PORTUGAL

Cristiano compró el piso más caro de Lisboa mediante transferencia bancaria

El pasado diciembre se dio a conocer que el futbolista portugués había adquirido esta lujosa vivienda por 7,2 millones de euros.

Cristiano compró el piso más caro de Lisboa mediante transferencia bancaria

A sus 34 años, Cristiano Ronaldo puede presumir de contar con una fortuna de cientos de millones de euros. Sus contratos deportivos, la amplia gama de negocios que maneja desde hace años y sus acuerdos publicitarios (sus posts promocionales en Instagram le reportaron tan solo el año pasado 43 millones de euros) le han permitido hacerse con un patrimonio con el que el común de los mortales tan solo puede soñar.

Ver esta publicación en Instagram

Cold days ask for good quality footwear! Check our CR7 Fall/Winter collection. #PLAYFECTIONISM #CR7fw19 #CR7

Una publicación compartida de Cristiano Ronaldo (@cristiano) el

Además, con semejantes cantidades de dinero en su poder, Cristiano puede permitirse un estilo de vida exclusivo que no deja de pulir y abrillantar a cada oportunidad que puede. El pasado mes de diciembre, un medio portugués desvelaba que era el delantero de la Juve la misteriosa persona que se encontraba detrás de la compra del apartamento más caro de la capital lusa. El inmueble en concreto comprende dos pisos enteros en la Rua Castilho de la ciudad, una de las calles más elegantes del centro. Cristiano desembolsó la cantidad de 7,2 millones de euros para hacerse con el apartamento.

Y ahora se ha podido conocer que el portugués, que tuvo que pugnar en el momento con otros dos millonarios interesados en adquirir la vivienda, llevó a cabo la compra de la misma en su propio nombre y través de transferencia bancaria. Un método de pago que subraya la facilidad con la que el futbolista puede permitirse mover las copiosas cantidades que tiene depositadas en sus cuentas.

Al parecer, fue el verano pasado, entre los meses de junio y julio, cuando Cristiano acudió a visitar el apartamento y quedó prendado de él. Y no es para menos: el piso, de 280 metros cuadrados, dispone de tres suites, una sala de estar, comedor, cocina y otra serie de instalaciones de verdadero lujo, entre las que destacan una amplia piscina interior panorámica (de 260 metros cuadrados), jacuzzi, spa y sala de cine.

No es la única vivienda que tiene el crack luso en la capital portuguesa, pues no muy lejos del emplazamiento de este nuevo apartamento, en la Avenida da Liberdade, tiene también un ático que se compró en celebración de su trigésimo aniversario.