HBO

Llega 'El Pionero', la serie sobre Jesús Gil: Así son los personajes de su vida

El documental trata la polémica vida del que fuera dueño del Atlético de Madrid y alcalde de Marbella.

Llega 'El Pionero', la serie sobre Jesús Gil: Así son los personajes de su vida
YOUTUBE

Llega a HBO 'El Pionero', la serie documental sobre uno de los personajes más fascinantes y particulares que ha dado España. Jesús Gil y Gil se convirtió en una de las figuras más conocidas del país desde que en 1987 llegase a la presidencia del Atlético de Madrid y posteriormente a la alcaldía de Marbella.

Imitado hasta la saciedad por cómicos, entrevistado por periodistas en busca de titulares inimaginables y señalado por la justicia otras tantas veces, Gil y Gil fue un personaje al que ahora HBO disecciona en cuatro episodios y que vivió en el filo de la navaja durante toda su vida junto a personajes que componen un universo de película.

La familia Gil Marín

Nacido en El Burgo de Osma (Soria) en 1933, Gil contrajo matrimonio en 1961 con María Ángeles Marín Cobo. Fruto de aquella relación nacerían los cuatro hijos que formarían la familia Gil Marín: Jesús, Miguel Ángel, Myriam y Óscar. María Ángeles se convertiría en la compañera del empresario en cada una de sus celebraciones y grandes actos. Por su parte, sus hijos adquirirían diferentes roles a lo largo de la vida de Gil, siendo Miguel Ángel Gil Marín el más conocido de ellos.

Su segundo hijo acabaría convirtiéndose tras el retiro de Jesús Gil y su posterior fallecimiento en el Consejero delegado del Atlético de Madrid y su máximo dirigente. Su hijo mayor, Jesús Gil Marín, se alzaría con la alcaldía de Estepona en 1995, ciudad que gobernaría hasta 1999.

Paulo Futre

El ídolo del Atlético de Madrid llegó al equipo tirando de la chequera de Jesús Gil. El extremo portugués fue la figura estelar que Gil prometió en las elecciones a la presidencia del equipo y la estrella que inauguaría la larga etapa de gilismo en el equipo del Manzanares. Futre cambiaría el reciente campeón de Europa por un Atlético en el que permanecería seis temporadas -con un fugaz regreso en la 97/98- y ganaría dos Copas del Rey.

Marbella y el GIL

Al igual que sucede con el Atlético de Madrid, Gil no se entendería sin su aterrizaje a la política. El entonces presidente del club rojiblanco ascendería a la alcaldía de la ciudad malagueña en las elecciones de 1991 con un partido que llevaba su propio apellido: GIL (Grupo Independiente Liberal). Lograría la mayoría absoluta y repetiría victoria en 1995 y 1999 y a lo largo de su historia lograría alcaldías también en Ceuta, Barbate, San Roque, Chipiona, Ronda o La Línea de la Concepción.

Las noches de tal y tal

La popularidad de Gil y Gil en el verano de 1991 estaba en su máxima cota. Presidente del Atlético de Madrid y recién llegado al puesto de alcalde de Marbella, Gil también se convertiría en una figura televisiva de máxima audiencia. La recién nacida Telecinco supo aprovecharse del desparpajo del personaje y de la curiosidad que levantaba para darle un programa. Nacía así 'Las noches de tal y tal', un programa de variedades en el que Gil aparecía en un jacuzzi rodeado de modelos y, como todo proyecto del empresario y político, estaba centrado en su figura.

Imperioso y Furia

Todo en la vida de Jesús Gil parecía destinado a convertirse en 'El pionero'. El personaje de Gil y Gil no llamaba la atención solo por sus negocios; su personalidad y todo lo que le rodeaba parecía sacado de una novela. En esa historia no podía faltar Imperioso, el caballo de pura raza española que se convirtió en la mascota más famosa de España. El animal acompañó a Gil durante décadas cuando lo compró por cerca de 900 euros de la época -150.000 pesetas- y acabó celebrando por Madrid el doblete que el Atlético ganaría en 1996. Imperioso no fue el único animal de Gil. También se recuerda a Furia, un cocodrilo al que el mandatario tenía gran cariño y que acabó en el zoo de Madrid.

Jesús Gil junto a Imperioso.

El Escorpión

La vida de Jesús Gil no estuvo exenta de problemas con la justicia que le llevaron a pisar prisión en unas cuantas ocasiones. La primera fue en 1969, cuando se le condenó por un delito de homicidio involuntario que causó la muerte de 58 personas cuando se derrumbó un comedor -del que era propietario y promotor- en la urbanización de Los Ángeles de San Rafael.

30 años después volvería a ingresar en la cárcel por la imputación de un delito de malversación de caudales públicos y falsedad en el documento público. Tras su salida de prisión, Gil restó importancia a su tiempo en la cárcel y quiso mandar un saludo a El Escorpión, su compañero de celda y que alcanzó la fama repentina -sin llegarse nunca a conocer- como tantos otros personajes en la vida de Gil