CAMBIO RADICAL

Pablo, de 'La isla de las tentaciones 2', exhibe su nuevo pelo: "Estoy increíble"

El joven DJ ha mostrado su cabeza dos meses después de someterse a un injerto capilar y se muestra encantado con cómo avanza el resultado.

Pablo, de 'La isla de las tentaciones 2', exhibe su nuevo pelo: "Estoy increíble"

Pablo Moya es un hombre nuevo tras su participación en la segunda edición de 'La isla de las tentaciones'. El joven se ganó el cariño de muchos de los espectadores del programa por su forma de actuar después de ver cómo su novia le era infiel con uno de los solteros de Villa Playa, y desde entonces ha asegurado que se quiere más a sí mismo y su último vídeo en la plataforma Mtmad así lo confirma.

En las imágenes, el concursante habla sin tapujos de los motivos que le llevaron, hace unos meses, a someterse a una operación para devolver la salud capilar a su cabeza. "Con 22 años empecé a perder el pelo, pérdida de decir que clareo y que tengo falta de densidad. Eso en un chaval de 22 o 23 años, DJ, que te dan los focos en la cabeza, que estás muy expuesto a la gente, pues me creaba un complejo flipante. Estaba muy acomplejado, me hacía cortinillas, me echaba el pelo para un lado para disimular todo eso. ¿Pero qué pasa? Que con el paso del tiempo tenía bastante pérdida y empecé a raparme. Era ya tontería, no había forma de taparlo", comienza expresando Moya.

Sin embargo, esa radical decisión no consiguió eliminar el complejo que padecía Pablo: "Solo la gente que pierde el pelo, sabe lo duro que es de un día para otro verte con pelo y luego rapado al cero", detalla. Eso sí, poco a poco se fue acostumbrado y comenzó a verse mejor, aunque "prefería tener mi pelo", por eso optó por someterse a un injerto capilar hace algo más de dos meses.

"El tema de la operación lo llevaba pensando bastante tiempo, lo he hecho después de pasar por 'La isla de las tentaciones' porque al salir de allí he salido nuevo, con las ideas claras y queriéndome mucho más, así que me he decidido", confiesa antes de dar algunos detalles de cómo fue la intervención, su duración, la anestesia que le permitió no sentir dolor o el reposo y el cuidado que tuvo que mantener durante los primeros días postoperación.

Tras esos días "jodidos", Pablo se muestra exultante con el cambio y no ha dudado en quitarse la gorra para que todo el mundo pueda ver cómo avanza la recuperación de su cabello. "Me veo cambiado totalmente y el tema de la confianza en mí mismo lo tengo mucho mejor", asegura. "Estoy increíble, estoy mejor que nunca. Está creciendo, llevo solo dos meses, y hay bastante cantidad, ya lo puedo coger con las manos. No es denso todavía, pero me ha cambiado toda la cara. Ya me estoy haciendo mis degradados y todo. Me quiero mucho más, y estoy 1000 veces mejor que cuando entré en la isla. Lo feo que era y la cara que tenía...", expresa.