CLEVELAND CAVALIERS

Los Cavs, perplejos con la no sanción a las patadas de Green

Chris Haynes cuenta que varios jugadores de los Cavs, incluido LeBron, "abrieron la boca hasta el suelo" cuando vieron su patada sobre Westbrook.

Los Cavs, perplejos con la no sanción a las patadas de Green
EZRA SHAW AFP

Por el momento, la final del Oeste entre los Warriors y los Thunder nos ha deparado un total de cinco partidos. En cuatro de ellos (todos menos el primero), Draymond Green acaparó los focos por levantar la pierna en exceso, a distintos niveles. En el segundo le propinó un rodillazo en sus partes al neozelandés Steven Adams. En el tercero, repitió en la misma zona y ante el mismo rival, si bien en esta ocasión fue una patada. En el cuarto, cuando se iba al suelo mientras defendía un ataque rival en el segundo cuarto, enganchó con las dos piernas al turco Enes Kanter como si fuera un central de fútbol. Y esta última madrugada, levantó la pierna derecha a la altura de la cebza de Russell Westbrook tras postear sin éxito al base. La NBA le multó (con 25.000 dólares) por la segunda de esas acciones, pero no ha ido más allá. Y eso que los dos últimos encuentros de la serie los ha disputado bajo la amenaza de perderse automáticamente el siguiente en caso de recibir una falta flagrante.

Una suerte de impunidad que tiene perplejos a los Cleveland Cavaliers. Horas antes de la disputa del sexto partido de la final del Este ante los Raptors en Toronto, el periodista Chris Haynes (de cleveland.com) explica que justo mientras entraba al vestuario de los de Tyronn Lue tras su rueda de tiro un vídeo le llegó al móvil. Era la acción en la que Green levantaba la pierna prácticamente en un ángulo de 180º ante la incómoda presencia de Westbrook. Varios de los jugadores de los Cavs, incluido LeBron James, presenciaron la escena con idéntico resultado: "abrieron la boca hasta el suelo". Únicamente J.R. Smith añadió un comentario al gesto: "La Liga no va a hacer nada".

Cabe recordar que en el tercer partido ante los Raptors, Dhantay Jones se perdió el cuarto asalto, dejando de percibir el salario correspondiente al tiempo en el que la sanción fue efectiva (LeBron le pagó de su bolsillo los aproximadamente 80.000 dólares correspondientes), por propinar un codazo a Biyombo en la lucha por un rebote.