New Orleans Pelicans

GUÍA NBA 2018-2019

GUÍA NBA TEMPORADA 2018-19

New Orleans Pelicans: comienza ya la cuenta atrás para Davis

Anthony Davis

Layne Murdoch Jr.

GETTY IMAGES

Se acerca el siguiente paso en el futuro de un jugador que aspirará al MVP esta temporada. ¿Pueden los Pelicans posicionarse mejor para retenerlo?

AÑO DE CREACIÓN: 2002

PABELLÓN: Smoothie King Center

PROPIETARIO: Gayle Benson

GENERAL MANAGER: Dell Demps

ENTRENADOR: Alvin Gentry (desde 2015)

TÍTULOS: -

PASADA TEMPORADA: 48-34 (eliminado en segunda ronda).

PRINCIPALES ALTAS: Julius Randle, Jrue Holiday, Jahlil Okafor

PRINCIPALES BAJAS: DeMarcus Cousins, Rajon Rondo.

CONTRATOS MÁS ALTOS 2018-19: Jrue Holiday (25,9), Anthony Davis (25,4), Nikola Mirotic (12,5), Solomon Hill (12,2).

PRINCIPALES JUGADORES EN ÚLTIMO AÑO DE CONTRATO: Nikola Mirotic, Julius Randle (player option 2019-20), Elfrid Payton, Darius Miller, Ian Clark, Alexis Ajinca.

PLANTILLA: Pincha en este enlace

ANÁLISIS: impulso o vértigo, un futuro en manos de Davis

El número 1 del draft siempre es un billete de lotería muy preciado, pero algunos años es el gordo de Navidad y el Euromillón, todo en uno. Así era en 2012, cuando Anthony Davis fue elegido por New Orleans Pelicans (entonces Hornets, todavía). Al margen de algunos problemas de lesiones, Davis ha respondido a lo grande y está en todas las quinielas como uno de los máximos aspirantes al próximo MVP. Ya es un top 5 de la liga y la pasada temporada firmó sus mejores números en partidos, minutos, puntos, rebotes y asistencias. Y lideró la NBA en tapones. Pero Anthony Davis va a cumplir durante el curso 2018-19 veintiseis años. Y podrá salir al mercado vía player option en el verano de 2020. Y acaba de firmar con Klutch Sports, la empresa de representación de Rich Paul, mano derecha de LeBron James. Glups.

Así que la nueva temporada será un casting permanente para los Pelicans, que tendrán que demostrar que son los mejor posicionados para retener a una estrella que solo ha jugado hasta ahora tres series de playoffs en la NBA. De lo contrario, el próximo verano comenzará definitivamente la cuenta atrás, con los buitres del mercado volando en círculos sobre la relación de Davis y la franquicia de Luisiana, que la pasada temporada rondó quedarse otra vez fuera de playoffs pero acabó en ellos... y pasó por encima de unos Blazers que tenían factor cancha. Después fueron eliminados por los Warriors. Antes se había lesionado de gravedad DeMarcus Cousins, justo cuando su pareja con Davis empezaba a hacer estragos. Y en el mercado el pívot (todavía recuperándose de su tendón de Aquiles) firmó con los Warriors entre rumores de que los Pelicans no querían, en realidad, darle un contratazo después de una lesión tras la que pocos pívots vuelven a ser lo que eran y de unos playoffs en los que el equipo había jugado de maravilla sin él, con Davis como cinco, más tiro exterior y mucho más ritmo de juego.

También se fue Rondo, que jugó a un nivel excelente y formó una pareja perfecta con Jrue Holiday, que por fin pudo rendir sin lesiones (81 partidos) y demostrar que es un guard de nivel all star (lo fue en 2013, todavía en los Sixers). Como reacción a las salidas, los Pelicans firmaron a Elfrid Payton (que evidentemente no es Rondo) y a Julius Randle, que evidentemente no es Cousins... pero que puede romper en pieza muy importante en un juego interior en el que puede combinar con Davis como ala-pívot y con Mirotic como pívot. El español, por cierto, comenzó la temporada en plena pesadilla en Chicago tras el incidente con Portis y la acabó a su mejor nivel NBA, un complemento excelente para Davis y un tremendo impulso para una revitalizada carrera en la liga a la que también le esperan dudas... y oportunidades: será agente libre el próximo verano.

Todo lo que no sea volver a los playoffs serán muy malas noticias para los Pelicans, con la salida de Anthony Davis alargando su sombra sobre NOLA. Hay jugadores de los que es difícil saber qué esperar y de cuyas prestaciones puede depender el impulso último del equipo: Frank Jackson por fuera, Jahlil Okafor por dentro. El pívot, en prácticamente su última oportunidad aunque solo tiene 22 años, ha llegado a la pretemporada en su mejor forma física y dispuesto a redefinir su juego. Solo los más optimistas apostarían ahora por él, pero son esas pequeñas bazas que necesitan que caigan de su lado los Pelicans, a los que un mal golpe de viento en un Oeste ultra competitivo (y, desde luego, cualquier lesión importante de Jrue y Davis) dejará a un lado en el camino y con el futuro llenándose de nubarrones. Año importante.

0 Comentarios

Normas Mostrar