REDES SOCIALES

Una 'influencer' es acosada en un establecimiento público: "Siento impotencia de vivir esta mierda"

Danna Ponce, muy asustada, ha explicado a sus seguidores de Instagram el miedo que ha pasado este miércoles mientras estaba comprando en un gran almacén.

Una 'influencer' es acosada en un establecimiento público: "Siento impotencia de vivir esta mierda"
@danielagartija Instagram

La 'instagramer' y 'youtuber' Danna Ponce, más conocida como @danielagartija, ha vivido uno de los peores momentos de su vida esta mañana. La joven de 26 años se encontraba comprando en un establecimiento público cuando ha sido sorprendida por tres hombres que han empezado a silvarla y posteriormente se han acercado a ella para tocarle un hombro. Muy asustada, ha intentado esquivar a los tres adultos, de entre 28 y 30 años, pero no han parado de perseguirle ni un solo minuto.

La 'influencer' ha logrado llegar hasta su coche huyendo de los tres individuos. Una vez allí, ha cerrado los seguros y se ha dispuesto a grabar varias historias de Instagram donde ha contado a sus seguidores todo lo sucedido. La joven no ha podido con la impotencia y se ha echado a llorar mientras explicaba el suceso. Ya en casa, más calmda, ha vuelto a hablar con sus seguidores y ha vuelto a denunciar lo ocurrido.

Rápidamente las redes se han volcado con ella y otras mujeres han comenzado a compartir historias desagradables que les han ocurrido en espacios públicos. La joven se ha sentido muy identificada con ellas y ha denunciado estos actos que, desgraciadamente ocurren a diario en nuestra sociedad.

Rabia e impotencia

"Me acaba de pasar una cosa que, de verdad, ya pasado el malestar y el susto que me ha generado... tengo una rabia dentro, una impotencia, o sea de verdad, qué puto asco. De verdad que enferma está la gente, que mal está la gente de la cabeza, cuánto energumeno hay por ahí suelto y te lo juro que ahora mismo tengo una sensación, que tengo hasta ganas de ponerme a llorar, o sea, qué asco, te lo juro", ha comenzado diciendo la 'influencer'.

"Es que me ha pasado a plena luz del día. Es que estoy pensando que si yo me llego a encontrar con esta gente yendo sola volviendo a casa o estando por el centro de la ciudad sola en plena noche yo no sé lo que me pasa. Me da mucha impotencia. Me ha impactado mucho y me he puesto a pensar en lo que han sufrido muchas mujeres en su vida", ha continuado en sus historias de Instagram.

Perseguida en un gran almacén

"He venido (al establecimiento en cuestión) a por unas bombillas. He entrado, he cogido las bombillas y luego he estado mirando si me gustaba algún espejo. En la zona de los espejos había tres tíos que tendrían entre 28 y 30 y pocos años, así garrulitos y tal, y cuando me han visto han empezado como a silvarme y yo de esas cosas siempre paso. Bueno pues hasta ahí bien", ha contado la 'influencer' entre lágrimas.

"Estaba viendo los espejos, he continuado y cuando me he dado cuenta los tenía detrás. De repente uno se me ha acercado y me ha tocado el hombro y le he dicho 'déjame en paz'. Me he ido a otro pasillo y me perseguían todo el rato. Os lo juro que han estado como 10 minutos persiguiéndome sin parar, diciéndome cosas, hasta que me he ido a otra zona y de repente han aparecido otra vez. Me he ido a la caja a pagar y cuando han visto que me ponía en la caja se me han puesto detrás. Me ha dado mucho agobio de pensar que iba a salir e iban a salir esos gilipollas detrás mío", ha añadido.

Le han esperado a la salida

"Me quería ir ya, me daba miedo que salieran detrás de mí, he sentido un poco de miedo. Estaba tan nerviosa que me he ido sin pagar. Estaba todo el rato mirando porque quería que se fueran antes que yo o yo antes que ellos. Al final he pagado, han salido, han pagado y cuando han visto que yo todavía no había salido se han ido a un banco a esperar a que saliera", ha continuado.

"Cuando he salido he fingido que iba hablando por el teléfono móvil y eso que estaba a plena luz del día. Si yo he sentido miedo imagínate a la gente que le pasa por la noche yendo por un callejón o su ciudad de noche y no haya gente alrededor. Me he subido al coche y lo primero que he hecho ha sido poner el pestillo", ha confesado. 

Impotencia

"Estoy llorando por la impotencia que me da que las mujeres tengamos que pasar por esta mierda porque nadie tiene derecho a perseguirnos, ni a tocarnos, ni a acorsarnos, ni a decirnos mierdas. Me da muchísima impotencia porque a mí no me ha pasado nada pero si hubiera estado en otra situación por la noche igual sí me había pasado algo. Me da mucha rabia que hoy en día sigan pasando estas mierdas", ha añadido.

Ya más relajada, Danna Ponce ha confesado haberse sentido bloqueada en el momento del suceso: "Ahora lo pienso y digo 'debería haber avisado a alguien o al guardia de la puerta... pero eso lo pienso ahora, en ese momento me he bloqueado completamente solo pensaba en salir de ahí'", ha concluido la joven en las historias de su Instagram.