INGLATERRA

David Beckham descubre su calvicie dos años después de su trasplante capilar

El tabloide británico 'Daily Mail' ha mostrado una imagen del exfutbolista con una evidente falta de cabello en la parte superior.

David Beckham descubre su calvicie dos años después de su trasplante capilar

El tiempo pasa para todos, y un signo evidente de ello en los hombres es una progresiva pérdida de pelo que muchos intentan solucionar con trasplantes capilares, un método cada vez más extendido especialmente en el fútbol. Uno de los que presumiblemente recurrió a este remedio en el pasado fue David Beckham, un deportista que durante su carrera mostró su afición por lucir todo tipo de peinados, desde trenzas hasta largas melenas, teñidos, moños y crestas.

A sus 45 años recién cumplidos, el inglés se ha cortado el cabello y ha sido cazado por las cámaras del tabloide británico Daily Mail en medio de su confinamiento en los Cotswolds luciendo una pobre densidad capilar en la parte superior de su cabeza que contrasta con la tupida cabellera que acostumbraba a mostrar meses atrás.

De hecho, no es la primera vez que el jugador es objeto de estos rumores. En 2018 fue The Sun el diario que se percató y desveló el trasplante capilar al que se habría sometido el inglés. Para comparar, utilizaron fotografías de unos meses antes cuando Beckham llevaba el pelo hacia atrás, dejando ver ligeramente parte de sus entradas. Tras una época en la que únicamente lució sombreros, apareció con el pelo de punta y una línea de pelo bien marcada en el comienzo de su frente que hacía evidente el tratamiento que había llevado a cabo.

Sin embargo, y tal como se señaló desde la columna que dio origen a los rumores dos años atrás en The Sun, no es un motivo para avergonzarse y muchos jugadores y exfutbolistas lo han llevado a cabo. Wayne Rooney, Antonio Conte, Alfonso Pérez, Diego López, Jan Oblak, Diego Pablo Simeone o Jürgen Klopp son solo algunos ejemplos. Incluso Cristiano Ronaldo abrió una clínica capilar en Madrid el pasado año demostrando que la preocupación por la imagen no hace más que aumentar.