EUROBASKET | OCTAVOS DE FINAL

Así es Cedi Osman, la esperanza turca: de anunciar champú a compartir vestuario con LeBron

Le llaman 'Jedi', pero no ha visto acabar ninguna de las seis primeras películas de Star Wars. Ya derrotó a España en un Europeo Sub-18 y otro Sub-20.

0
Cedi Osman.
FIBA

Cedi Osman (2,04 metros y 22 años) es la principal baza a la que se agarran en Turquía para eliminar a España y meterse en cuartos del Eurobasket. En una selección repleta de bajas (Bobby Dixon, Ersan Ilyasova, Ömer Asik, por no hablar de Enes Kanter), este joven alero ha asumido la responsabilidad de liderar al equipo anfitrión y tratar de prolongar la racha: en los dos últimos grandes campeonatos organizados en Turquía, Eurobasket 2001 y Mundial 2010, se cosecharon sendas platas. Mantener vivas las opciones de conseguir un tercer metal no les resultará fácil: España llega invicta a los cruces tras dominar y convencer en la primera fase. Todo lo contrario que los de Ufuk Sarica, que han cosechado derrotas ante Rusia, Serbia y Letonia, los otros tres países de su grupo que han accedido a octavos del grupo D.

RELACIONADO | Así es Turquía, rival de España

Jedi, un apodo que acepta de buen gusto pese a no haber visto acabar las seis primeras películas de Star Wars (“demasiado obsoletas para mi gusto”) y que le puso un apasionado de la saga como Sinan Guler —nuevo jugador del Fenerbahçe y capitán otomano—, se está desquitando de su gris final del último curso (especialmente en el playoff de cuartos la Euroliga ante el Olympiacos) encabezando las estadísticas de su equipo en puntos (17,6), rebotes (5,2) y asistencias (4). La gran esperanza otomana.

Cedi Osman, en un partido con Turquía en el Eurobasket 2017.

Pero, ¿quién es Cedi Osman? Vayamos con su presente y futuro inmediato. El escolta/alero dará el salto a la NBA una vez concluya el Europeo tras llegar el pasado julio a un acuerdo con los Cavaliers por tres temporadas y 8,3 millones de dólares. José Manuel Calderón, Derrick Rose, Isaiah Thomas, Kevin Love y LeBron James serán solo alguno de sus próximos compañeros. Tendrá que ganarse la confianza y los minutos de juego en un aspirante al título que vive pendiente de la decisión que LeBron tome el próximo verano. Temporada exigente donde las haya, aunque él no se esconde. Alcanzado el sueño de jugar en la NBA espera cumplir su próximo objetivo: "Tener una larga carrera en la NBA". "Regresar a Europa en un par de años sería una decepción para mí", admitía a principios de agosto en declaraciones recogidas por 'Eurohoops'. Seleccionado en el 31 del draft 2015, fue traspasado esa misma noche a los Cavs. Desde entonces imagina lo que es jugar junto a LeBron. “En cuanto le vea me voy a acercar a él, saludarle y pedirle un selfie. Es lo primero que haré”, desvelaba a sus seguidores en su blog de Eurohoops.

Defiende bien, tiene físico para triunfar, define bien en campo abierto, cuenta con un buen manejo de balón y es capaz de crearse sus propios tiros. No obstante, en lo que llevamos de Eurobasket no ha logrado disipar las dudas sobre su tiro exterior: 11/30 en triples. Tiempo tiene para trabajar y mejorar sus porcentajes. Desde el front office de los Cavs confían en que sea así. Su llegada rompió la política de contrataciones de la plantilla de los últimos años —jugadores veteranos y con experiencia—, una línea también alterada en posterior traspaso de Kyrie Irving.

Osman empezó a jugar al baloncesto influenciado por sus padres, aunque sus inicios fueron poco ortodoxos. Su primera canasta fue la papelera de su habitación y su primer balón ¡unos calcetines! “Tiraba durante horas”, recuerda. De padre de origen turco y madre bosniaca, Cedi nació en Macedonia. Obtuvo la nacionalidad turca por carta de naturaleza cuando a los 12 años se fue a vivir a Estambul, donde se trasladó junto a sus padres cuando aceptaron la oferta que el Anadolu Efes les presentó tanto a él como a su hermano mayor, Dzaner. Como es habitual en estos casos, los comienzos fueron complicados para la familia Osman. Poco a poco Cedi fue adaptándose y comprendiendo que podría llegar a dedicarse al baloncesto. Los ojeadores del Efes que se desplazaron a Macedonia no fallaron.

En la 2012/13, siendo aún júnior debutó con el primer equipo y ese verano disputó con Turquía el Europeo de la categoría (Sub.18). En aquel torneo se midió en dos ocasiones a España. Cayó en la segunda fase, pero Turquía se tomó la revancha en semifinales. Los españoles consiguieron el bronce gracias a un triple in extremis de Juancho y completaron un podio encabezado por su verdugo en semifinales. Un año más tarde, en el Europeo Sub-20 de 2014, Osman repitió oro ejerciendo un rol mucho más protagonista. Tanto que fue designado MVP de un campeonato en el que convirtió 20 puntos en la final ante, precisamente, España. Los Hernangómez y el resto de integrantes de la Selección tuvieron que conformarse con la plata. Este domingo buscarán venganza ante uno de los principales culpables del éxito cosechado por el baloncesto turco de formación en los últimos años.

Pero Osman ya no es una promesa como cuando prestó su imagen para anunciar una conocida marca de champú (lo normal con ese pelazo), sino una realidad que a sus 22 años es capaz de soportar la presión de todo un país, Turquía.

RELACIONADO | Entrevista a Hedo Türkoglu