'GH VIP'

Alba Carrillo, entre lágrimas, confiesa que ha pasado una depresión en 'GH VIP'

La concursante, en las puertas de la final, ha explotado sobre sus problemas de salud tras un tenso cara a cara con Miguel Frigenti.

Alba Carrillo, entre lágrimas, confiesa que ha pasado una depresión en 'GH VIP'

La séptima edición de 'GH VIP' ya es solo cuestión de tres: Mila Ximénez, Adara Molinero y Alba Carrillo se han convertido en las tres candidatas definitivas a hacerse con el preciado maletín. Y a solo unos días de que se decida la ganadora en la final, las concursantes tienen que luchar contra viento y marea con la presión mediática y tratar de aguantar la recta final lo mejor posible pese al agotamiento acumulado de varios meses de encierro.

 Ayer fue una noche interesante en 'El Debate'. Mila, Adara y Alba realizaron sus curvas del programa, revelando mucha información sobre cómo han llevado su paso por el reality y cuáles consideran que ha sido para ellas los episodios clave. Además, las concursantes también tuvieron que responder algunas preguntas del público, momento que acabó derivando en una inesperada confesión de Alba Carrillo: la colaboradora de 'Ya es mediodía' manifestó haber pasado una depresión durante la primera parte del concurso.

Durante la explicación de su curva, Alba habló sobre sus altibajos en la convivencia, señalando el día 17 de octubre como un punto de inflexión que precipitó su primer gran bache: "pasan tres cosas: la llamada de mi madre en el cumpleaños de mi hijo, porque al final no fue nada especial porque no era información de él y eso me trastocó; la expulsión de Irene porque ha sido de las personas más especiales, y mi primera nominación. Empecé a entrar en bucle, a pensar en mi hijo y no tenía el apoyo de Irene".

La modelo también se refirió a la expulsión de El Cejas y su discusión con Jorge Javier como otro de los momentos distintivos de su paso por el reality. De hecho, acabó disculpándose con los responsables del formato: "Fui muy injusta con este equipo porque tenía rabia en mi interior y no sabía digerir el aislamiento."

Pelea con Miguel Frigenti

Además de su reflexión individual sobre su concurso, Alba también protagonizó un cara a cara con el que se ha convertido en unos de sus más acérrimos enemigos en el exterior: su compañero en 'Ya es mediodía', Miguel Frigenti. El periodista intervino en directo desde el plató para realizar una pregunta a su compañera tras el tenso intercambio de palabras y tuits que cruzaron durante la primera fase del reality.

"Has acusado a tu compañero Antonio David de ir agazapado, pero has estado tu primer mes y medio todo el día en la cama, quejándote, en una desidia continua, incluso te has metido con este programa. ¿Crees que una persona así, que incluso el jueves pasado le reconoció a su madre entre risas que no te habías ido del concurso por no tener dinero para pagar la sanción, merece ganar 'Gran Hermano'?, le espetó de corrida Frigenti.

Alba se defendió aludiendo a "problemas de mi vida personal" para justificar su primera etapa en el reality, asegurando haberla atravesado "muy triste", pero también se la devolvió a su compañero manifestando que pese a que le acusaran de haber iniciado la partida de forma decepcionante, "ahora estoy aquí, en la final de 'Gran Hermano'".

Frigenti también le pidió que se disculpara por haberle llamado "muerto de hambre", algo que Alba negó rotundamente. Por su parte, la concursante contratacó desvelando que "ya nos reímos bastante de ti en las reuniones de antes de 'Ya es mediodía'".

Lágrimas y confesión de su depresión

Tras su discusión con Frigenti, Alba quedó muy afectada y no pudo evitar que se le escaparan las lágrimas. "Estoy dolida porque me parece injusto que me tengan que decir a estas alturas he hecho un concurso de mierda". También aludió a la delicadeza emocional de la recta final: "Lo que pasa es que estamos ahora muy sensibles y creo que estas cosas no no las merecemos ninguna, tener que, en la última semana, recibir así", se desahogó la modelo.

Además, la finalista también reconoció que no podía explicar muchas cosas "porque tengo miedo, porque hay cosas que no puedo argumentar sobre mi concurso porque son cosas del exterior", afirmando que se tenía que "morder la lengua" y que todo ello acababa provocando que llorara "de rabia e impotencia".

El remate para que Alba se viniera abajo llegó de mano del tuit de un espectador en el que se volvía aludir a sus largas siestas en el programa. Incapaz de contenerse más ante la repetición de la misma crítica una y otra vez, la colaboradora de 'Ya es mediodía' acabó por explotar: "Lo voy a decir: Yo tuve una depresión". Además, la concursante afirmó que todo esto lo sabía la psiquiatra del programa.

Y aunque Jordi González hizo claros esfuerzos por desviar el tema (afirmando que "sabemos que sufres de migrañas"), Alba quiso dejar clara su situación, manifestando lo siguiente: "No me he tirado aquí mes y medio dormida o tumbada, me hace mucho daño que se me diga esto". "Tengo muchas cosas que no son de este concurso, han pasado aquí cosas que no puedo explicar, es que no las puedo explicar", remató la modelo.