El anillo que nunca pudieron ganar Karl Malone y Stockton

Utah Jazz

GUÍA NBA2016-2017

UTAH JAZZ | FRANQUICIA

El anillo que nunca pudieron ganar Karl Malone y Stockton

El anillo que nunca pudieron ganar Karl Malone y Stockton

Andrew D. Bernstein

DIARIO AS

Los Jazz no han sido nunca campeones pero nunca lo tuvieron tan cerca como con la mítica pareja Stockton-Malone. Se toparon con Michael Jordan.

Los Utah Jazz son una de las trece franquicias que jamás han sido campeonas de la NBA. Aunque estuvieron cerca, tanto como da el hecho de haber disputado dos finales (1997 y 1998). Su mala suerte fue tener enfrente a los Bulls de Michael Jordan, a quien ni siquiera una de las mejores parejas de siempre, la que formaban John Stockton y Karl Malone, pudo frenar. Ambos se retiraron sin anillo, pero forman parte de la historia de la liga y tienen su sitio en el Hall of Fame, al igual que Pete Maravich, Walt Bellamy, Gail Goodrich, Adrian Dantley, Bernard King y Spencer Haywood, otros grandes jugadores que pasaron por las filas de los Jazz.

El nombre le viene a la franquicia de su época en Nueva Orleans, cuna de este estilo musical, donde tuvo su sede desde 1974, año de su fundación, hasta 1979, cuando se trasladó a Salt Lake City. El estado mormón de Utah nunca se ha caracterizado precisamente por su vida cultural, pero el famoso apellido ha permanecido sin que nunca se haya producido un cambio por algo más representativo de la zona. Los Jazz de Stockton y Malone poseen el récord de victorias de la entidad, con las 64 de la temporada 1996-97. Aquel gran equipo liderado por este dúo legendario, uno de los mejores conjuntos de siempre que no ha logrado alzarse con el título, también ganó 62 encuentros la campaña siguiente y 60 en la 1994-95. Los Jazz llegaron a enlazar veinte cursos seguidos en playoffs, desde el 1983-84 hasta el 2002-03. En los últimos años las cosas no han ido tan bien. La última experiencia del equipo de Salt Lake City en las eliminatorias por el título fue en la campaña 2011-12. Y no pasan una eliminatoria desde la 2009-10, con Deron Williams y Carlos Boozer como estandartes. Con ellos también disputaron las Final de Conferencia en la 2006-07, el último éxito notable de la entidad. Ahora aspiran a volver a convertirse en uno de los cocos del Oeste. Materia prima hay para que la ruidosa afición del Vivint Smart Home Arena, nombre actual del pabellón de los Jazz, vuelva a vibrar con su equipo.

El propietario: Gail Miller

Gail Miller, viuda de Larry H. Miller, el responsable de convertir a los Jazz en una de las franquicias más respetadas de la NBA, es la actual dueña de la entidad, que forma parte del conglomerado empresarial Larry H. Miller Group. Además del equipo, posee 55 concesionarios de coches y 17 cines. Su marido, fallecido en 2009, compró el 50% de las acciones de los Jazz en 1985 y un año después adquirió el resto.

El general manager: Dennis Lindsey

Ocupa el cargo desde 2012, cuando sutituyó a Kevin O’Connor, actual vicepresidente de operaciones baloncestísticas de los Jazz. Llegó ese mismo año prodecente de los Spurs, donde trabajaba como asistente del general manager desde 2007. Su primera experiencia en la NBA fue en los Houston Rockets. Allí pasó once temporadas en diversos puestos. Jugó de base en la Universidad de Baylor (1987-1992).

Estrella histórica: Karl Malone

Karl Malone podría considerarse la mayor leyenda de la historia de la franquicia por el simple hecho de ser el único jugador de los Jazz que ha ganado el MVP de la Temporada (lo hizo en dos ocasiones, en 1997 y 1999) y el segundo máximo anotador de la historia de la NBA. Pero no sería justo referirse a él sin nombrar a John Stockton, el hombre que más asistencias ha dado en la liga. Ambos fueron igual de protagonistas en los mejores años del conjunto de Salt Lake City.

Momento histórico: cae la penúltima barrera

La noche más especial de los Jazz llegó el 27 de mayo de 1997 con el sexto partido de la Final del Oeste ante los Rockets de Drexler, Barkley y Olajuwon. Era la cuarta vez que Utah alcanzaba esa ronda y nunca había logrado pasar de ahí. Ese día aquella barrera quedó derribada con una emocionante victoria en Houston (100-103), tras un triple sobre la bocina de un heroico Stockton (25 puntos y 13 asistencias). El equipo de Salt Lake City por fin cumplía el sueño de clasificarse para su primera final de la NBA.

0 Comentarios

Mostrar