LaLiga Santander
LaLiga 1,2,3
Bundesliga
Liga Portuguesa
Euroliga
Panathinaikos PAN

-

Darussafaka DAR

-

B. Munich MUN

-

Zalgiris ZAL

-

Liga Holandesa
Willem II Willem II WII

-

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

-

Liga Belga
Charleroi Charleroi CHR

-

Gent Gent GNT

-

Liga Rumana
CS Concordia Chiajna CS Concordia Chiajna CHI

-

CSMS Iaçi CSMS Iaçi LAC

-

Liga Turca
Göztepe Göztepe GÖZ

-

Bursaspor Bursaspor BRS

-

NBA
Houston Rockets HOU

-

Los Angeles Lakers LAL

-

San Antonio Spurs SAS

-

Los Angeles Clippers LAC

-

Orlando Magic ORL

-

Chicago Bulls CHI

-

Phoenix Suns PHX

-

Dallas Mavericks DAL

-

Liga Mexicana - Apertura

El otro lado del deporte: Frédéric Weis y su intento de suicidio

UNA DRAMÁTICA HISTORIA

El otro lado del deporte: Frédéric Weis y su intento de suicidio

El otro lado del deporte: Frédéric Weis y su intento de suicidio

AITOR MARTÍN

Fue drafteado en 1999 por los Knicks, sufrió en sus carnes aquel mate de Vince Carter en el 2000, jugó en España... pero el autismo de su hijo le marcó fatalmente.

Frédéric Weis nació en Thionville (Francia) hace poco más de 38 años, fue drafteado en la primera ronda del draft de 1999 por los Knicks (número 15) y jugó en España durante buena parte de su carrera. Sin embargo, muchos le recordarán por ser el gigante (mide 218 centímetros) sobre el que Vince Carter completó uno de los mates más famosos de la historia del baloncesto. Fue en los Juegos Olímpicos de Sídney, en el año 2000. Habrán visto el vídeo 1.000 veces. 'Vinsanity' robó un balón y se encaminó como un animal hacia el aro. Weis pasaba por allí, se quedó impertérrito al ver como el por entonces jugador de los Raptors saltaba sobre su cabeza para reventar el aro.

Ocurre a menudo: aficionados y prensa no nos damos cuenta de lo que hay detrás de esos deportistas a los que los primeros admiran y sobre los que los segundos hablamos, criticamos o bendicimos. Casos como el del recientemente fallecido Lalo García nos recuerdan súbitamente lo efímero de la fama y gloria deportivas, así como lo complicado que a muchos deportistas les resulta proseguir con su vida, regresar al mundo real, una vez dan por concluida su muy corta carrera profesional. Y es que, aunque en ocasiones no lo parezca (o no nos parezca) los deportistas también son personas. Más allá de la burbuja de dinero y éxito en la que viven instalados (o eso percibimos) también sufren y padecen. No son inmunes a la tragedia.

El último ejemplo lo encontramos en la figura de este interminable francés que en el primer párrafo mencionábamos. Jugador destacado del Limoges, se encontraba concentrado con la selección francesa cuando en un hotel de París sonó el teléfono de su habitación. Era la maduigada del 30 de junio al 1 de julio de 1999. El pívot descolgó el aparato y al otro lado de la línea sonó la voz de su agente, Didier Rose: "Fred, tienes todo cuanto querías". Los subcampeones Knicks habían apostado por él. Sin embargo, y tras ver 16 años después  los abucheos al letón Porzingis, parece que los seguidores de la Gran Manzana no son muy propoensos a aquelo que venga de fuera. Quizá sea por desconocimiento. Lo cierto es que una vez que Weis pisó Nueva York, los dirigentes de la franquicia le convocaron a una extraña reunión. "Tú no eres el jugador que se suponía que teníamos que elegir. Los fans puede que no estén muy contentos", le explicaron. Aquel verano, en la Summer League, fue la primera y única vez que vistió la camiseta de un equipo con el que le "hubiera gustado mucho jugar", dice su mujer, Celia

El francés quedó descontento por la gélida acogida que le dio Jeff Van Gundy, el por entonces técnico 'knick'. No se veía preparado y decidió disputar la temporada 99-00 en Francia. El contacto entre ambas partes se fue enfriando hasta que se rompió. Pero los problemas económicos que hicieron estragos en el Limoges le obligaron igualmente a hacer las maletas. No se iría a Estados Unidos, sino a Grecia. Tras un año en el PAOK Salónica, llegó a Málaga en 2001, donde empezó a trabajar a las órdenes de Boza Maljkovic. En la Costa del Sol era feliz, más aún cuando vino al mundo su hijo Enzo un año después. Weis sentía que había nacido para ser padre, así que cuando en 2002 descubrieron que el niño era autista, se desplomó. Empezó a beber y a frecuentar bares hasta horas intempestivas de la noche, sin importar que al día siguiente tuviera partido o no.

Dos años más tarde se separó, coincidiendo con su fichaje por el hoy Bilbao Basket. Lo bueno para él era que tendría a su ex y a Enzo más cerca, a unas horas en coche de su Francia natal. En la capital vizcaína siguió con su descontralado ritmo de vida pese a que tuvo un par de cursos en los que deportivamente sus números mejoraron. Sin embargo, una mañana de enero de 2008 se despertó soñando con una casa junto a la playa de la que era propietario. Un viejo anhelo. Poco después puso rumbo a su país natal. Había quedado con Celia para visitar a su hijo.

Las horas pasaban y Weis no llegaba. Celia se estaba impacientando, hasta que el exjugador le devolvió una de las numerosas llamadas que le había hecho. Le explicó que acababa de despertar tras intentar suicidarse. "Fue el momento más afortunado de mi vida", relata ahora el francés en un magnífico reportaje publicado esta misma semana en 'The New York Times'. Cansado de lidiar con aquella situación, había parado en una estación de servicio de Biarritz e ingerido todo una caja de pastillas. "Cuando me lo contó no me sorprendió, pero sí que espere que a partir de entonces todo fuera distinto", detalla Celia.

Y en parte lo fue. Aquel dramático episodio los recoincilió y volvió a juntar. En 2011, tras una última temporada en el Limoges, Weis dijo adiós al mundo de la canasta. Ya no bebe y ahora regenta en esa misma localidad un quiosco-estanco. Pero sigue sufriendo depresión y, sobre todo, soñando con aquella casa junto al mar.

0 Comentarios

Mostrar