NBA

Spurs, Celtics, Lakers... ¿Cuál es el mejor big three de la historia?

Spurs, Celtics, Lakers... ¿Cuál es el mejor big three de la historia?

Del Showtime a los Celtics de Larry Bird, el trío de los Spurs, el Ubuntu de Boston o el súper equipo de Miami: los mejores big threes.

El concepto big three fue en su momento objeto de debates y análisis, especialmente en los años en los que a los Celtics de Kevin Garnett, Paul Pierce y Ray Allen sucedieron en el Este los Heat de LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh. ¿Cómo se formaban? ¿Cuál era más big three que cuál? Después, el propio concepto se expandió (big four incluidos) y el debate se trasladó al escenario (en gran parte solapado) de los súper equipos, otro término más o menos difuso más allá de sus ejemplos más evidentes y en función de si se miden métodos de formación, suma de talento, resultados...

Para las nuevas generaciones, el concepto de big three reapareció (casi apareció) con Pierce, Garnett y Allen, los Celtics campeones en 2008 al grito de Ubuntu. Pero entonces ya estaban (y siguieron) Tim Duncan, Manu Ginóbili y Tony Parker, por resultados el mejor trío de siempre. Pero de forma mucho más mayoritaria se suele asumir que el temible frontcourt de los Celtics de los 80 fue el primer big three: Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish.

El título les iba al pelo porque se refería a su categoría pero también a su infernal tamaño en las zonas de los 80. Pero ante hubo otros: en los propios Celtics no se habla de un big three especialmente delimitado en la era de Bill Russell porque fue tan larga su dominación que se pueden hacer varias combinaciones alrededor del legendario pívot. En los Lakers, antes del Showtime estuvieron Wilt Chamberlain, Jerry West y Elgin Baylor... Y antes (o más bien en paralelo a Russell) se detecta el, para los arqueólogos de la competición, primer big three: Bob Pettit, Cliff Hagan y Clyde Lovellette, que perdieron con St. Louis Hawks las Finales de 1960 y 1961 contra (como todo el mundo en aquella época) los Celtics.

En 1961, por ejemplo, Pettit promedió 27,9 puntos y 20,3 rebotes; Hagan 22,1+9,3 y Lovellette 22+10,1. Y el esencial “The Breaks Of The Game” de David Halberstam ya hablaba de ellos así: “La gran estrella era Bob Pettit, uno de los mejores jugadores de la historia. Y había otros dos muy famosos, Clyde Lovellette y Cliff Hagan. El big three, los llamaban, y el trabajo del resto del equipo era que ellos siguieran siendo las grandes estrellas”.

Hecho este recuerdo a los que estaban mucho antes de la primera NBA que recordamos, estos son siete big three inolvidables, por orden cronológico (que cada uno luche sus batallas) y sin que eso signifique que otros grandes equipos no lo fueran. Simplemente la tercera pata no era del nivel de las otras (los Lakers de Kobe y Shaquille como ejemplo perfecto), ese concepto de trío no era esencialmente definitorio (cualquier versión de los Pistons campeones) no se trata solo de haber sido divertidísimos (el Run TMC de los Warriors: Hardaway, Mullin y Richmond) o el concepto clave del equipo será finalmente otro (los citados Celtics de Bill Russel, los Warriors actuales a los que ya recordaremos el big four con Kevin Durant). Así que, hechas estas apreciaciones, ahí va:

WILT CHAMBERLAIN, JERRY WEST, ELGIN BAYLOR (LOS ANGELES LAKERS)

Cuando los Lakers por fin fueron campeones en 1972 (uno de los mejores equipos de la historia: 69-13, 33 victorias seguidas...) Baylor se acaba de retirar abruptamente después de nueve partidos por problemas ya insoportables en las rodilla. Se marchó con un 0-8 en Finales por el 1-9 de Jerry West. Esas derrotas ante los Celtics (West llegó a detestar el color verde en todos los órdenes de la vida) marcaron a un equipo en el que Chamberlain ya estaba en declive pero seguía siendo Chamberlain, West acabó siendo el logo de la NBA y Baylor anticipó un baloncesto de vuelos imposibles que luego continuaron Julius Erving y Michael Jordan. En la 1969-70, por ejemplo (derrota en las Finales ante los Knicks), Chamberlian promedió 27,3 puntos y 18,4 rebotes, West 31,2 puntos y 7,5 asistencias y Baylor 24 puntos+10,4+5,4.

LARRY BIRD, KEVIN MCHALE Y ROBERT PARISH (BOSTON CELTICS)

Uno de los equipos que ayudó decisivamente a convertir la NBA en lo que es ahora. Bird llegó en 1979 tras haber sido número 6 del draft un año antes y en 1980 una jugada maestra cambió con los Warriors el número 1 por el 3 (sería McHale) y Parish. Cinco Finales, tres títulos (1981, 1984 y 1986) con un frontcourt imposible hasta para los Rockets de Olajuwon y Sampson, su rival en 1986. Aquel equipo (con Danny Ainge, Dennis Johnson y Bil Walton) es otro de los mejores de siempre (67 victorias, 40-1 en el Garden...). Bird promedió 25,8 puntos, 9,8 rebotes y 6,8 asistencias. McHale 21,3 puntos y 8,1 rebotes y Parish 16,1 puntos y 9,5 capturas. Aunque a este equipo siempre se le recordará por sus tremendos duelos contra el siguiente inquilino de la lista...

MAGIC JOHNSON, KAREEM ABDUL-JABBAR Y JAMES WORTHY (LOS ANGELES LAKERS)

Si los drafts de 1978 y 1980 forjaron el trío de los Celtics, los Lakers se hicieron en el de 1979 con Magic Johnson (tras ganar una moneda al aire con los Bulls por el número 1) y en 1982 con James Worthy. Dos unos obtenidos en operaciones (compensación por la salida de Gail Goodrich a los Jazz y trade con los Cavaliers) finalmente perfectas. Antes, en 1975, Kareem había llegado vía traspaso. Y ganó dos anillos con Magic. Pero el verdadero Showtime (y otros tres títulos con seis Finales) explotó tras la llegada de Worthy, Big Game James y el referente de Michael Jordan en North Carolina.

MICHAEL JORDAN, SCOTTIE PIPEEN Y DENNIS RODMAN (CHICAGO BULLS)

El martillo pilón. Después del primer threepeat y de sus dos temporadas de ausencia, Jordan regresó a Chicago y los Bulls se afanaron en hacerle otro equipo tan competitivo como aquel con John Paxon, BJ Armstrong, Bill Cartwright (cuya llegada por su amigo Oakley fue detestada en su momento por Jordan) como ancla y Pippen y Horace Grant formando una pareja de forwards devastadora en defensa. Y vaya sí lo lograron: en aquellos tres años del segundo threepeat (1996-98) los Bulls ganaron 72, 69 y 62 partidos. Aparecieron Tony Kukoc, Ron Harper, Steve Kerr, Luc Longley... siguió Pippen, en versión casi MVP al lado del MVP y el lugar de Horace Grant se lo llevó un Rodman que promedió más de 15 rebotes por partido en ese trienio. En el año del 72-10 entre Pippen y un Jordan imperial promediaron más o menos 50 puntos, 3 rebotes y 11 asistencias. Al frente de una de las mejores defensas de la historia. Infernal.

TIM DUNCAN, TONY PARKER Y MANU GINÓBILI (SAN ANTONIO SPURS)

Otro concepto pero para muchos el big three definitivo. Un trío llegado vía draft: Duncan número 1 en 1997, Parker 28 en 2001 y Manu 57 en 1999 (saltó a la NBA en 2002). Jugaron juntos desde la llegada del argentino (Duncan ya había sido campeón en 1999 con David Robinson) hasta la retirada del ala-pívot en 2016. Siempre jugaron playoffs, nunca bajaron del 61% de victorias en una Regular Season, se llevaron cuatro títulos con un arco de once años (2003, 05, 07 y 14). Y son el trío con más victorias en Regular Season (701, lejísimos las 540 de Bird, McHale y Parish) y con las tres parejas más exitosas de la historia de los playoffs: Ginóbili-Parker (132 victorias), Duncan-Parker (131) y Duncan-Ginóbili (126).

PAUL PIERCE, KEVIN GARNETT Y RAY ALLEN (BOSTON CELTICS)

La vida de Paul Pierce cambió cuando, angelino y fan de los Lakers, los Celtics le direon el número 10 del draft de 1998: el destino le guardaba sitio como un icono de la franquicia que odiaba en su niñez. Sobre todo gracias al verano de 2007, cuando un 28 de junio el equipo se hizo vía traspaso con Ray Allen y un 31 de julio hizo lo propio con Kevin Garnett. Juntos abrazaron, con Doc Rivers, a los mandos, la tradición (la llamaron Ubuntu) de los Celtics solidarios y ultracompetitivos de Bill Russell y ganaron el anillo de 2008 ante, cómo no, los Lakers. En esa temporada 2007-08 ganaron 67 partidos con 19,6 puntos y 4,5 asistencias de Paul Pierce, 17,4 puntos y un 40% en triples de Allen y 18,8 puntos y 9,2 rebotes de Garnett. En 2010 perdieron la Final con los Lakers en siete partidos y ejercieron de némesis del primer LeBron James, que viene a continuación...

LEBRON JAMES, DWYANE WADE Y CHRIS BOSH (MIAMI HEAT)

Pat Riley reunió a un equipo de videojuego, el que llevó el debate de los big three a los súper equipos, el ultra odiado por el anuncio televisivo de LeBron y la presentación multitudinaria al estilo estrellas del Pop. El que solo estuvo reunido cuatro años y jugó cuatro Finales pero perdió dos: la primera porque los Mavericks tuvieron más química y más dureza, la última porque los Spurs jugaron uno de los mejores baloncestos que jamás se han visto. Pero se llevaron dos títulos (2012, 13) y en la segunda temporada fueron un equipo que voló literalmente por encima de sus rivales: 66-16, 27 victorias seguidas y triunfo milagroso (4-3) ante los Spurs con aquel triple salvador en el sexto partido de... Ray Allen, al que Pierce y Garnett (y Rondo, sobre todo Rondo) nunca le perdonaron del todo que se fuera con LeBron. En aquel equipo de defensa ultra presionantes (el sello de Spoelstra) y transiciones imposibles, LeBron firmó 26,8 puntos, 8 rebotes y 7,3 asistencias por partido, Wade 21,2+5+5 y Bosh 16,6 y 6,8 rebotes.

0 Comentarios

Normas Mostrar