LeBron James (35+8+7) también se corona como 'Rey del Norte'

RAPTORS 94 - CAVALIERS 115 (0-3)

LeBron James (35+8+7) también se corona como 'Rey del Norte'

El partido llegó abierto al último cuarto (77-79), pero los Cavs pusieron orden con un 17-36 de parcial. Lowry no jugó y el despertar de DeRozan de nada sirvió.
Michigan-Villanova en directo y en vivo

Ayer me recordaba un amigo, expectante por ver el tercer partido de la semifinal entre Cleveland y Toronto, que los Cavs también viajaron el curso pasado a Toronto con un 2-0 a favor y regresaron a Ohio con un 2-2. No será así este año. Como mucho lo harán con un 3-1. Y eso suponiendo que la serie viaje de nuevo a 'The Q'. Lo que, visto lo visto, parece muy improbable. Por sensaciones y por el absoluto dominio que está ejerciendo LeBron James. Quién hubiera imaginado hace unos años, cuando aún se esgrimía aquello de que es solo físico, que el mejor momento de su carrera se lo veríamos a sus 32 años y con una brutal carga de minutos a la espalda. Pero es así. Lo demostró en las dos últimas Finales y lo ha vuelto a refrendar a lo largo de toda la temporada y en lo que llevamos de playoffs. 

Ante su afición, los Raptors aguantaron tres cuartos (77-79) el envite de los campeones. Aunque en el último y decisivo acabaron desplomándose con un 17-36 de parcial que refleja la diferencia actual entre ambos equipos: años luz. Con Kyle Lowry (esguince en el tobillo) ausente, Toronto necesitaba al mejor DeRozan para tener alguna opción. El escolta despertó: los 37 puntos que convirtió —con 12/23 en tiros de campo y un inmaculado 13/13 desde la personal— suponen un nuevo récord personal en los playoffs. Pero eso sí, llegada la hora de la verdad se diluyó como hizo el resto de su equipo. Cleveland apretó en defensa (recibió 7 tantos en los primeros 8:30 minutos del cuarto periodo) y LeBron (35 tantos, 8 rebotes y 7 asistencias para un +20 en 41 minutos, otro día más en la oficina) se encargó de ejecutar a los dinosaurios.

Unos dinosaurios que están al borde de la extinción y cuyo proyecto actual da la sensación de tener las horas contadas. Para mantenerse con vida deberán salvar el primer match ball este domingo. Dwane Casey apela al orgullo: "Nadie quiere que le barran (4-0), especialmente ante tu público". Para que así sea necesitarán que Lowry regrese, DeRozan mantenga el nivel de los tres primeros cuartos, el banquillo aporte algo (13 puntos anoche entre todos los reservas), Ibaka (12) mejore sus prestaciones y maniatar a LeBron. Esto último se antoja como una misión (casi) imposible.

Ni el ambiente hostil del Air Canada Centre ("tuvimos que manejar a la tormenta"), ni el 15-6 con el que Toronto cerró la primera mitad para irse arriba al descanso (52-49) amilanaron al de Akron. Todo lo contrario. Se ve tan superior que hasta se autoimpone retos como lanzar a canasta con la izquierda. El último de estos tiros llegó tras un precioso reverso y sirvió para poner el +21 (84-105). Kyrie Irving, gris con un 7/21 en su hoja estadística (Kevin Love y los triples de Kyle Korver bastaron para secundar al '23'), trataba de imitar entre risas la jugada desde el banquillo. We the North (somos el norte), reza el lema de los Raptors. Poco pudieron hacer para defender su tierra. Reyes en el Norte solo hay uno. Y ese es LeBron James.

   

0 Comentarios

Normas Mostrar