ITALIA

Un joven de 21 años confiesa ser el asesino del árbitro De Santis: fue una venganza

El culpable del asesinato fue detenido la pasada noche y horas después se derrumbó y admitió haber asestado más de 60 puñaladas al árbitro y su prometida.

Un joven de 21 años confiesa ser el asesino del árbitro De Santis: fue una venganza

Hace una semana, una noticia sobrecogía a todos los aficionados al deporte en Italia: el árbitro de la Serie B y de la Serie C Daniele De Santis (33) y su prometida (30) eran brutalmente asesinados en su casa de Lecce. Los testigos aseguraron haber visto a un hombre escapar del lugar del crimen con una mochila y el rostro cubierto, pero algunos vecinos explicaron a la policía que la víctima, Eleonora Manta, había gritado su nombre antes de morir.

La policía ha estado investigando desde entonces y la pasada noche consiguieron detener al principal sospechoso de este doble asesinato. Horas después, tras el interrogatorio del fiscal jefe de Lecce, Leonardo Leone De Castris, el detenido se derrumbó y confesó lo que había hecho. El asesino es Antonio de Marco, un joven de 21 años que ha admitido que mató a De Santis y su pareja con más de 60 puñaladas el pasado 21 de septiembre, tal y como informa La Gazzetta dello Sport.

De Marco es un estudiante de enfermería en el hospital Vito Fazzi de Lecce y su móvil era la venganza. Según la prensa italiana, el asesino había sido compañero de piso de Eleonora Manta hasta el pasado agosto en el mismo lugar en el que un mes después terminó la vida de la joven y de su pareja. Y es que Daniele De Santis le habría explicado a su atacante que esa casa ya no admitía nuevos inquilinos porque los novios habían decidido comenzar una nueva vida de pareja en ese hogar.

De hecho, un rápido vistado a su perfil en Facebook revela las ansias de venganza que tenía De Marco y su deseo de hacer algo por el enfado de ser expulsado de la que consideraba ya su casa. "Deseo de venganza, un plato para servir frío. Es cierto que la venganza no resuelve el problema, pero por unos instantes te sientes satisfecho", expresaba.

De Santis había dirigido casi 130 partidos en Serie C y Serie D y su gran proyección le había llevado incluso a debutar en Serie B como cuarto árbitro en un encuentro entre el Pisa y el Benevento. El pasado miércoles, sin ir más lejos, debía haber arbitrado el enfrentamiento entre el Monopoli y el Módena de la Coppa Italia, pero un sobrecogedor asesinato se lo impidió.