REAL MADRID

Zidane le embiste con su coche y él aprovecha para pedirle un selfie

El entrenador del Real Madrid golpeó por detrás el vehículo de un gallego que ha contado cómo vivió esta particular situación en Valdebebas.

Actualizado a

Zinedine Zidane tuvo un pequeño percance el pasado sábado cuando se dirigía a Valdebebas para dirigir el entrenamiento del Real Madrid. El francés sufrió una colisión con su coche en una de las rotondas próximas a la ciudad deportiva del conjunto blanco, un accidente que le provocó leves daños en la parte delantera del Audi que conducía cuando golpeó por detrás a un vehículo que frenó al entrar en la rotonda al ver que venía otro turismo a gran velocidad.

El técnico bajó rápidamente del coche para arreglar los papeles con el otro conductor implicado, que se quedó estupefacto al ver quién le había golpeado y al que enseguida le pidió un selfie aprovechando tan curiosa situación. El protagonista ha charlado con La Voz de Galicia para explicar cómo vivió uno de los momentos que recordará para siempre.

A la izquierda, el vehículo de Zidane. A la derecha, el de Ignacio.
Ampliar
A la izquierda, el vehículo de Zidane. A la derecha, el de Ignacio.La Voz de Galicia

"Nada más verlo bajar lo reconocí y ya le dije: 'Me hubiese gustado conocerte en otras circunstancias, pero esta tampoco está mal", explicó Ignacio, un hombre de A Rúa de Valdeorras (Ourense) que se dirigía a una feria de decoración en la capital de España. En todo momento, este gallego se mostró amable y considerado, pues insistió en realizar los trámites más tarde para evitar la llegada de posibles curiosos.

"Le dije que si podíamos sacarnos un selfie, porque la gente no se iba a creer que me había dado un golpe Zidane. Y muy amable me dijo que sí. Se quitó el gorro y nos hicimos la foto", detalla Ignacio. "También le dije que si quería quedaba todo en nada, que cambiábamos allí los coches y listo", añadió antes de apuntar que no hubo trato en este sentido. El entrenador del Real Madrid viajaba en un Audi RS 3 Sportback valorado en más de 67.000 euros

Finalmente, dejaron el problema para más tarde y el pasado lunes el representante de Zidane se puso en contacto con el gallego. "Me dijo que estaban muy agradecidos, porque Zidane iba al entrenamiento y tenía mucha prisa, por lo que agradecía que no entretuviera pidiéndole firmas, camisetas o entradas", asegura un Ignacio que también le confesó al francés que el fútbol "tampoco me interesa mucho".

0 Comentarios

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.¿Olvidaste la contraseña?