NBA

Por qué a Doncic le interesa perder y mucho de aquí a abril

Los Mavericks tienen el octavo peor récord de la Liga con 27-36, pero su elección de draft para el próximo verano corre peligro si no empiezan a perder.

El 10 de abril termina la temporada regular de la NBA y los récords de cada equipo ese día serán los que marquen no sólo quién entra en playoffs. También las posiciones del draft del próximo verano que tendrá lugar el próximo 20 de junio en Nueva York. Un acto en el que muchas franquicias ponen todas las esperanzas de futuro. Pero antes de llegar allí, ya con las posiciones definidas, hay una lotería en la que se sortean esos puestos. En este caso será el 14 de mayo, y ahí es donde los equipo se la juegan en primera instancia, porque de ese sorteo depende su puesto en el draft.

Y los Dallas Mavericks, que hace tiempo que decidieron tirar el año para juntar a Porzingis con Luka Doncic, todo esto pensando en la temporada que viene ya que el letón no va a jugar ni un minuto en ésta, tienen su objetivo inmediato en ese draft. El problema es que si quieren tener una elección de primera ronda necesitan que en la lotería de mayo les toque uno de los cinco primeros puestos. La razón es que en el traspaso de Luka Doncic con Atlanta (quienes eligieron al esloveno en el número 3 del pasado draft), los Mavs les enviaron a Trae Young y una primera ronda. Esa primera ronda es protegida top-5 este año y en 2020, top-3 en 2021 y 2022 y sin protección en 2023.

Cómo funcionan las protecciones

¿Qué significa eso de las protecciones? Que si el equipo que traspasa la ronda de draft (en este caso los Mavs), queda dentro de las posiciones que indica la protección (entre las cinco primeras en el caso de este año), mantienen la elección. Es decir, que a los texanos sólo les vale uno de los cinco primeros puestos del draft si quieren hacerla efectiva. A partir del sexto, la elección sería para los Hawks. Dando por hecho que a partir de la próxima temporada los de Dallas ganarán más partidos al contar con Porzingis y, seguramente, alguna incorporación más en verano, la mejor opción para ellos de poder elegir con ese pick es este verano.

Por eso tienen que perder todo lo que puedan de aquí a final de temporada, algo que ya han empezado a hacer. Sus dos últimos partidos son buena muestra de ello: 81-111 ante Memphis (rival directo) y 127-88 en Brooklyn. Pero la cosa no es tan fácil como firmar uno de los cinco peores récords ya que, como he comentado anteriormente, hay un sorteo, la lotería del draft, que es la que define los puestos definitivos de cada equipo. Y lo hace con unos porcentajes ya designados, esta vez sí, dependiendo del puesto final en la clasificación.

La NBA decidió cambiar esos porcentajes en 2017, aunque éste será el primer año que se ejecute. La razón del cambio era igualar las opciones de todos los equipos para conseguir una mejor posición en el draft, reduciendo la diferencia de posibilidades de ser número 1 entre unos puestos y otros. En este tuit que puso en 2017 Adrian Wojnarowski se puede ver las posibilidades que tiene cada posición de llevarse el número 1, estar en el top-3 y en el top-5, comparadas con las que tenían hasta el pasado verano, cuando aún se aplicó la antigua fórmula.

Como se puede ver, se han igualado las opciones de los tres peores equipos de llevarse el número 1 del draft, así como la distancia de estos con el resto. Y lo mismo con las siguientes posiciones. En principio esto debería evitar situaciones de tanking descarado como se veían otros años, en los que varios equipos se dejaban ir por intentar quedar el último de la clasificación. Ahora da lo mismo quedar último, penúltimo o antepenúltimo, y si quedas del cuarto por la cola para arriba tampoco hay tanta distancia como antes.

Las posibilidades de los Mavs

Pero en el caso que nos ocupa, que son los Dallas Mavericks, su objetivo es entrar en el top-5. En su actual posición, la octava peor de la Liga, tienen un 26% de opciones de llevarse una de las 5 primeras elecciones. Si miramos la tabla, hay cuatro equipos que parece imposible que les puedan adelantar: Knicks (13-51), Suns (14-51), Cavs (16-48) y Bulls (18-46), todos ellos a unas diez vitorias o más de distancia con 18 partidos por jugarse en el mejor de los casos.

Los que tiene inmediatamente detrás y que sí podrían pasarle en la clasificación son los Washington Wizards (26-37, sólo una derrota más) y los Memphis Grizzlies (25-40, a tres victorias de Dallas y con los que se verán las caras aún dos veces). Por cierto, que los Grizzlies están en una situación similar a los Mavericks, pero en este caso con los Celtics. Si no se llevan una de las 8 primeras elecciones, su pick irá a parar a Boston.

Y el séptimo equipo que tiene por detrás y que está en tierra de nadie (22-43, por el 27-36 de los Mavs) son precisamente los Atlanta Hawks, el conjunto menos interesado de toda la Liga en que los texanos se lleven una de las cinco primeras elecciones en la lotería. Eso significaría que este año se quedarían sin ella. Cuesta imaginar que al final de temporada, si ambas franquicias llegan igualadas en la clasificación, los Hawks vayan a querer ganar partidos para acabar adelantando a los Mavs.

Así que lo lógico es pensar que el mejor escenario para ellos sea tener el sexto peor récord, dejando que les pasen Wizards y Grizzlies. Y con ese sexto puesto en la lotería tendrían un 37% de opciones de quedar en el top-5 del próximo draft. No es un gran porcentaje pero tampoco es descartable. Y la primeras posiciones del próximo draft (Zion, Barret, Morant, Redish) vienen lo suficientemente potentes como para sacrificar todas las victorias posibles este año. Elegir a uno de esos jugadores puede cambiar completamente el futuro de la franquicia y de Doncic en la NBA.