Harrison Barnes y Andrew Bogut, el precio de cumplir el sueño de Kevin Durant

Golden State Warriors

GUÍA NBA2016-2017

GOLDEN STATE WARRIORS | MOVIMIENTOS

Harrison Barnes y Andrew Bogut, el precio de cumplir el sueño de Kevin Durant

Harrison Barnes y Andrew Bogut, el precio de cumplir el sueño de Kevin Durant

Cary Edmondson

USA Today Sports

Los Warriors han tenido que renunciar a buena parte de su selvática profundidad de plantilla para reunir a su nuevo big four de ensueño.

El verano, que tan mal comenzó, de los Warriors sirvió finalmente, desde luego, para situar a Bob Myers como favorito en la casilla de salida para el premio al Ejecutivo del Año que ya ganó en 2015. Hacerse con Kevin Durant sin tocar el big three Curry-Thompson-Green y encontrar a precio de saldo soluciones de categoría como Pachulia y David West son los argumentos de una arquitectura magistral en los despachos, que sería definitivamente memorable si, por ejemplo, asomarán en el corto plazo dos rookies (Damian Jones y Patrick McCaw) que huelen a robo, o como mínimo a acierto pleno, desde los puestos 30 y 38 del pasado draft. En cualquier caso, los Warriors han reunido a Stephen Curry, Kevin Durant, Klay Thompson y Draymond Green sin perder a Andre Iguodala, MVP de las Finales 2015. Es sencillamente asombroso.

Claro que, aunque hubiera que pagarlo sin duda, todo tiene un precio. Y ese precio en este caso ha sido dos titulares (Harrison Barnes, Andrew Bogut) y algunos responsables (Barbosa, Ezeli) de la ya extinta profundidad casi selvática de una plantilla ahora más ajustada. El destino de Harrison Barnes quedó sellado con su desaparición en los tres últimos partidos de las Finales (y sus discretos playoffs 2016 en general), cuando parecía (especialmente en el séptimo partido) que un par de tiros suyos, de esos en las esquinas y absolutamente liberado, habrían bastado para reactivar a un campeón a punto entregar su corona. Se contara con Kevin Durant o no, todavía entonces una aspiración demasiado lejana, tras el último partido de la temporada flotaba en el Oracle la sensación de que los Warriors no iban a invertir 95 millones de dólares en cuatro años para averiguar si el talento gélido de Barnes es o no el de un jugador de referencia, apuesta que sí han hecho los Mavericks por un alero que es todo potencial… con riesgo de disolución. Solo con que Pachulia se adapte al rol de Andrew Bogut, dentro de sus posibilidades, será difícil que en Oakland se eche de menos nada de lo que ha quedado atrás para entrar en esta nueva era: la del big four.

0 Comentarios

Mostrar