HOLLYWOOD

Tras Harvey Weinstein y Kevin Spacey, todos los focos apuntan a Scott Rudin

'The Hollywood Reporter' ha publicado una lista de testimonios que acusan a Scott Rudin, uno de los productores más importantes de Hollywood y Broadway, de tratar de forma violenta a sus empleados y compañeros de trabajo.

Hollywood, escándalo, Scott Rudin
as.com

En octubre de 2017, el mundo del celuloide asistía al principio del fin de Harvey Weinstein después de que el diario 'The New York Times' y el semanario 'The New Yorker' destaparan el caso de agresiones sexuales protagonizado por el famoso productor estadounidense. Trabajo que a la postre fue premiado con el Pulitzer al servicio público y que marcaba el comienzo del movimiento de denuncia #metoo, que también se llevó por delante a Kevin Spacey.

Lejos de quedarse en anécdota, este tipo de manifestaciones han ampliado su alcance para incluir ciertos comportamientos tóxicos de la industria cinematográfica y del espectáculo que abarcan todo, desde el racismo a cualquier tipo de agresión, ya sea física o verbal. Que es justo donde se enmarca el último escándalo aireado.

Y es que, el diario ‘The Hollywood Reporter’ ha publicado una lista de testimonios que acusan a Scott Rudin, uno de los productores más importantes de Hollywood y Broadway, de tratar de forma violenta a sus empleados y compañeros de trabajo. El artículo detalla que el productor de películas como La red social, No es país para viejos o El show de Truman se ha comportado de forma inadecuada a lo largo de los años.

“Todo el mundo sabe que es un monstruo”, relata uno de sus antiguos colaboradores; "Este artículo apenas roza la superficie de todo el comportamiento abusivo, racista y sexista de Scott Rudin. Al igual que Harvey, muchos tienen miedo de hablar. Apoyo y aplaudo a los que lo hicieron. Hay buenas razones para tener miedo porque es vengativo y no tiene reparos en mentir", se despachó en Twitter la productora Megan Ellison (Her), quien trabajó con Rudin en Valor de Ley.

Rudin es uno de los hombres con más poder en la industria del espectáculo, tanto el mundo del cine como en el teatro. Sus proyectos han acumulado 151 nominaciones a los Óscar, con 23 estatuillas, y también han sido condecorados en los premios Emmy, Tony y Globos de Oro. Pero como reconoce Ellison, Rudin es todavía muy influyente.

Pero torres más altas han caído y, en una época en la que Hollywood está examinando sus dinámicas de poder y comportamientos, varios trabajadores señalan a Rudin como responsable de una cultura de trabajo tóxica y violenta.

"Todos los días eran horribles"

Romper un ordenador al golpearlo contra la mano de un asistente que no pudo reservar un billete de avión, lanzamientos de objetos como grapadoras, insultos de diversa índole y jornadas extenuantes en las que obligaba a sus empleados a dormir en la oficina son alguna de las acusaciones que lanzan varios colaboradores.

"Todos los días eran extenuantes y horribles", resume Ryan Nelson, que trabajó como asistente ejecutivo del productor entre 2018 y 2019. Un comportamiento descrito durante años por la prensa de Hollywood del que el propio Rudin se ha vanagloriado, como en aquella ocasión en la que presumió de haber hecho dimitir a 119 asistentes en un artículo que The Wall Street Journal publicó en 2005.

De momento no se han presentado cargos contra Rudin y no ha habido una respuesta oficial por su parte, pero la polémica está servida. To be continued.