El Real Madrid también gana sin Luka Doncic: descalificado

Turkish Airlines Euroleague

REAL MADRID 91-VALENCIA 72

El Real Madrid también gana sin Luka Doncic: descalificado

El base fue expulsado antes del descanso tras una antideportiva y una técnica. El Madrid se sobrepuso. Gran noche de Tavares y Campazzo. Novena derrota seguida del Valencia.

El Madrid ganó uno de esos partidos en los que la dificultad crece al mismo ritmo que la necesidad. Enfrente, un Valencia Basket otra vez de más a menos, a mucho menos. Fundido por las bajas y porque siempre reman los mismos. Novena derrota seguida, en caída libre y ya casi sin opciones de pasar a cuartos. El Madrid, en cambio, encontró ante el Murcia en Liga, en aquel partido con prórroga, el punto de inflexión y sube como la espuma a pesar de los contratiempos. Cinco jugadores firmaron 12 o más puntos y otros dos añadieron 9. Recupera el balance positivo (7-6) para ascender a la séptima plaza, que parece poco pero es mucho en una Euroliga tan cara.

Antes del descanso, Laso contaba hasta cinco lesionados sentados junto al banquillo y a Doncic expulsado por la suma de una antideportiva y una técnica. La dificultad del reto se redoblaba para su equipo frente al campeón de Liga, verdugo blanco en junio pasado. El Valencia, pese al mar de pérdidas en el que nadaba (11 en dos cuartos), ya había armado su reacción antes de que Doncic desfilara a patada limpia por el túnel de vestuarios.

La descalificación de Doncic

El esloveno había visto venir a Pleiss en un contraataque y sacó el brazo izquierdo para protegerse en el salto. Golpeó al alemán en el entrecejo, pero los árbitros señalaron falta al pívot del Valencia, que sangraba abundantemente. Acudieron al vídeo para ver si era antideportiva o no de Pleiss, lo que permite el reglamento, pero al contemplar la repetición cambiaron la decisión (?): antideportiva de Doncic y técnica a Vidorreta. Era el minuto 11 y cinco después Doornekamp se quedaba plantado esperando al canterano blanco en una entrada y le sacaba la falta de ataque. El esloveno reclamó un agarrón previo de Vives y los dos bases se picaron. En uno de sus gestos, y aún en plena discusión, Doncic señaló el escudo del Madrid en su camiseta y… le cayó la técnica. Descalificado y al vestuario. Camino de la ducha, y ya dentro del túnel, soltó dos o tres patadas a la estructura. La cámara le pilló in fraganti.

El Madrid rompe el duelo

El público rugía contra los árbitros y San Emeterio adelantaba a los suyos: 33-34. Podo después, Carroll replicaba. Había un partido nuevo y lo devoró el Madrid en la segunda parte, con un parcial de 48-31 y Tavares de MVP. Intimidador y efectivo, con 12 puntos sin fallo, al tiempo que Dubljevic y San Emeterio, sostenes visitantes, se diluían. De 26 puntos entre ambos (15 Dubi y 11 El Santo al descanso) a solo tres en la reanudación. De 8 de 12 en triples a 3 de 13. El WiZink Center, enardecido, hizo de la adversidad virtud. El Madrid lució brillantes ayudas defensivas y un 72% en tiros de dos para sacar de rueda al rival con Tavares y con un Thompkins eficaz en los triples (3 de 4) y poderoso en el rebote (11), mientras las asistencias las ponía Reyes (4). Y un magnífico Campazzo (8), capitán con mando en plaza para liderar a su ejército, tan diezmado como ganador.

0 Comentarios

Mostrar