ALL STAR 2017

Charlotte no tendrá el All Star de 2017 por su ley anti-gay

La NBA decidió cambiar el escenario del Partido de las Estrellas por la 'Public Facilities Privacy & Security Act', una ley discriminatoria con los homosexuales.

Charlotte no tendrá el All Star de 2017 por su ley anti-gay
Bob Donnan USA Today Sports

Charlotte no será la sede del All Star 2017. La NBA ha tomado esta dura decisión, con la intención de intentarlo de nuevo en 2019, por la polémica ley (Public Facilities Privacy & Security Act) aprobada en Carolina del Norte, cuyo contenido es discriminatorio para gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. El nuevo emplazamiento se conocerá en las próximas semanas con Nueva Orleans como posible escenario. "Nuestro fin de semana de las Estrellas pretende ser una celebración mundial de baloncesto, de nuestra Liga, y de los valores que defendemos (...). Y aunque reconocemos que la NBA no puede elegir la ley en cada ciudad, estado y país en el que hace negocios, no creemos que podamos acoger con éxito nuestra festividad del All Star en Charlotte por el clima creado por el HB2", subrayó la Liga estadounidense a través de un comunicado.

De hecho, se habla de la ley de este tipo “más dura de todo Estados Unidos”. Su entrada en vigor impide que ciudades y condados de Carolina del Norte tomen sus propias decisiones en estas materias. Y se trató de una reacción exprés a la aprobación en Charlotte, precisamente, de una medida que permitía a las personas transexuales elegir en los baños públicos el del sexo con el que se sintieran identificados. Los republicanos consideraban que derivará en una puerta abierta a "más violaciones y ataques de depredadores sexuales". Más allá, esta nueva ley bloqueará casi cualquier posible protección de las minorías antes mencionadas.

La decisión no sólo afecta a la imagen de Charlotte, sino también en el aspecto económico. El All Star 2014, por ejemplo, generó para Nueva Orleans un impacto económico de más de 100 millones de dólares, cifras similares a las que espera manejar Los Angeles en 2018. Mucho dinero que ya no viajará al estado de Carolina del Norte.