SEPARACIÓN

Paloma Cuevas evita hablar de Ana Soria y manda un mensaje a Enrique Ponce

Con la voz entrecortada, la exmujer del diestro ha roto su silencio con unas declaraciones para la revista 'Hola': "La felicidad de mis hijas, por encima de todo".

Paloma Cuevas evita hablar de Ana Soria y manda un mensaje a Enrique Ponce

Paloma Cuevas afronta uno de los momentos más duros de su vida después de que la revista Semana destapara el pasado miércoles que se está separando de Enrique Ponce y que el torero podría llevar casi dos años de relación con una joven de 21 años llamada Ana Soria. Con la voz entrecortada y por teléfono, ha dado sus primeras declaraciones para Hola evitando hablar de una supuesta infidelidad y con un educado mensaje para el que ha sido su marido durante los últimos 24 años.

"Serena. La palabra es serena", confiesa cuando le preguntan que cómo se encuentra. "Serena porque mi fe me permite estar tranquila, y serena porque la felicidad de mis hijas está por encima de todo", asegura. Con la mencionada revista ha mantenido una gran amistad durante años y la pareja ha posado feliz para ellos en infinidad de ocasiones, pero las circunstancias ahora son diferentes. Aún así, y con el dolor propio de una separación tras una vida en pareja, Paloma se refugia en los suyos: "Es un momento difícil, pero ahora no me quiero preocupar por mí. Solo quiero que mis hijas y mis padres estén bien".

"Estoy en el campo, cuidando de ellos e intentando que esta situación les afecte lo menos posible. Quiero que la felicidad de mis hijas continúe como hasta ahora", confiesa antes de dedicarle unas palabras, siempre buenas, al padre de sus hijas. "Jamás voy a hablar mal del padre de mis hijas. Nunca voy a decir nada negativo de él. Hemos tenido un matrimonio precioso durante 24 años y un amor muy real, muy verdadero", expresa.

Paloma ha insistido en que lo que más le preocupa y por lo que más se va a esforzar es por el bienestar y la felicidad de sus hijas, y para conseguir es necesario que la relación entre sus padres sea buena, cordial y ejemplar: "Nos tendremos el mismo cariño de siempre. Nos llevamos muy bien, y eso no va a cambiar... Porque eso es imprescindible para que mis hijas sean felices", zanjó.

Enrique Ponce, por el momento, no ha querido hacer declaraciones y tan solo ha publicado varias fotografías en su perfil de Twitter. En ellas aparece en un tentadero, toreando, entrenando, sintiendo y soñando, tal y como ha descrito a través de varios hashtags.