EEUU

Dennis Rodman recuerda su noche de karaoke y borrachera con Kim Jong-un

El exbaloncestista ha sido entrevistado por Mike Tyson y no ha dudado en sacar a la luz las anécdotas más delirantes y sorprendentes de su vida.

Dennis Rodman recuerda su noche de karaoke y borrachera con Kim Jong-un

Dennis Rodman, una de las grandes estrellas de la NBA durante la década de los 90, continúa siendo, además de un icono del baloncesto, una de las personalidades más extravagantes de la élite del deporte. El estadounidense no es ajeno a las controversias ni a los escándalos y su vida personal siempre ha sido objeto de mucha convulsión mediática. Y ahora, en una entrevista exclusiva con Mike Tyson, 'El Gusano' ha vuelto a abrir la veda de algunas de las experiencias más singulares de su vida y carrera.

Rodman fue invitado este fin de semana por el exboxeador a participar en el podcast de este último, Hotboxing, y ambos mantuvieron una extensa conversación de más de una hora en la que hubo cabida para todo tipo de temas: sexo, fantasías locas y hasta la curiosa amistad del exbaloncestista con el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de DENNIS RODMAN (@dennisrodman) el

Sexo antes de los partidos

Una de las cuestiones que discutieron los dos deportistas fue la práctica de tener sexo antes de competir. "Lo hice dos veces en mi vida y nunca supe que eso te arruinaba cuando jugabas", confesó Rodman, "traté de tener sexo toda la noche antes de un partido. No salió demasiado bien. El entrenador me dijo en el primer cuarto, cuando habían pasado solo 7 minutos: 'Dennis, tengo que hablar contigo, cuando te tomas la noche libre... sé lo que hiciste anoche'". Tyson, por su parte, admitió no haber caído nunca en la tentación de hacer algo semejante, si bien aseguró que conocía a otros boxeadores que sí lo habían hecho de forma habitual.

Mike Tyson y Dennis Rodman.

La fantasía más desconcertante de Rodman

'El Gusano' también reveló en la entrevista el peligrosísimo deseo que alberga desde hace tiempo: tirarse de un avión sin paracaídas. "Quiero ir a un aeropuerto, coger un avión, subir hasta 10 mil pies de altura y lanzarme sin paracaídas. Esto es cierto, lo he estado hablando durante los últimos dos meses". Según ha explicado, lo que buscaría con semejante vivencia es "mirar a los ojos a Dios y ver toda mi vida en un flash ante mí". Además, como ha especificado, "si existiera un Dios, alguien me pondría una mano para sostenerme y decirme 'Dennis tienes más cosas por las que vivir, no morirás hoy, maldito'".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de DENNIS RODMAN (@dennisrodman) el

La noche de juerga de Rodman y Kim Jong-un

De entre todos los asuntos que comentaron durante su charla, el que más interesó a Tyson fue la amistad del exbaloncestista con Kim Jong-un. Rodman conoció al actual líder de Corea del Norte hace años, en un evento de exhibición con los Globetrotters en la nación asiática (evento, por cierto, al que Michael Jordan rechazó ir). Según ha recordado, por entonces él no tenía mucha idea del fanatismo que despierta la figura de Jong-un en el país y, en sus propias palabras, "no sabía nada de Corea del Norte". Así que lo que sucedió cuando llegó le dejó muy impactado.

Para empezar, Rodman ha recordado que al bajarse del avión había "una alfombra roja". Además, cuando llegó al pabellón donde iba a tener lugar el evento, se encontró con la siguiente situación: "22.000 norcoreanos se ponen de pie y comienzan a aplaudir. Entonces yo saludo y alguien me dice: 'No es por ti, esto es por él' y señala a Kim Jong-un. Pregunté '¿Quién es ese tipo?' y me dijeron 'Ese es nuestro líder'".

Kim Jong-un y Dennis Rodman.

El contacto entre el cinco veces campeón de la NBA y el mandatario norcoreano no quedó ahí, pues ambos acabaron pasando la velada juntos. Una velada que, según Rodman ha referido, consistió en "cenar, un poco de karaoke y vodka". Y parece que la cosa acabó yéndose de manos. "Estábamos cenando y completamente borrachos y entonces él comenzó a cantar karaoke y yo no tenía ni idea de qué demonios estaba diciendo. Todo el mundo empezó a aplaudir y luego salió una banda de 18 chicas hermosas. Eran geniales, pero solo tocaron una canción. Solo una jodida canción. Fue el tema de Dallas".

Para rematar la anécdota, el exbaloncestista aseguró que Kim Jong-un le invitó a volver cuando quisiera y él aceptó hacerlo con una condición: que las chicas de la banda se aprendiesen canciones de los Rolling Stones y de Pearl Jam. Y por lo visto, parece que el dictador de Corea del Norte cumplió su promesa: "Cuando volví, cantaron las siete canciones que le había dicho". Eso sí, más allá de este episodio, Rodman no quiso profundizar mucho en aquel viaje a Corea: "Piensa que ahora escuchan todas mis llamadas y me espían a través de este teléfono", le espetó a Tyson.