INGLATERRA

Así es la mansión de Mendy, “parte integral” para sus presuntos delitos sexuales

El futbolista está acusado de diez delitos contra siete mujeres y esta casa muy “aislada” formaba parte de los planes que “ingeniaba” para violar.

Actualizado a

Benjamin Mendy está acusado de haber cometido supuestamente diez delitos sexuales contra siete mujeres entre octubre de 2018 y agosto de 2021: ocho cargos de violación, un cargo de agresión sexual y otro más por un intento de violación. El futbolista niega todos ellos, pero desde hace días se enfrenta a un mediático juicio en el que también está imputado la que fuera su mano derecha, Louis Saha Matturie, acusado en su caso de ocho cargos de violación y cuatro más por agresiones sexuales que también niega.

El pasado lunes, el fiscal Timothy Cray definió a los acusados como “depredadores” que “ingeniaron situaciones” en las que las mujeres “pudieran ser violadas y agredidas sexualmente”. Según su declaración, Matturie, contratado por Mendy, tenía como uno de sus trabajos el encontrar a mujeres jóvenes con los acusados “preparados para cometer delitos sexuales graves”. Pero dentro de sus planes, una “parte integral” era la mansión del futbolista francés en la que “aislaban” a las supuestas víctimas.

Así lo ha asegurado la parte de la acusación ante el Tribunal de la Corona de Chester, que ha mostrado imágenes de drones con tomas aéreas de la mansión de la casa de Mendy en Cheshire. La vivienda está situada a unos 27 kilómetros del centro de Mánchester y el pueblo más cercano está a más de 15 minutos a pie, por lo que era perfecta para hacer “vulnerables” a las mujeres que llevaban.

“Vulnerables, asustadas y aisladas”

Estaba aislado, o eso pensaron muchas de las testigos. Y una vez que estuvieron allí, con las puertas cerradas detrás de ellos, se sintieron vulnerables”, explicó Cray. Incluso les quitaban el teléfono al llegar allí para aumentar esa sensación. Pero lo más llamativo es que a algunas de ellas las encerraban en dormitorios similares a habitaciones del pánico que contaban con “puertas con cerradura especial” que les impedían salir. Supuestamente se trataba del estudio y del dormitorio principal, donde el bloqueo creó “una sala de pánico” diseñada para los casos de robo.

“Dos testigos alegan violaciones en esas habitaciones y sintieron que estaban encerradas (...). Vulnerable, asustada, aislada: estas son las palabras que escuchará de muchas de las testigos”, defendió el fiscal ante el jurado. “Pregúntense, mientras se adentran en la piel de lo que estaba sucediendo, ¿quién tenía el poder y el control en las situaciones que estas mujeres experimentaron?”, preguntó. Según él, nueve mujeres llegaron a casa de Mendy en cinco fechas distintas entre octubre de 2018 y agosto de 2021 y el futbolista está acusado de violar a cinco de ellas, la más joven de tan solo 17 años.

Una de las fechas más importantes que escuchó ayer el tribunal fue la del 23 de julio de 2021, cuando Mendy celebró una fiesta en la piscina de su casa, un viaje a un club nocturno y una fiesta posterior de nuevo en su casa. En ese período, el futbolista violó supuestamente a tres mujeres, una de 22 años y dos más de 19, una de estas últimas presuntamente también violada por Saha. El mediático juicio continúa y lo hace un año después de que el jugador disputara sus últimos minutos con el Manchester City. Fue el 15 de agosto de 2021 en un encuentro que se saldó con victoria para el Tottenham por un gol a cero.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?