torneo elige, cada año, al campeón del baloncesto universitario y a él acceden, después de la temporada, 68 equipos de la máxima categoría del país, la División I de la NCAA (National Collegiate Athletic Association). Su historia, aunque su formato y disposición ha ido evolucionando a lo largo de los años, se remonta a 1939 y se debe a la idea de varios entrenadores, a la cabeza Harold Olsen, de Ohio State. Su palmarés lo domina UCLA (11 títulos), seguida por Kentucky (8), North Carolina (6) y Duke e Indiana (5). Pero desde que se expande a 64 equipos en 1985, Duke es la gran dominadora (sus 5 han llegado en ese tramo) por delante de North Carolina (4). Dos rivales históricos de Carolina, frente a frente. Desde 2011 todos los partidos se pueden ver en directo en cualquier lugar del mundo, y desde 1969 el torno ha sido televisado. Ahora los derechos en EE UU pertenecen a TNT, CBS, TBS y TruTv.

Cuatro regiones compitiendo a todo o nada

El torneo se organiza por rondas y en partidos de eliminación directa. El cuadro (el famoso bracket sobre el que se hacen las apuestas en Estados Unidos) se divide (con esta nomenclatura desde 2007) en cuatro regiones: East, South, West y Midwest (Este, Sur, Oeste y Medio Oeste). De cada región, con los partidos en sedes neutrales preseleccionadas, sale un campeón regional que avanza a la Final Four, la final a cuatro: las semifinales y final de las que sale el campeón y que se celebra, como gran colofón, el primer fin de semana de abril.

La estructura del torneo es la siguiente: una primera ronda (First Four) que reparte las cuatro últimas plazas para que se pase a las 64 del torneo definitivo y tres semanas con cinco rondas más: first round (primera), round of 32 (segunda), sweet 16 (semifinales regionales), elite 8 (finales regionales) y las semifinales y final que conforman la Final Four, el sábado y lunes del fin de semana definitivo. Todos los partidos, hay que insistir porque esa es la verdadera esencia del torneo, el combustible de la locura, son a eliminación directa: el que gana avanza, el que pierde se va a casa.

Las 68 plazas se distribuyen así: 32 son para los campeones de las 32 Conferencias de la Division I. Reciben automáticamente plaza en el torneo. Las otras 36 las da por invitación un comité de selección de la NCAA; que hace su anuncio en un gran evento televisado (el Selection Sunday). Los equipos se dividen por regiones: en el cuadro final tras los partidos del first four, 16 en cada una de las cuatro. En ellas, se colocan por ranking, del 1 al 16. Y así van jugando: el 1 contra el 16, el 2 contra el 15... de tal forma que los dos mejores de cada región solo pueden enfrentarse en al final regional, con un billete para la Final Four en juego.

El comité de selección de la NCAA elabora el ranking de los 68 equipos, del 1 al 68, y de ahí se va componiendo el bracket: los cuatro primeros se reparten entre las cuatro regiones como cabezas de serie de cada una de ellas, los cuatro siguientes serán los cuatro números dos y así sucesivamente. Establecido el cuadro, comienza la locura, las tres semanas en las que el baloncesto se apodera de Estados Unidos y que acaban con una universidad coronada como la gran reina del país.