NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ACTUALIDAD

Merkel defiende su posición con Putin: “No tengo que disculparme”

La excanciller alemana defendió el papel de Alemania en los acuerdos de Minsk del 2015 con Rusia, y criticó con dureza a Putin: “Su odio va en contra del modelo democrático occidental”

Actualizado a
Former German Chancellor Angela Merkel arrives for a talk about "the challenging issues of our time" with author Alexander Osang at the Berliner Ensemble theatre in Berlin, Germany June 7, 2022. REUTERS/Annegret Hilse
ANNEGRET HILSEREUTERS

Seis meses después de dejar el cargo de canciller, que ejerció desde 2005 hasta 2021, Angela Merkel se ha pronunciado sobre la invasión rusa en Ucrania, su relación política con su homólogo en el Kremlin, Vladimir Putin, así como sobre su gestión en política exterior durante su etapa al frente del Ejecutivo alemán.

Lo ha hecho en su primera comparecencia pública desde que dejase el cargo de canciller, celebrada en el teatro Berliner Ensamble de la capital germana. En sus declaraciones hizo alusión a los acuerdos de Minsk, el protocolo mediante el cual Rusia y Ucrania buscaban poner fin al conflicto que comenzó en el año 2014, y en el que jugaron un papel fundamental tanto Francia como Alemania. “No veo por qué ahora debería decir que estuvo mal, así que no me disculparé”, expuso en primer lugar.

Además, otra de las decisiones que pesan ahora sobre el futuro de la economía alemana es la decisión sobre el suministro del gas, hidrocarburo del que dependían de Rusia con la construcción del gasoducto Nord Stream 2, cerrado por Moscú como consecuencia de la guerra en el país ucraniano. En los meses previos al conflicto, el volumen de importaciones de gas ruso por parte de Berlín superaba el 50%. Ahora, con el fin del suministro, Berlín está obligado a buscar una alternativa de cara al medio y largo plazo.

Merkel justificó que, pese a las diferencias entre ambos países, todas las medidas adoptadas por su Gobierno tenían la finalidad de buscar un espacio común a través del cual Rusia y Alemania pudiesen coexistir. “Entre nuestros intereses, por ejemplo, estaba la necesidad de encontrar un modus vivendi con Rusia para no encontrarnos en estado de guerra”, expresó. Por otra parte, dijo no estar arrepentida por la negativa de Berlín al ingreso de Ucrania en la OTAN.

“La independencia de Kosovo, el escudo antimisiles de Bush y el plan de acción de la OTAN para admitir a Ucrania decepcionaron mucho a Putin. No quería provocar más su ira”, defendió la excanciller. Impedir el ingreso en la Alianza Atlántica del país presidido por Volodímir Zelenski, era uno de los principales objetivos del presidente ruso, especialmente en los instantes previos al inicio de la guerra el pasado mes de febrero.

“El odio de Putin va en contra del modelo democrático occidental”

Por otra parte, Merkel cargó duramente contra el presidente ruso, al que acusó de ir “en contra del modelo democrático occidental” debido a su “odio y enemistad”. También dijo que el ataque perpetrado por las tropas rusas es “un desprecio brutal del derecho internacional, para el cual no hay excusa”.

Finalmente, aseguró tener “el mayor respeto” por Zelenski y defendió la gestión realizada por su sucesor en el cargo, el socialdemócrata Olaf Scholz. El actual canciller fue noticia en las últimas semanas por el giro histórico del país en materia de política exterior y de defensa, al invertir más de 100.000 millones de euros en modernizar las fuerzas armadas de Alemania.