Competición
  • Champions League

ESPECIAL FINALES NBA

Los 10 mejores NBA sin anillo: Barkley, Malone, Nash, Iverson...

La gloria es tan efímera como inolvidable. MVP's, All NBA's, 'hall of famers', miembros del Dream Team... se quedaron sin poder conseguir el campeonato la mejor Liga del planeta.
Final en vivo: Celtics vs Cavs

Los 10 mejores NBA sin anillo: Barkley, Malone, Nash, Iverson...

Cualquier jugador que aterriza en la NBA sueña con ganar el anillo. Un premio al que todos aspiran y por el que todos compiten, pero reservado sólo para unos pocos privilegiados. Así año tras año. Ahí radica la magia del deporte y de ahí emana el espíritu de superación de los jugadores. La gran mayoría trabajan desde su niñez o adolescencia para alcanzar ese momento de gloria tan efímero como inolvidable. En sus 70 temporadas (número redondo que se alcanza en este curso 2015-16), la NBA ha encumbrado a muchas de sus leyendas, sin las cuales la Liga y este deporte no tendrían el mismo sentido. No obstante, en esta lucha de infinitas batallas sobre el parqué convertido en cancha de baloncesto, otros se quedaron por el camino. Sirva de prueba que la mitad de los 12 integrantes del original e irrepetible Dream Team (el del 92) se retiraron sin un campeonato en su palmarés. A modo de homenaje, repasamos la trayectoria de diez de jugadores superlativos a los que la suerte siempre les fue esquiva. No están todos los que debieran, otros muchos cambiarían el orden de este ranking (la subjetividad es una cualidad intrínseca al mundo del deporte), pero nadie dudará que los presentes de esta lista hubieran merecido tener al menos un anillo con la inscripción ‘World Champions’ en su mesilla de noche. Allá vamos.

1. CHARLES BARKLEY

El ‘Gordo’ Barkley cuenta con una de las personalidades más extraordinarias que jamás haya pisado un parqué de la NBA. Los más jóvenes lo recordarán por sus ya célebres intervenciones televisivas como analista y, más recientemente, por esa suerte de guerra abierta entre dos épocas y maneras de entender el juego: su propia era y la actual, encarnada en la filosofía de los Warriors. Pero lenguaraz, controvertido y polémico lo fue también durante toda su carrera. Y pocas veces dio su brazo a torcer. Tras convertirse en uno de los iconos de la Liga despuntando en unos Sixers en los que tres cuartas partes del equipo eran él mismo, recaló en Phoenix en el verano del 92 (el mismo en el que soprendió con el Dream Team en Barcelona). En los Suns encontró el apoyo de Dan Majerle, Kevin Johnson, Cedric Ceballos…  Con ellos alcanzó en 1993 sus únicas Finales, en las que se midió a un tal Michael Jordan. “Tu padre es el mejor jugador del mundo. Esta noche voy a dominar el partido”, le dijo a su hija antes de la disputa del ‘Game 2'. No faltó a su palabra, amasó 42 puntos y 13 rebotes que se estrellaron contra el 42-12-9 firmado por ‘Air’ (la segunda vez en la historia que dos jugadores superaban la barrera de los 40 en una eliminatoria por el título). Cuenta que regresó a casa y se encontró a su hija llorando: “Has vuelto a perder”. “Creo que Jordan es mejor que yo”, contestó. La niña de tres años no sportó su abatimiento: “Papá, nunca antes habías dicho eso”. “Jamás me había sentido así hasta ahora”, le respondió. Una anécdota que reveló años después de su retiro y que enaltece la grandeza de un jugador irrepetible. Irreprochable en su entrega, admirado por su juego. Decían que era demasiado bajo (1,98 metros, la misma altura que MJ, un escolta) para ser un ala-pívot. Pues compitió y doblegó en el poste a rivales que le sacaban una cabeza. Poco importó que parecería estar pasado de peso: machacaba con ímpetu, masacraba a sus defensores con su característico fadeaway, los volvía locos con su agilidad bajo un aro que le respetaba como a pocos... El señor de los rebotes no llegaba a los 2 metros.

El legado de Charles Barkley

16 temporadas: 22,1 puntos (54,1% en tiros de campo), 11,7 rebotes, 3,9 asistencias en 36,7 minutos. 1 vez MVP (1993), 11 veces all star (MVP en 1991), 5 veces All NBA, 1 vez líder de la Liga en rebotes.

Tope en Playoffs: 1 vez finalista (1993 con los Suns).

2 veces campeón olímpico (1992 y 1996). En el Hall of Fame desde 2006.

2. ELGIN BAYLOR

Fue uno de los tiradores más espectaculares que he visto en mi vida. Pocos pueden compararse con él”. Son palabras del logo de la NBA, Jerry West. Su carrera nos queda tan lejana en el tiempo (se retiró a comienzos de los 70, cuando los Duncan o Garnett —los actuales abuelos de la Liga— ni siquiera habían venido al mundo), que a muchos puede que les resulte un completo desconocido. Gran injusticia ante el que probablemente sea uno de los mejores aleros de todos los tiempos. No destacaba por su (1,96 metros), pero reboteaba como si fuera el pívot más dominante y leía el juego con una facilidad pasmosa. Pero, sobre todo, era un consumado killer. Un anotador bestial que se crecía ante los grandes retos, no en vano fue durante cuatro temporadas consecutivas el líder en puntos por partido de los Playoffs. Sus suspensiones y tiros a tablero en penetración marca de la casa aún son recordados por los más viejos del lugar tanto en Minneapolis como en Los Ángeles. En unos Lakers junto a Jerry West, Dick Garrett o Rudy LaRusso, llegó a disputar las Finales hasta en ocho ocasiones, pero los mejores Celtics de la historia (los de Bill Russell y Red Auerbach) acabaron amargándole la existencia. Para más inri, tuvo que retirarse tras sólo poder jugar nueve partidos por unas molestias en la rodilla durante el curso 1971-72. Pocos meses después, los Lakers acabarían conquistando su primera corona en los últimos 18 años. Jerry West pudo resarcirse en aquella primavera del 72, pero la mancha perduró en la envidiable carrera de Baylor. Tras su adiós, primero entrenó a unos Jazz (por entonces en New Orleans) en los que dirigió a Pete Maravich, otro de los integrantes de este Top-10 de malditos, y acabó ejerciendo de vicepresidente de operaciones de baloncesto en los Clippers durante la friolera de 22 años.

El legado de Elgin Baylor

14 temporadas: 27,4 puntos, 13,5 rebotes, 4,3 asistencias en 40 minutos. 11 veces all star (MVP en 1959), Rookie del Año en 1959, 10 veces All NBA.

Tope en Playoffs: 8 veces finalista (59, 62, 63, 65, 66, 68, 69, 70: todas ellas con los Lakers).

Elegido mejor ejecutivo del año en 2006 (Clippers). En el Hall of Fame desde 1977.

3. KARL MALONE

A buen seguro que no estaría en esta lista si no fuera por Michael Jordan y compañía. The Mailman (‘el Cartero’) formó junto al base John Stockton (también en este ranking) una de las sociedades más prolíficas, longevas y recordadas de la historia, pero los mejores años de aquellos Jazz coincidieron en el tiempo con la máquina de romper récords (algunos de los cuales han saltado este mismo año por los aires: razón, Warriors) que fueron los Bulls de su segundo threepeat. Regular y físico como pocos, su lucha, entrega e intensidad extrema aún son recordadas bajo los aros. No era un asiduo de los highlights, pero nadie puede negar su capacidad para jugar a esto. Uno de los mejores ala-pívots de siempre: puede que no fuera un compendio de virtudes técnicas, aunque sus movimientos para ganar la posición en el poste deberían ser incluidos en cualquier clínic que se precie. Cuando vio que en Salt Lake City se consumía el sueño del anillo, fichó por los Lakers para formar un Fab Four junto a Shaquille, Kobe y Gary Payton que se estrelló ante los Pistons en las Finales de 2004. Esa fue su despedida, luciendo el número 11 a la espalda y no su inseparable 32. Como ocurre en Salt Lake City a modo de agradecimiento, dicho dorsal se encuentraba retirado cuando llegó a la franquicia angelina. Magic Johnson le ofreció recuperarlo, pero declinó la oferta. Fuera de las canchas resulta igual de controvertido: se peleó con Kobe y es miembro de la Asociación Nacional del Rifle (NRA). Es un donante habitual en las distintas campañas del Partido Republicano.

El legado de Karl Malone

19 temporadas: 25 puntos (51,6% en tiros de campo), 10,1 rebotes, 3,6 asistencias en 37,2 minutos. 2 veces MVP (1997 y 1999), 14 veces all star (MVP en 1989 y 1993), 11 veces All NBA.

Tope en Playoffs: 3 veces finalista (1997 y 1998 –Jazz– y 2004 –Lakers–).

Líder histórico en tiros libres lanzados y segundo máximo anotador de la NBA. 2 veces campeón olímpico (1992 y 1996). En el Hall of Fame desde 2010.

4. STEVE NASH

Su retirada nos queda muy cercana. Tras un curso en el dique seco, víctima del inexorable paso del tiempo, Nash anunció su adiós definitivo e irrevocable no hace ni quince meses. Así se nos fue uno de los últimos y mejores exponentes del base clásico de toda la vida. Su prioridad siempre era dirigir al equipo, encontrar al compañero mejor situado. No le gustaba prodigarse mirando al aro, pero cuando la situación lo requería, su excelente muñeca le permitía anotar con facilidad desde la media y larga distancia. Debutó en Phoenix, brilló en Dallas y regresó a la árida capital de Arizona para convertirse en leyenda. Admitámoslo, fue el perfecto estilete de uno de los equipos que más nos han hecho disfrutar en lo que llevamos de siglo XXI: los Suns del Run&Gun de un Mike D’Antoni que este mismo verano ha aterrizado en Houston. Como tantos otros grandes hicieron antes, decidió unirse a Dwight Howard y firmar por los Lakers —los de Kobe y Pau— con el único objetivo de enfundarse el anillo. La apuesta salió cruz: primero su pierna izquierda y después su espalda dijeron basta. Nos queda el consuelo de poder deleitarnos con los mil y un vídeos de sus asistencias que inundan la parrilla de Youtube. El baloncesto le dio de comer, pero el fútbol es su gran pasión. Admira al Barça, en donde le hubiera gustado llegar a jugar. Su nueva aventura, ascender al Mallorca a Primera. De la mano de Robert Sarver, esta temporada se ha convertido en uno de los nuevos accionistas del club bermellón.

El legado de Steve Nash

18 temporadas: 14,3 puntos (49,0% en tiros de campo y 90,4% en tiros libres), 8,5 asistencias, 3 rebotes en 31,3 minutos. 2 veces MVP (2005 y 2006), 8 veces all star, 3 veces All NBA. 5 veces líder en asistencias de la Liga.

Tope en Playoffs: 3 veces finalista de Conferencia: 2003 Mavericks y 2006 y 2010 Suns.

Tercer máximo asistente de la historia.

5. ALLEN IVERSON

Es el hombrecillo (1,83 metros) más dominante en la historia la NBA”. La frase es de Lang Whitaker, reputado periodista y escritor estadounidense. Acababa de presenciar la exhibición de Iverson (48 puntos, 6 asistencias, 5 rebotes, 5 robos) en el Staples Center de Los Ángeles ante unos Lakers invictos en Playoffs hasta entonces. Exacto, se habían plantado en las Finales tras cosechar un 11-0. Aquel partido se lo acabaron llevando en la prórroga unos Sixers que caerían en los cuatro siguientes para decepción de un Iverson que en aquella serie dejó uno de los mejores crossovers de siempre: que se lo pregunten a Tyronn Lue (hoy técnico de los Cavs). The Answer no volvería a tener en su carrera una oportunidad tan cercana de pelear por el anillo. Un loco bajito que llevaba camino de convertirse en pandillero (la cárcel no es territorio extraño para él), pero que gracias a sus toneladas de innato talento se convirtió en el jugador de menor estatura en ser elegido número uno del draft. Casualidades (o no) de la vida, los Sixers volverán escoger en lo más alto este 2016: 20 años después... Si no fuera por él, la franquicia de Philadelphia hubiera sido lo más parecido a un desierto en los últimos 30 años. Pero gracias a The Answer (siempre tenía una respuesta para cada ataque y defensa del equipo rival), en ‘Philly’ encontraron un pequeño oasis donde relamerse con unos memorables y excéntricos cursos. Salvaje, irreverente, incontrolable e incorregible (que le pregunten a Larry Brown o al anterior comisionado David Stern), este gran pequeño hombre e icono de la cultura hip-hop encarna una de las mayores personalidades que jamás albergó la NBA. Y no lo decimos sólo por su carácter, sino por tantos y tan buenos momentos de baloncesto nos regaló.

El legado de Allen Iverson

14 temporadas: 26,7 puntos, 6,2 asistencias, 3,7 rebotes y 2,2 robos en 41,1 minutos. 1 vez MVP (2001), 11 veces all star (MVP en 2001 y 2005), 3 veces All NBA, Rookie del Año en 1997, 4 veces máximo anotador y 3 líder en robos.

Tope en Playoffs: finalista en 2001 con los Sixers.

Bronce olímpico en 2004. En el Hall of Fame desde 2016.

6. JOHN STOCKTON

Junto al ya mencionado Karl Malone formó una de las parejas más recordadas y legendarias de la Liga. Mediáticamente puede que no resulte tan atractivo como la mayoría de sus compañeros de listado, pero en lo que se refiere a conocer el juego pocos ha habido como él. Sirva el ejemplo de que nadie en la historia ha repartido tantas asistencias como él (15.806 pases de canasta a lo largo de 19 campañas). Y sólo un tal Magic Johnson le supera en el promedio por partido (11,19 por 10,51). Stockton representa el prototipo del chico bueno, ese al que no se le conocen problemas con el alcohol ni cuenta en su expediente con alguna noche de desenfreno, sexo y drogas. Él era ese base atlético que jugaba con unos pantalones tan cortos como contrapuestos a la cultura ancha que predomina hoy en día en la NBA. Pero si hay una palabra que le defina (mejor dicho, dos) esas son consistencia y lealtad. Consistente porque sólo su ética de trabajo y profesionalidad, amén del factor suerte, pueden explicar que apenas se perdiera 22 de 1.526 partidos posibles. Y leal porque se mantuvo fiel a una sola camiseta (la de los Jazz) pese a que ofertas suculentas no le faltaron. Su compromiso fue admirable, tanto que su afán por ganar le llevó a defender (su otra gran especialidad) tan al límite que en una encuesta entre los jugadores fue elegido en 1997 "el más sucio" únicamente por detrás de, palabras mayores, Dennis Rodman. Puede que fuera así, pero esta agresividad la compensó con creces con su maravillosa visión de juego y su perfecta lectura del pick&roll.

El legado de John Stockton

19 temporadas: 13.1 puntos (51,5% en tiros de campo), 10,5 asistencias, 2,7 rebotes, 2,2 robos en 31,8 minutos. 10 veces all star (MVP en 1993), 2 veces All NBA, 9 veces líder en asistencia, 2 en robos. Líder histórico en asistencias y robos.

Tope en Playoffs: 2 veces finalista (1997 y 1998 Jazz).

2 veces campeón olímpico: 1992 y 1996. En el Hall of Fame desde 2009.

7. PATRICK EWING

Tiene el corazón de un campeón. Cuando piensas en Nueva York, piensas en Patrick Ewing. Llegó y la vida regresó a la ciudad”, comentó en su día Michael Jordan sobre este rocoso pívot al que llevó (como a tantos otros) por la calle de la amargura durante varios años en los Playoffs. La única ocasión en la que este hombre nacido en Kingston (Jamaica) y aterrizado en Estados Unidos a los once años pudo superar a los Bulls fue en el 94, el curso posterior a la primera retirada de ‘Air’. Aquel año consiguió colarse en la primera de sus dos Finales, donde se enfrentó a los Rockets de su enemigo Hakeem Olajuwon. El nigeriano acabó llevándose un duelo jugado al límite en la zona y, por consiguiente, el anillo. Ewing no desesperó y el destino le recompensó con una segunda oportunidad el curso del lockout más prolongado.  Pero las Finales del 99 se convirtieron en una recompensa amarga, ya que en la final del Este ante los Pacers de Reggie Miller (otra de sus particulares bestias negras) se lesionó en la pierna izquierda. Ahí murieron las opciones de unos Knicks que se estrellaron (4-1) ante unos Spurs que escribieron la primera hoja de su gloriosa trayectoria. Antes de retirarse, ‘Pat’ lo intentó en Seattle y en Orlando, pero ya estaba en pleno declive. Fue en el Madison (el pabellón neoyorquino le dedicó una ovación inolvidable el día en el que le retiraron la camiseta) donde esta guerrero se ganó con honor, entrega y sacrificio un lugar entre los más grandes.

El legado de Patrick Ewing

17 temporadas: 21 puntos (50,4% en tiros de campo), 9,8 rebotes, 2,4 tapones en 34,3 minutos. 11 veces all star, 1 vez All NBA, Rookie del Año en 1986.

Tope en Playoffs: 2 veces finalista (1994 y 1999 con los Knicks).

2 veces campeón olímpico: 1984 y 1992. En el Hall of Fame desde 2008.

8. DOMINIQUE WILKINS

Nació en París, la ciudad en la que estaba destinado su padre, militar. Y en la 'Ciudad de la Luz' consiguió poner el broche a su carrera conquistando con el Panathinaikos la Euroliga de 1996. Pero antes de eso, The Human Highlight Film marcó una época en la NBA con sus Atlanta Hawks. Pese a su calidad, talento y sobre todo espectacularidad (junto a Jordan protagonizó uno de los mejores concursos de mates de todos los tiempos), nunca tuvo cerca el anillo. De hecho, nunca jugó una final de Conferencia, fase que rozó en 1988. En el séptimo partido de la semifinales del Este cayó ante los Celtics de un Larry Bird que clavó la friolera de 20 puntos en el último cuarto. ‘Nique’ le ganó en su duelo personal (se disparó hasta los 47), pero Atlanta acabó cayendo por un ajustado 118-116. “No podía fallar y él tampoco. Ese es el mejor partido que haya jugado o haya visto jugar. Se trataba de dos chicos que únicamente no querían perder”, recuerda. Un prolífico anotador (durante 11 temporadas consecutivas superó con holgura los 21 tantos de media) cuyo nombre ha quedado ligado al de los Hawks para la eternidad. La estatua que desde hace POCO poco más de un preside el Philips Arena así lo certifica.

El legado de Dominique Wilkins

15 temporadas: 24,8 puntos, 6,7 rebotes y 2,5 asistencias en 35,5 minutos. 9 veces all star, 1 vez All NBA, máximo anotador en la 1985-86.

Tope en Playoffs: 3 veces semifinalista de Conferencia (1986, 1987 y 1988 con los Hawks).

En el Hall of Fame desde 2006.

9. PETE MARAVICH

‘Pistol Pete’ fue lo más parecido a una estrella del rock que el baloncesto haya conocido. Desde niño deslumbró a familiares y amigos con su clase innata para manejar el balón y tras su trágica muerte con apenas 40 años (tenía que ser en una cancha de baloncesto, mientras jugaba), el mismísimo Bob Dylan se inspiró en él para componer ‘Dignity’. En la NCAA maravilló desde el primer día, no en vano nadie ha vuelto a anotar tanto como él. Normal, su promedio de 44,2 puntos parece más propio de una película de ciencia ficción. En su debut con LSU (Universidad de Louisiana State) firmó 50 puntos, 14 rebotes y 11 asistencias. Pero por increíble que parezca no fue elegido hasta el número tres del draft de 1970. Desde su desembarco en Atlanta enamoró a los seguidores NBA con sus increíbles pases y su conducción de balón llegada de otro planeta. Era un mago capaz de hacer desaparecer y aparecer a su antojo una esfera de color naranja, pero que sin embargo nunca tuvo una posibilidad real de combatir por el título. Un mal fario que añadir a los no pocos problemas de salud y personales que tuvo que afrontar a lo largo de su carrera. Así que tras su décimo curso y vistiendo la camiseta de unos Celtics en los que acababa de aterrizar Larry Bird, vio que sus rodillas no le dejarían nunca de molestar. El retiro fue su decisión. Poco después dejó de tener cualquier contacto con la sociedad, se convirtió en ermitaño. Practicó yoga, se convirtió al hinduismo y acabó abrazando la fe de los cristianos evangélicos. “Quiero ser recordado como un cristiano, como una persona que sirve a Jesús y no como un jugador de baloncesto”, llegó a decir. No resultó convincente. Sus shows sobre el parqué quedaron para el recuerdo. éÉl se despidió a gusto consigo mismo. Muy pocos pueden pronunciar “me siento genial” como sus últimas palabras. Eso fue lo que dijo menos de un minuto antes de morir en 1988.

El legado de Pistol 'Pete' Maravich

10 temporadas: 24,2 puntos, 5,4 asistencias, 4,2 rebotes en 37 minutos. 5 veces all star, 2 veces All NBA, máximo anotador en la 1976-77.

Tope en Playoffs: finales de Conferencia en 1980 con los Celtics.

En el Hall of Fame desde 1987.

10. REGGIE MILLER

Hay muy pocos jugadores capaces de convertir 8 puntos en 18 segundos (8,9 para ser más exactos). Sobre todo si nos referimos a partido de Playoffs. Pues ese fue el sello que dejó el inolvidable The Killer (era un asesino desde más allá del arco) en el ‘Game 1’ de las semis del Este ante los Knicks en 1995. Los Pacers iban 6 abajo (105-99), pero entonces Miller entró en trance para acabar dando el triunfo a los de Indianápolis. Acabaron pasando dicha ronda, pero no pudieron alcanzar unas Finales a las que sí llegaron en el 2.000. Entonces midieron fuerzas con los Lakers, pero pese al gran rendimiento mostrado por este excepcional tirador, el particular 'Big Three' formado por Kobe, Shaq y Phil Jackson acabó llevándose el anillo. Reggie, ahora comentarista televisivo, seguiría intentándolo, pero los Pistons (esos mismos con los que los Pacers protagonizaron la bochornosa pelea del Palace de Auburn Hills) se convirtieron en su bestia negra particular arrancado ya el siglo XXI. Nació con problemas en una cadera, lo que le obligó a llevar una prótesis para conseguir caminar correctamente. A partir de ahí, y desde las pachangas caseras con su hermana Cheryl, se inició el camino de uno de los tiradores más estéticos y certeros de todos los tiempos. Cuando llegaban los minutos finales en duelos apretados, los rivales comenzaban a temblar: no diga clutch time, sino Miller Time.

El legado de Reggie Miller

18 temporadas: 18,2 puntos (39,5%), 3 rebotes y 3 asistencias en 34,3 minutos). 5 veces all star, segundo mejor triplista de la historia.

Tope en Playoffs: finalista en 2000.

Campeón olímpico en 1996. En el Hall of Fame desde 2012.

Menciones especiales

Muchos otros se han quedado fuera sin merecerlo. Estos son algunos de ellos: Bernard King, Chris Webber, Alex English, Adrian Dantley, George Gervin, Tracy McGrady, Walt Bellamy, Charles Oakley

Pelean por conseguirlo

Y aquí otra serie de nombres de grandes jugadores aún en activo que continúan persiguiendo el sueño de su primer anillo: Kevin Durant, Chris Paul, Carmelo Anthony, Dwight Howard, James Harden, Russell Westbrook, LaMarcus Aldridge, Blake Griffin