Temas del día

¿Y ahora qué? Analizamos las grandes apuestas del draft NBA

DRAFT 2015 | ANÁLISIS

¿Y ahora qué? Analizamos las grandes apuestas del draft NBA

¿Y ahora qué? Analizamos las grandes apuestas del draft NBA

Brad Penner

USA Today Sports

Towns, Russell, Okafor, Cauley-Stein, Mudiay, Johnson, Kaminsky, Winslow... son los nombres propios de este draft. Ahora hay que ver cómo se adaptan a la NBA.

La generación 2015 vivió una noche que no podrá olvidar. Los pronósticos se cumplieron y los Timberwolves de Ricky Rubio escogieron al versátil pívot Karl-Anthony Towns: en los cuatro últimos años, sólo Andrew Wiggins fue elegido en el primer lugar sin ser un jugador interior. Por su parte, finalmente los Lakers no traspasaron su pick 2 (DeMarcus Cousins sigue en Sacramento) y se decantaron por D'Angelo Russell. Así que Jahlil Okafor fue a parar a los Sixers. Entre los máximos favoritos sorprendió ver caer a Justise Winslow hasta el número diez, algo que en Miami agradecieron. A continuación, hacemos un repaso de los jugadores más prometedores y cómo pueden encajar en cada una de sus franquicias.

1. Karl-Anthony Towns (pívot/ala-pívot, Minnesota Timberwolves). Sus números con Kentucky este curso puede que no resulten tan espectaculares como el de otros compañeros de generación, pero Towns lo tiene todo para triunfar en la NBA. Estupendo defensor y con unas condiciones fabulosas para destacar en el ataque, muchos le ven como un pívot llamado a marcar una época. Su versatilidad le permitirá compenetrarse en la pintura con Gorgui Dieng (su elección puede hacer que en Minnesota le busquen destino a Nikola Pekovic). Lo cierto es que los Wolves se presentan como el equipo del futuro: LaVine, Tyus Jones, Ricky, Wiggins, Muhammad, Dieng, Towns...

2. D'Angelo Russell (base/escolta, Los Angeles Lakers). Puro talento exterior el que recala en los Lakers. Puede subir el balón o actuar de escolta, lo que le permitirá mezclar sin problemas con Kobe Bryant (y aprender mucho de él) en su último año de carrera. Una elección que ha sentado muy bien en los círculos angelinos. Si cuaja, Randle no vuelve a padecer problemas físicos, Clarkson sigue progresando parece que los Lakers pueden empezar la luz al final del túnel. Y aun sueñan con hacerse con una de las piezas gordas del mercado (DeMarcus Cousins, LaMarcus Aldridge...).

3. Jahlil Okafor (pívot, Philadelphia 76ers). Da la impresión de que en Philadelphia esperaban que los Lakers se hicieran con Okafor para así poder reforzar con Russell su juego exterior, más debilitado. Finalmente no fue así y apostaron por el último jugador disponible que quedaba de los tres grandes. Okafor es un pívot imparable en ataque aunque en defensa genera más dudas. Salvo traspasos, tandrá que compartir rotación interior con Noel y Embiid (si se recupera de una vez de su lesión en el pie). Ambos fueron las dos grandes apuestas previas de Sam Hinkie en el draft y se pasaron en blanco su supuesto año de debut... Parece que cuando decida dar el salto, Dario Saric deberá jugar exclusivamente de 'tres'. Algo no se está haciendo bien en 'Philly'...

4. Kristaps Porzingis (ala-pívot, New York Knicks). A Phil Jackson no le ha temblado el pulso a la hora de decantarse por este talentoso y espigado letón que en Sevilla han podido disfrutar en estos últimos años. Con su clase y calidad para hacer daño en la pintura ha deslumbrado a lo más granado de los expertos y ojeadores en Estados Unidos este último año, pero más que recordarles a Pau Gasol o a Nowitzki en sus inicios, a los seguidores de los Knicks les da más miedo que se hayan hecho con un nuevo Bargnani. Lo bueno para él es que, si no cambia mucho el panorama en el próximo mercado, la casi nula competencia en el roster de los de Phil Jackson le va a permitir una buena cantidad de minutos para intentar demostrar que los que le abuchearon se equivocan.

5. Mario Hezonja (escolta/alero, Orlando Magic). Si nada se tuerce (cosa que en la NBA ocurre a menudo), los Magic van a molar y mucho desde casi ya. A los ya de por sí jovenes y talentosos Oladipo, Payton, Tobias Harris o Nikola Vucevic, se les va a unir SuperMario. Aunque antes hay que arreglar el tema de la cláusula con el Barcelona. Hezonja tiene todo para triunfar en la NBA. Su único gran riesgo podría ser el no controlar ese tan distintivo como ya casi extinto carácter balcánico que corre por sus venas.

6. Willie Cauley-Stein (pívot/ala-pívot, Sacramento Kings). Los Kings protagonizaron la gran sorpresa al decantarse por este 2,15. Una elección que puede invitar a pensar que en Sacramento ya le estén buscando sustituto a DeMarcus Cousins (toca esperar a ver qué sucede, ahora se está hablando incluso de la posibilidad de despedir a George Karl...). Wilie no tiene la capacidad apara anotar en ataque, pero sí es un experto defensor sobre el que empezar a construir una férrea defensa.

7. Emmanuel Mudiay (base, Denver Nuggets). Los Nuggets están de enhorabuena: se han hecho con uno de los bases más interesantes de este generación. Su llegada podría significar la salida de Ty Lawson (ambos son bases puros), si bien Mudiay es mucho más grande y corpulento. Una ventaja física que le permite ir hasta bajo hacia el aor y ser un gran finalizador. Su cruz, el tiro.

8. Stanley Johnson (alero, Detroit Pistons). En la NCAA se aprovechó de su ventaja física ante el resto de 'treses', generalmente más bajitos. Corre bien el contraataque y es habilidoso para penetrar, además de ser intenso en defensa. Debe mejorar en el tiro y ver si es capaz de apañárselas ante rivales de su talla.

9. Frank Kaminsky (ala-pívot, Charlotte Hornets). Ha sido un dolor de cabeza para cualquiera que se enfrentase a Wisconsin. Las previsiones no le situaban en el Top-10, por lo que se trata de una clara apuesta de unos Hornets que sin Vonleh, contarán con un destacado juego interior junto a Al Jefferson, Biyombo y Cody Zeller. Kaminsky está capacitado para anotar por fuera y por dentro, si bien no es todo lo buen defensor y reboteador que se desearía.

10. Justise Winslow (alero, Miami Heat). Pat Riley y compañía se están frotandon las manos. Mientras la franquicia pelea por retener a Dwyane Wade y a Goran Dragic, casi sin quererlo se llevan a uno de los mejores aleros (probablemente el mejor junto a Hezonja) de esta camada de novatos. Su ya ex técnico en Duke, Mike Krzyzewski, le compara con la mejor versión de Grant Hill. En la última Final Four universitaria demostró de lo que es capaz, lo que es mucho. En los Knicks hay mucho que no comprenden cómo le han podido dejar escapar (aunque es cierto que ocupa la misma porsición que Carmelo). No tiene un mal lanzamiento, aunque debe trabajar para pulirlo.

0 Comentarios

Normas Mostrar