BLAZERS 104-WARRIORS 127

Curry rompe a los Trail Blazers: primer aviso de los Warriors

Exhibición de Curry (23 puntos) en un tercer cuarto saldado con un parcial de 20-41 en el que los Warriors dieron muestran de lo que pueden ser.
Final NBA: Rockets vs Warriors

nba

Los Warriors están por ahí, claro, conociéndose en su nueva forma, arrancando. Empezó noviembre y con flashes de lo que deberían llegar a ser, todavía no un estruendo completo de 48 minutos, asfaltaron a los Blazers, uno de los equipos más peligrosos de la NBA, en el Moda Center, una de las canchas más complicadas de la NBA. 3-0 en una gira de tres partidos tras la debacle en el Oracle ante los Spurs. De menos a más, de muy poco (NOLA) a poco (Phoenix) y de ahí a bastante en Portland. Con una puerta ya más que entreabierta a lo que les hizo ser lo que fueron durante las dos últimas temporadas: circulación de balón, defensa de primer nivel… y también las explosiones volcánicas de ese genio con precisión de relojero llamado Stephen Curry, que reventó el partido en el tercer cuarto.

Hasta entonces, había mucha tela que cortar: 57-61 arrancando el tercer cuarto… y 73-107 ya empezado el último. Un parcial de 16-46 que dejó sin partido al partido, que tocó máximas en un 81-116 verdaderamente serio justo antes de que Jake Layman debutara en la NBA con 17 puntos y 5 triples en 8 minutos de la basura muy bien aprovechados. En ese tercer cuarto los Blazers perdieron 20-41… y 20-23 con Stephen Curry. El base, que llevaba 5 puntos al descanso, escaló a través de un 8/12 en tiros y 5/5 en triples. Escorzos imposibles cerca del aro y bombas desde la Bahía: eso son los Warriors con Draymond Green y Andre Iguodala subiendo revoluciones en defensa y Kevin Durant esta vez rellenando huecos por donde se le necesitaba. Sumó 20 puntos, lleva 68 partidos seguidos con al menos esa cifra y podrá igualar los 69 de Michael Jordan en la temporada 1990-91… ante su nuevo gran enemigo íntimo Oklahoma City Thunder, que visita mañana Oakland para el primer cara a cara KD-Westbrook. Seguramente eso, retos deportivos como esta visita a Oregón o trances mediáticos como el cruce con los Thunder, supone una subida de temperatura competitiva muy beneficiosa para estos Warriors que parecían estar solo de cuerpo presente.

Mira el monstruoso tercer cuarto de Curry

Y que todavía tienen mucho trabajo: en la primera parte volvieron a perder demasiados balones y a parecer a merced de un rival con más ritmo: 21-14 antes de que apareciera Ian Clark para cerrar el primer cuarto con 11 puntos casi seguidos (25-34) en ruta hacia 22 puntos sin fallo (8/8, 3/3 en triples). De la mano del base, que tiene este año una excelente oportunidad para ser importante en la rotación, el duelo de banquillos se cerró en 39-53. El del rebote 26-38. Y el de punto en la zona, demoledor, 20-68. Green (que promedia 9,2 puntos, 11 rebotes, 7,7 asistencias y 2 robos) marcó el tono en el primer cuarto, evitando el amago de debacle, y dirigió la mejor defensa de lo que va de temporada de los Warriors en el tercero. Faltó, para tener una experiencia casi integral de lo mejor de este equipo, Klay Thompson: 0/7 en triples, 0/13 en los dos últimos partidos y 3/28 en lo que va de temporada. Los tiros entrarán, evidentemente, pero ahora mismo su lenguaje corporal empieza a trascender la simple ansiedad.

Los Blazers, que quedan 2-2 y que han sido inconstantes en este inicio de temporada con derrotas duras en su pista ante los dos cocos (Clippers y Warriors) a los que se han cruzado, no están dando respuesta por ahora a algunas de las cuestiones que les separan del verdadero primer plano competitivo: la defensa, la aportación estable de los secundarios… Lillard terminó con 31 puntos y promedia 35 pero no pudo entrar al trapo en plena eclosión de Curry en el tercer cuarto, cuando solo McCollum sumaba como buenamente podía para un equipo superado y que necesita que hagan mejor uso de sus tiros liberados Harkless, Aminu y Crabbe. Lejos de lo mejor que puede dar de sí cuando el partido entró en verdadero calor, el equipo de Terry Stotts fue apenas un sparring para la primera versión sobresaliente de estos nuevos Warriors. Fue solo un tramo de partido, pero fue. Y dejó olor a comienzo. Cuidado.