Estás leyendo

La Hungría de Hanga a octavos; Rumanía y Chequia, KO

EUROBASKET | GRUPO C

La Hungría de Hanga a octavos; Rumanía y Chequia, KO

Adam Hanga, durante el partido que enfrentó a Rumanía y Hungría.

FIBA

Hanga (23 puntos) y Vojvoda (26) lideran la clasificación de los húngaros, que salvo sorpresas serán cuartos. Montenegro también estará en octavos tras vencer a la República Checa.

El Grupo C empieza a aclararse. Como pasó después de la derrota ante España, Montenegro también supo sobreponerse al palo de Croacia y venció con una comodidad inesperada a la República Checa (75-88), que se ha caído al ritmo que lo ha hecho Satoransky (13 puntos, pese a todo). Sometido a una sobrecarga excesiva de minutos, el exjugador del Barça ha terminado acusando el cansancio y con él, toda la selección. Huérfana de Vesely, y con Satoransky con el depósito de gasolina en la reserva, se ha quedado descabezado y sin ideas.

Para Montenegro, que está clasificada, apunta a la tercera plaza del grupo por detrás de España y Croacia (veremos en qué orden), el partido fue baño y masaje. Tanjevic mantuvo su idea de dejar en el banquillo a Dubljevic pero esta vez la decisión careció de peso. Nikola Vucevic se bastó para asumir el liderazgo del grupo. Con Rice también en el banquillo de salida, el juego giró alrededor del pívot de los Magic y no encontró oposición en la ‘bajita’ Chequia. Han perdido fuelle hasta sus fieles, que ven resignados como un equipo que apuntó a revelación en el anterior Eurobasket está hecho papelillos en este y salvo milagro se volverá a las primeras de cambio. Montenegro cerrará la primera fase ante Rumanía. Otro partido de entrenamiento antes del cruce en Estambul.

Rumanía 71-Hungría 80

En el ambiente más caliente del torneo y en un partido a cara de perro en el que los dos necesitaban ganar, Hungría tumbó a Rumanía (71-80), a la que dejó fuera matemáticamente del torneo. El resultado, de rebote, también elimina a la República Checa, que no tendría ninguna opción en un hipotético y más que improbable triple empate con Montenegro y los húngaros. Los magiares deben dar las gracias a dos jugadores especialmente por su clasificación: David Vojvoda y Adam Hanga. El primero pone el corazón. El nuevo fichaje del Barça hace de base con Hungría. Tiene pausa y la cabeza fría. Estaba feliz por conseguir llegar a Estambul. Hungría ya ha cumplido.

Frío en anteriores tardes, el Polyvalent Hall fue esta vez una caldera. Más de nueve mil espectadores lo pusieron a alta temperatura, con continuos piques entre rumanos y húngaros. Esta vez la gasolina le dio para más a los de Marcel Dan Tenter, que se apoyaron en el partidazo de su capitán, el zurdo Andrei Mandache (24 puntos). No fue, sin embargo, suficiente ante Hanga (23 puntos) y Vojvoda (26), próximos rivales de España, que hicieron un esfuerzo más para llevar a su país, campeón en el lejanísimo 1955, a la ronda de octavos de final, ya en el Sinan Erdem Arena de Estambul. Rumanía luchó hasta el último minuto pero Hanga forzó una inteligente falta en un rebote ofensivo con 71-75. Ahí acabó el sueño de la anfitriona en Cluj. A capela, los rumanos despidieron a sus gladiadores con el himno rumano.

0 Comentarios

Normas Mostrar