FAMOSOS

Almudena Cid: “Detrás de esa sonrisa se encontraba una Almu rota”

La exgimnasta y actriz sigue compartiendo su proceso de duelo tras la separación de Christian Gálvez y cómo está afrontando estos duros momentos.

Actualizado a
Almudena Cid.

Desde que a finales de año saltara la noticia de la separación de Almudena Cid y Christian Gálvez, mucho se ha especulado sobre los detalles y motivos de la ruptura. Aparentemente, todo se ha debido a un proceso natural de desgaste de la relación de pareja y aunque la situación es asumida por ambos con naturalidad, no deja de ser doloroso.

Por ello, las declaraciones que han hecho sobre la situación han estado regidas por el respeto y el cariño que se profesan y tras el pertinente procesos de duelo, Cid y Gálvez afrontan el futuro con ilusión. Precisamente la exgimnasta y actriz ha sido la última en pronunciarse a través de una reflexión compartida en sus perfiles sociales, por los que no se ha prodigado mucho en los últimos tiempos.

“Vuelvo. Hace dos meses que me encontraba ante 6000 espectadores amantes de la rítmica para ofrecerles un año más un cuento. Una historia. Esta vez muy real. Tan real que la viví en mi propio ser durante los ocho minutos que les dediqué. Durante años he visto cómo mis pensamientos y reflexiones al final de la gala del EuskalGym, les inspiraba para explorar de un modo diferente lo que les ocurría dentro de la rítmica. Confieso que lo hacía desde un lugar cómodo, desde la distancia y el desapego. Quizá por la experiencia o por pura elaboración”, arranca el texto Almudena Cid.

“Pero en esta última gala hablaba de mi propio monstruo. De mi propia realidad. Jamás pensé que el proceso que les ofrecí aquella noche para enfrentarse a sus miedos, fuera a ser el proceso que yo atravesaba en ese mismo instante. Ahora me resulta hasta mágico”, añade la exgimnasta.

Y es que aquella noche de noviembre, frente a un pabellón abarrotado, se abrió en canal. “No les disfruté. Detrás de esta sonrisa se encontraba una Almu rota. Pero la historia debía ser contada. Por ellos, pero sobre todo por mí. Una historia que me repito en forma de mantra pero sin final. Porque si algo estoy aprendiendo es que el final lo elige o lo puede cambiar uno mismo. Algo en mí se rompió aquella noche para ser reconstruido y tener la oportunidad de bañar en oro lo que serán en un futuro unas bellas cicatrices. Así que en esas estoy. Pasando de la punta al talón, y del talón al relevé, pero avanzando. Tiempo. Paciencia. Vuelvo”, concluye Cid.

Y como de causalidades está llena la vida, a partir de este miércoles, la vitoriana se sube a las tablas del Teatro Infanta Isabel de Madrid para representar Una historia de amor, la obra del dramaturgo francés Alexis Michalik que ha llegado a su vida justo cuando su cuento con Gálvez llegaba a su fin.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?