Houston dice adiós a Dwight Howard, Beasley, Josh Smith...

Houston Rockets

GUÍA NBA2016-2017

HOUSTON ROCKETS | MOVIMIENTOS

Houston dice adiós a Dwight Howard, Beasley, Josh Smith...

Houston dice adiós a Dwight Howard, Beasley, Josh Smith...

Kelley L Cox

USA Today Sports

En busca de una nueva química dentro del vestuario, los Rockets cambian muchas piezas de rotación y se despiden de Dwight Howard.

Los Rockets han sufrido bajas de importancia, aunque más por nombres que por relevancia real en el equipo. La ausencia de Dwight Howard puede notarse especialmente en defensa, pero en ataque no era un opción primordial en el juego de la franquicia de Texas. Los escasos 5,2 tiros por partido que promedió en la temporada 2015-16, su media más baja desde su año de novato, lo deja claro. Es el caso también de Terrence Jones, cuyos minutos fueron bajando hasta desaparecer de la rotación. Las altas expectativas que despertó en sus tres primeras temporadas en Houston finalmente quedaron en nada. Ahora competirá en la zona al lado de Anthony Davis en Nueva Orleans.

El renacido Michael Beasley sí se había convertido en un hombre importante tras su aportación en la recta final de la pasada campaña, pero la escasez de bases de los Rockets hizo que finalmente le traspasaran a los Bucks a cambio de Tyler Ennis. Podría haber sido muy útil de nuevo por su versatilidad. Menos llamativa es la marcha de Jason Terry, Josh Smith y Andrew Goudelock. Ninguno era vital para el equipo. Con D’Antoni en el banquillo, seguramente ganan más en el cómputo global de lo que han perdido con la llegada de jugadores como Eric Gordon y Ryan Anderson. Ambos son perfectamente compatibles con lo que busca el técnico italoamericano. Nené ayudará en el juego interior cuando esté disponible (no juega 70 partidos o más desde la temporada 2010-11) y el joven novato Chinanu Onuaku, buen taponador, esperará su oportunidad para ayudar también en la pintura.

Ninguno de los refuerzos convierte a los Rockets en contender, pero al menos sí deberían garantizarle una plaza en los playoffs. La química que surja en el vestuario dictará sentencia.

0 Comentarios

Mostrar