Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

NBA

Los Pistons volverán a jugar en Detroit 29 años después

El nuevo pabellón cuesta más de 730 millones. La NBA podrá presumir de que todas sus franquicias están en el downtown de sus ciudades.

Los Pistons volverán a jugar en Detroit 29 años después

Los Pistons por fin van a cumplir un viejo anhelo y van a dejar el Palace of Auburn Hills en el que jugaban desde 1988, a casi 50 kilómetros de Detroit y en la calle “6 Championship Drive” en honor a los seis titulados ganados allí por los Pistons (tres) y el equipo femenino, Detroit Shock, que en 2010 se trasladó a Tulsa.

La franquicia de Michigan realizó el anuncio, ahora solo falta cerrar flecos contractuales, en una rueda de prensa en la que el dueño Tom Gores compareció junto al alcalde de Detroit, Mike Duggan, y el comisionado Adam Silver. Los Pistons jugarán en el Little Caesars Arena, cuya construcción comenzó en abril de 2015 y costará más de 730 millones de dólares. Acogerá también a los Red Wings de la NHL y tendrá capacidad para unos 20.000 espectadores. De esta forma, Detroit tendrá a sus cuatro equipos de las grandes ligas (Pistons, Red Wings, Lions y Tigers) ubicados en apenas unas manzanas del downtown de una ciudad que ha hecho grandes esfuerzos en los últimos tiempos para salir de una terrible depresión económica que le hizo ganarse la reputación de, prácticamente, ciudad zombi.

Para facilitar el proceso, la franquicia ha llegado a un acuerdo de 10 puntos con la ciudad para desarrollar un “plan de beneficios para la comunidad”. En él se compromete, por ejemplo, a financiar la construcción de 60 pistas de baloncesto en Detroit (con una inversión de 2,5 millones) y a emplear a un mínimo de un 51% de residentes de la ciudad en las obras para levantar las nuevas instalaciones de la franquicia. Una forma de fortalecer los vínculos equipos-ciudad y de facilitar las ayudas públicas: el Palace of Auburn Hills que va a quedar atrás fue construido, casi una anomalía ya en el deporte estadounidense, con fondos absolutamente privados.

Además, con este cambio la NBA podrá presumir de que todas sus franquicias tendrán sus pabellones en el downtown de sus respectivas ciudades. Ya no quedará ninguno a las afueras tras las últimas mudanzas de los Kings (al Golden 1 Center), los Wizards (Verizon Center ya en 1997) y los Nets, que dejaron New Jersey para irse al corazón de Brooklyn. El AT&T Center de San Antonio no está exactamente en el downtown pero tampoco demasiado lejos del núcleo urbana de la ciudad texana.